La Clusaz ¡Veni, vidi, bici!

Compra on-line nuestra revista
Te la enviamos a casa

Contenido

En tiempo de vacaciones, muchos de nosotros pensamos en disfrutar de unos días haciendo MTB en algún sitio diferente, ya sea practicando Rally, Descenso o Enduro. Si lleváis algunos años en este mundo, conoceréis de sobra bikeparks como Vallnord, La Molina o la Fenasosa. Para todos aquellos que ya habéis estado en estos sitios y buscáis algo diferente, este mes os proponemos que miréis hacia Francia, hacia los Alpes. A unas horas en coche desde nuestras fronteras se encuentra un auténtico paraíso para todo ciclista. Bienvenidos a La Clusaz.

 

¿Cómo llegar?

La Clusaz es una estación de esquí situada en la Alta Saboya, muy cercana a la ciudad de Annecy, en el cantón de Thônes. Situada muy cerca de las fronteras suiza e italiana, quizá no sea uno de los destinos más conocidos, pero si os hablamos de sitios como Montblanc, Chamonix o Chambéry, seguro que cambiáis de opinión. Nosotros hicimos nuestro viaje en coche, saliendo desde Barcelona, y en poco más de siete horas nos plantamos en La Clusaz. Se trata de un viaje de unos 750 km que se recorren muy bien al transitar casi siempre por autopista.

Una vez llegados a Annecy, una carretera nos lleva directos hasta La Clusaz, donde rápidamente notamos que no es la típica estación alpina masificada. Sin duda, este es un gran valor añadido. Si optáis por llegar en avión, la mejor opción es volar directamente hasta Ginebra (Suiza), a donde llegaréis en poco más de hora y media. Desde allí podéis alquilar un coche que os llevará en menos de una hora hasta nuestro destino.

¿Paraíso biker?

Sin duda. Para todo apasionado del ciclismo en mayúsculas, La Clusaz ofrece un sinfín de posibilidades. Nuestro viaje lo enfocamos hacia la vertiente más radical y endurera, pero la Clusaz es muy conocida por su enorme red de senderos para practicar XC o carretera. Partiendo de una altura mínima que ronda los 1.000 metros, si tienes intención de pasar unos días de entrenamiento en altura, la Clusaz es un sitio ideal. Hay marcados más de 30 recorridos diferentes para practicar Rally, así que ya te puedes hacer una idea de las dimensiones de estas montañas.

 

Además, si lo tuyo es el rendimiento, a pocos kilómetros de la Clusaz se encuentra uno de los puertos míticos del Tour de Francia, La Colombière. Si buscas retos, subir este puerto desde Scionzier comporta recorrer algo más de 16 kilómetros y superar 1.108 metros de desnivel, con una pendiente media del 6%, así que si quieres llegar a Le Grand Bornand, sudarás de lo lindo. Como pasa en todas estas zonas, el respeto al ciclista es máximo y es una gozada rodar por unas carreteras transitadas en su mayor parte por ciclistas como nosotros, con un respecto total por parte del resto de usuarios.

Hacia el lado oscuro

Si te va el Enduro o el DH, la Clusaz es un auténtico parque de atracciones. Existe una gran cantidad de senderos marcados para hacer DH o Enduro, y eso que durante los días que estuvimos por la zona no los pudimos probar todos por falta de tiempo. La gran mayoría se pueden hacer con bicis de Enduro y todas las pistas están catalogadas por colores, para que no nos metamos donde no nos toca.

 

Así, recomendaremos dos tramos marcados como Enduro que nos dejaron muy buen sabor de boca. En primer lugar, el sendero Bois du Plan es una pista roja de 1,3 kilómetros y 330 metros de desnivel negativo realmente divertido. En estas montañas, las pistas rojas tienen bastante desnivel, pero los caminos están muy, muy cuidados. Al no haber una gran masificación, como sí pasa en otras zonas de Francia, estos caminos se encuentran en perfectas condiciones. Para que te hagas una idea, este tramo lo hicimos por la tarde, después de haber llovido mucho el día anterior. Nos esperábamos cantidades ingentes de barro, pero estas montañas están muy bien adaptadas a las lluvias, así que sin estar seco del todo, pudimos rodar rápido y sin complicaciones.

 

En segundo lugar, el tramo Les Encarnes fue otro de los grandes de nuestro viaje. Se trata de una pista negra con 1,8 kilómetros de longitud y 535 metros de desnivel negativo. Es la pista favorita de Kilian Bron, corredor oficial del equipo Team Mia Santa Cruz y nuestro biker del mes de julio.

Kilian protagoniza este año una serie llamada The Steep World of Kilian Bron en EpicTV, y algunos de sus capítulos han sido grabados aquí. El desnivel, las raíces y los buenos apoyos son una gozada para bajar a fondo, aunque conviene conocérsela bien porque la pendiente es elevada. El tramo final se empina aun más y hace que se nos ponga la piel de gallina solo con recordarlo. Sin duda, guardaremos este tramo como uno de los más divertidos que hemos hecho nunca.

 

 

Aunque nuestro guía en La Clusaz fue Kilian Bron, muy conocido por sus vídeos extremos y por ser uno de los mejores corredores de Enduro de Francia, no todas las rutas que hicimos exigían utilizar protecciones. Una de ellas, recién estrenada y sin nombre definitivo, se englobaba dentro de una categoría más All Mountain. Como la gran mayoría de caminos, empezábamos la ruta cogiendo uno de los abundantes telesillas y remontes que hay por todo el pueblo, que nos llevaba hasta los 1.600 metros de altura, que es donde empezaba la ruta. A diferencia de otros caminos, en este el pedaleo era más abundante, aun siendo un camino que normalmente tendía a bajar. Francia es un país que vive la montaña y durante toda la ruta nos cruzamos con gente muy diversa, siempre a lomos de sus BTT. A día de hoy, nos sigue impresionando ver pasar a un grupo de endureros perfectamente equipados seguidos de una familia que aprovecha la ruta en bici para recoger setas. Sin duda, tenemos mucho que aprender de otros países.

 

 

Por desgracia, este camino estaba poco pisado y las intensas lluvias que habían caído los días anteriores habían dejado muy embarrado el terreno, lo que nos obligaba a poner más de un pie al suelo. Si no hubiera sido por este motivo, creemos que este hubiera sido el mejor camino de todos, porque alternaba prados con bosques de enormes árboles, en un camino que serpenteaba sin mucho desnivel y que nos obsequiaba con unas preciosas vistas del valle. Tendremos que volver otro día para ver si realmente no nos equivocamos.

 

 

Por cierto, para que el barro no nos arruine la salida a pie de cada telesilla hay mangueras para que podamos lavar las bicis, así que ir con la bici limpita por La Clusaz es fácil. Además, pudimos ver cómo en diferentes sitios nos avisaban de los tramos que tenían exceso de barro y nos recomendaban enlaces entre pistas, para que pudiéramos disfrutar sin tener que ensuciarnos hasta las orejas. Sin duda, un 10 para La Clusaz.

Otras alternativas de ocio

Como ya hemos dicho, todo el pueblo de La Clusaz vive la montaña y para los amantes del mountain bike hay una gran cantidad de servicios disponibles. En nuestro caso, visitamos la preciosa tienda Le Schuss, situada a pie de uno de los principales telesillas de La Clusaz. Allí se puede alquilar todo tipo de bicicletas, desde eléctricas para ir por el pueblo hasta máquinas de DH. Además, alquilan todo tipo de equipamiento para que todo aquel que se encuentre en La Clusaz y quiera tener su rato de mountain bike lo pueda hacer, y tienen bicis de alquiler para los más pequeños, cosa que no resulta tan frecuente. Es una gozada ver a niños de unos diez años haciendo Enduro con sus padres, perfectamente equipados, plantando la semilla de lo que en unos años será un auténtico biker.

 

 

Si por desgracia la bici no es lo tuyo, La Clusaz cuenta con una gran variedad de actividades, todas ellas relacionadas con la montaña. Además de disfrutar de las piscinas y spas de los hoteles, el trekking es una de las actividades que más adeptos tiene en estas latitudes. Sin duda, nos superan en cantidad y el respeto que muestran tanto ciclistas como senderistas entre ellos es envidiable. Nadie se sale de los caminos marcados y nadie se mete en los caminos prohibidos para cada uso. Así, disfrutar de la montaña es mucho más seguro.

Curiosidades

Les patous

Te preguntarás qué son les patous. Pues bien, les patous son perros pastores que cuidan de los rebaños de ovejas en las partes más altas de la montaña. Nos sorprendió ver en una de las bajadas cómo uno de los caminos se desviaba hacia una valla, donde una señal nos advertía de que estábamos cerca de un rebaño y que debíamos respetarlo. No llegamos a ver ningún patou, pero estos enormes perros han asustado a más de un despistado. Todos los caminos son transitables pero en caso de encontrarnos con uno de ellos, pensad que él está defendiendo su territorio, así que mejor que nos volvamos. No son peligrosos, pero hay que tenerlos en cuenta.

La comida

Que en Francia se come bien no es ninguna sorpresa. No lo negaremos, en La Clusaz comimos muy bien, quizá hasta demasiado. El pueblo está lleno de restaurantes de todo tipo. Abundan los restaurantes de calidad, con menús para los más sibaritas donde la gastronomía local es la protagonista, pero también hay bastantes sitios donde comer bien por un precio bastante moderado. Como dato curioso, esta zona es la región donde nació el Reblochon, uno de los quesos de vaca más conocidos de Francia, así que si visitas La Clusaz te recomendamos que lo pruebes. Reblochon, Tartiflette o Kir son nombres que suenan raros, pero que una vez en la mesa huelen de maravilla. Y es que no todo en la vida es pedalear…

 

 

Roc des Alpes

¿Te suena el Roc d’Azur? Es de largo el mejor y más grande festival de la bici que hay en Europa. Se celebra en Fréjus en el mes de octubre y este año celebra su 30º aniversario. Sin duda, es uno de los festivales más conocidos, sobre todo por contar con infinidad de pruebas de cualquier modalidad, concentrando a una enorme variedad y cantidad de ciclistas en una zona privilegiada para la práctica de nuestro deporte. Desde hace un tiempo, este festival ha crecido en número de sedes, contando con una en Houffalize, el mejor circuito de XC de la Copa del mundo / la Catedral del MTB (Roc d’Ardenne, 2-4 de mayo), y otra en La Clusaz, dejando claro el potencial de este pequeño paraíso.

El Roc des Alpes, que es como se llama la prueba, se celebra en junio y cuenta con infinidad de actividades y carreras, entre las que destacan el Rock Down (DH) y el Enduroc (Enduro), en las que este año han destacado nombres como Rémy Absalon o Kilian Bron. Sin duda, el entorno es ideal para la práctica de cualquier variedad del ciclismo y sorprende la gran cantidad de niños que participan en un sinfín de pruebas dedicadas a ellos.

Declaraciones de Aurélie Forge, adjunto de prensa

“El verano representa un 30% de la asistencia anual de La Clusaz. El 70% restante se concentra durante el invierno. Es imposible calcular el número de ciclistas que pasan por La Clusaz durante el año, sobre todo los que lo hacen para practicar carretera. En el Roc des Alpes-La Clusaz de este año participaron 4.113 bikers. El año que viene se celebrará el III Roc Des Alpes-La Clusaz, durante los días 12-14 de junio, y también entonces las pistas de BTT van a ser trabajadas y mejoradas. Para ello, el equipo que se encarga (Bike Patrol) crecerá. La Clusaz dedica muchos esfuerzos para el BTT con la intención de convertirse en una referencia. Su proximidad con el lago de Annecy es un activo esencial. Además de las actividades deportivas, La Clusaz cuenta con mucha variedad para las familias, con un espacio acuático único, con piscinas cubiertas y al aire libre que permiten el baño mientras tienes vistas panorámicas de las montañas”.

Entrevista a Jonathan Duvillars, creador de las pistas de La Clusaz

 

 

¿Cómo planteáis la creación de nuevos caminos?

Lo primero es escoger el terreno, en función de la inclinación/pendiente y de la dificultad que le quiero dar a la pista. Después miramos su potencial, según si tiene movimientos de tierras, diversidad de entornos (bosques, praderas…), y por último miramos la naturaleza del terreno, el tipo de suelo. Siempre intento hacer caminos divertidos y variados, donde te entretengas con la bici. Sin embargo, hay algunas limitaciones, como derechos de paso o los perfiles de las pistas de esquí. Aquí, las pistas tienen mucha inclinación y no es fácil hacer pistas fáciles. La convivencia con los demás sectores que conviven en La Clusaz no siempre es sencilla. La agricultura, por ejemplo, está muy establecida en la estación y debemos respetarla.

¿Cuánto tiempo tardáis en hacer una pista?

Pues para los caminos de Enduro, tardo unos dos meses aproximadamente, con un equipo de tres personas trabajando en ellos. Son unos tres kilómetros de pista trabajada íntegramente a pico y pala.

¿Cuánta gente trabajáis en el desarrollo de las pistas?

Durante el verano somos tres personas y en invierno estoy solo yo, aunque tengo el apoyo de la maquinaria de las pistas para hacer el trabajo más pesado.

¿Tenéis restricciones de medio ambiente?

Sí, básicamente se protegen zonas naturales concretas, como humedales con especies vegetales protegidas o la zona de protección del urogallo, en el sector des Encarnes.

¿Hacéis algún trabajo específico para mejorar el drenaje del agua en las pistas? Para evitar acumulaciones de agua o barro cuando llueve…

Sí. En cuanto al drenaje hemos puesto en marcha algunos desagües (tubos) en algunas curvas para drenar con mayor rapidez y en las zonas más húmedas hemos construidos pasarelas. Sistemáticamente creamos drenajes e intentamos mantener las pistas lo más secas posible. Igualmente somos conscientes de que seguimos teniendo mucho por hacer y debemos seguir trabajando para mejorar. Las malas condiciones climáticas del mes de julio han hecho que en agosto tengamos los senderos más húmedos de lo normal.

¿Cuáles son los parámetros para decidir la dificultad que le dais a una pista?

Principalmente la inclinación/pendiente, con pistas más inclinadas para la práctica del Enduro o DH. También la longitud de la ruta o su inclinación positiva, sobre todo pensando en los recorridos de Cross Country. Finalmente, la naturaleza del propio entorno (piedras, raíces, etcétera) acaba de definir la dificultad del camino.

Reportaje publicado en el número 32 de Mountain Biker

Comentarios
Más en:
También te puede interesar

Contenido

Compra on-line nuestra revista
Te la enviamos a casa
¿Te molan nuestros posts?
Apúntate a nuestra newsletter.