Equipamiento para E-Bikes, consejos para acertar en tu selección

Abordamos los errores habituales de todo principiante y detallamos las ventajas de llevar el equipamiento para E-Bikes correcto.
Compra on-line nuestra revista
Te la enviamos a casa

Contenido

Con la compra de tu querida E-Bike no termina el proceso. De hecho, es el principio de un largo camino en el que irás descubriendo este precioso deporte, el del ciclismo, hasta saber qué tipo de ciclista eres. La bici es la parte más importante y seguro que elegir bien te ha llevado tiempo, pero hay muchos otros accesorios igualmente importantes que hacen que nuestra experiencia sea 100% placentera. Y ahí es donde cobra sentido este post sobre equipamiento para E-Bikes.

La ropa es uno de los más importantes, ya que de nada sirve llevar una de las mejores E-Bikes del mercado si después vistes una sudadera de algodón o unas zapatillas de running. Somos conscientes de que la compra de la bici se ha llevado la mayor parte del presupuesto, pero muchas veces es mejor ahorrar un poco en el modelo que te vas a comprar para poder así destinar una parte del presupuesto a equiparte debidamente.

Piensa que, si es tu primera bici, no necesitas llevar un modelo tope de gama, ya que difícilmente notarás las diferencias que aporta el mejor material del momento con respecto a uno de buena calidad, pero lo que sí notarás desde el primer día es que llevas la ropa adecuada.

Consejos equipamiento E-Bikes

Elegir ropa para E-Bike, ¿tarea imposible?

A la hora de escoger ropa, la oferta es casi infinita. Hay opciones de todo tipo, con colores, tallajes y demás variaciones que hacen que escoger qué comprarnos por primera vez sea complicado. Si aún no sabes qué tipo de ciclista eres, te recomendamos que no escojas ningún tipo de ropa muy específica. Con esto nos referimos a que no debes comprar el mejor equipamiento para XC, Enduro u otra disciplina en primera instancia, sino que es mejor optar por un tipo de ropa más polivalente.

Una vez ruedes los primeros meses ya verás qué es lo que más te gusta. Será entonces cuando podrás decantarte por un equipamiento más acorde con tus gustos reales.

Es bastante común encontrar ciclistas que se equipan con ropa de una determinada disciplina simplemente porque el resto del grupo la lleva. No te dejes llevar por “aquello que les gusta a mis amigos es lo que me tiene que gustar a mí”. En los próximos meses descubrirás el ciclista que llevas dentro y, quizá, ese casco de Enduro que te has comprado ofrece demasiada protección para lo que haces.

La cabeza

Empezando por el principio, todo ciclista debe llevar casco. Esto es algo obvio pero, aunque parezca mentira, últimamente vemos a algunos ciclistas, seguramente recién llegados a nuestro mundo, que no contemplan este accesorio como imprescindible.

El casco es nuestro seguro de vida en la montaña y su uso está más que justificado, más allá de lo que las normas de cada comunidad o ciudad puedan indicar. Difícilmente verás a un ciclista de verdad sin casco, por lo que, seguridad aparte, si no quieres que te miren raro por la montaña, no salgas a pedalear sin él.

A la hora de escoger un casco hay muchísimas opciones, pero hablando de E-Bikes de MTB el casco que más suele utilizarse es el de tipo Trail. Los cascos de XC, como el Endura FS260 Pro, SCOTT Centric Plus o el HJC Valeco que hemos probado recientemente son perfectamente válidos, pero al ir en bici eléctrica, el peso y la aerodinámica de estos modelos no son tan importantes como en otras disciplinas.

Piensa que un corredor de XC suda mucho durante el esfuerzo, por lo que necesita un casco fresco y que pese poco para notarlo lo mínimo posible durante la carrera. En cambio, en un usuario E-Bike el rendimiento puro del casco queda en un segundo plano y lo que sí es realmente importante es que el nivel de protección sea alto, ya que seguramente bajarás más rápido con estas bicicletas que con una XC y te meterás por zonas más complicadas, por lo que el riesgo de caída es mayor.

En ese sentido, los cascos Trail y Enduro ofrecen un nivel de protección más alto (sin tener en cuenta los cascos integrales), con la única contrapartida de que son menos ventilados y más pesados que los de XC. Con el tiempo ya verás si necesitas la mayor protección de un casco de puro Enduro o prefieres algo más ligero y fresco de XC, pero para empezar la opción intermedia de un casco Trail es una opción ganadora. Piensa que en una E-MTB se suda menos que en una bici muscular, además de que la bici nos ayudará a “cargar” con el peso extra del casco.

El Endura MT500 es una de las mejores opciones que hemos probado últimamente, ya que tiene un nivel de protección muy elevado, pero sigue siendo fresco y ligero. Que se puedan guardar las gafas justo por debajo de la visera hará que nos las podamos quitar mientras pedaleamos cuesta arriba y su estética es excelente, nada voluminoso. No siempre quieres llevar un casco que te haga parecer un pro del Enduro y, aunque el nivel de protección del MT500 es muy elevado, sigue pareciendo un casco polivalente y elegante.

Siguiendo en la cabeza, las gafas son otra de las partes más importantes del equipamiento ciclista. Los ojos son muy delicados y al rodar a toda velocidad por nuestro sendero favorito, puede saltarnos algo a la cara y hacernos mucho daño. Siguiendo con Endura, las gafas SingleTrack, que probamos en el número 82, nos parecieron de lo más polivalentes. Con varias lentes intercambiables y una estética clásica, alejada de las grandes gafas que aparecen últimamente, su comodidad es una de sus mejores bazas. El peso, muy contenido, también ayuda a que prácticamente no las notemos en la cara.

El cuerpo

Una vez tenemos protegida la parte más importante del cuerpo, llega el momento de vestirnos para la ocasión. El MTB no es un deporte en el que nos sirva cualquier tipo de ropa, por lo que llevar un equipamiento adecuado será fundamental para que disfrutemos de la naturaleza, sobre todo en los meses más fríos de invierno.

El ciclismo quema muchas calorías que se transforman en sudor, algo que empapa la ropa a la mínima que nos ponemos a pedalear. Si a la ropa mojada le sumamos el aire que corre cuando vamos a toda pastilla, tenemos los dos ingredientes necesarios para hacer que nuestras primeras salidas acaben en un buen resfriado.

Escoger una buena chaqueta no es fácil. Necesitamos que nos pare el viento que llega desde el exterior y que a la vez expulse el calor sobrante que generamos con el pedaleo. Estas dos características antagónicas son las que definen a cualquier buena chaqueta de ciclismo, pero es complicado encontrarlas en ropa de otros deportes. Si ya eres ciclista, seguro que tienes ropa en el armario que puedes aprovechar, pero si no es tu caso, hay muchos tipos de ropa diferente donde elegir.

Para un uso más deportivo y competitivo, la ropa ajustada es lo más habitual. Los corredores de XC necesitan que la ropa esté en constante contacto con la piel para poder chupar el sudor que desprende su cuerpo y evitar que tengan la piel mojada, algo que como ya hemos comentado antes, con el aire acabaría en resfriado.

En un uso más recreativo, donde el gasto calórico es menor, no necesitas que la ropa sea tan ceñida y recomendamos ropa algo más holgada. La ropa ajustada tiene sus ventajas en carrera, pero si no vas a sudar mucho, una ropa más holgada te permitirá ir cómodo sin el inconveniente de ir marcando silueta.

La chaqueta Alpinestars Nevada Wind es un buen ejemplo de ello, ya que tiene un corte más holgado que una chaqueta de XC como la Castelli Tuto Nanno, pero cuenta con una parte delantera que corta el viento. La parte trasera tiene un tejido más transpirable, perfecto para que el sudor que generamos tenga fácil salida, a la vez que cuenta con tres bolsillos (dos en los laterales y uno en el pecho) que nos permiten llevar todo aquello que necesitamos tener a mano.

A todo ello hay que sumarle que su acabado exterior repele el agua. Si buscas un corte ligeramente más ancho y algo más de protección contra el frío, el modelo Milestone 2 es otra excelente opción. Es nuestra favorita para días invernales, porque cuenta con una capucha que podemos ponernos cuando llueve o cuando hace frío de verdad.

Otra de las partes fundamentales de nuestra indumentaria se encuentra justo debajo de la chaqueta. Las camisetas interiores térmicas son la primera capa que llevaremos, justo en contacto con nuestra piel, y serán las encargadas de secarnos la piel al sudar.

Por composición, este tipo de camisetas siempre parecen estar secas y están fabricadas en unos materiales que se alejan mucho de cualquier camiseta convencional, por lo que no recomendamos que lleves como primera capa cualquier camiseta que tengas en casa. Normalmente están fabricadas en algodón y producen justo lo contrario que una camiseta térmica, siempre están húmedas y siempre notarás frío.

Al contrario de las chaquetas, las camisetas interiores deben ir ceñidas. Si te va grande no estará en contacto con la piel, por lo que no absorberá el sudor y tendrás partes del cuerpo mojadas. Estas camisetas pueden ser de manga larga o corta, pero también pueden tener cuello alto o contar con algún material cortavientos. La oferta en este tipo de prendas también es muy variada, pero es conveniente tener un par de camisetas diferentes para adaptarlas al frío del exterior (manga larga y cuello alto para días muy fríos, manga corta para entretiempo, etc). En este sentido, el catálogo de Castelli tiene opciones de todo tipo. Para los días más fríos está el modelo Flanders (disponible en cuello alto o normal), pero para el resto de días la Core Seamless o la Prosecco son opciones más polivalentes.

En la parte inferior nos encontramos la misma variedad de opciones que en el tren superior. Si bien lo más habitual en ciclistas XC es ir en lycra, para los practicantes de Enduro y Trail y los E-Bikers, los baggys son la mejor opción. Son supercómodos, ofrecen gran libertad de movimiento y su estética más desenfadada es ideal para divertirse sin marcar. Suelen contar con multitud de bolsillos y tienen tejidos más resistentes a las caídas, por lo que se adaptan perfectamente al uso más agresivo del E-MTB.

Aquí también recomendamos buscar una opción polivalente y evitar decantarnos por los baggys de puro Enduro, que son más resistentes a las caídas, pero también más pesados y rígidos, por lo que resultan más incómodos para pedalear durante largas jornadas.

Los Alpinestars Drop 4 son un buen ejemplo de polivalencia ya que, si bien son un modelo diseñado para practicar Enduro, están fabricados en un tejido ligero y transpirable que no restringe el movimiento de nuestras piernas y se seca fácilmente. A ello hay que sumarle que cuentan con varios bolsillos para llevar útiles a mano y vienen de serie con una badana de alta calidad. Si hablamos de comodidad en bicicleta, nunca salgas a pedalear sin ella. Ya sea con un clásico culotte de lycra o con una badana debajo del baggy, es imprescindible que pedaleemos siempre con esta parte invisible de toda indumentaria ciclista. La badana de todo culotte nos aporta comodidad, pero también absorbe el sudor que generamos en esta zona. Si no quieres irritarte las partes pudientes, utiliza siempre badana y nunca ropa interior.

Extremidades

Para acabar, dos de los puntos más importantes de todo equipamiento ciclista los encontramos en las extremidades. Los guantes y las zapatillas son nuestro nexo con la bici, por lo que deben ser cómodos y transmitir confianza.

En los guantes la mejor opción es contar con un modelo que tenga suficiente tacto en la palma para que podamos notar nítidamente los controles de la bici. En invierno esto es especialmente importante, ya que los guantes para el frío son más gruesos y muchas veces descuidan el tacto. No es el caso de los Endura SingleTrack Windproof, que cuentan con un material cortavientos en la parte superior de la mano que evita que entre el frío pero a la vez tienen una palma fabricada en un tejido muy fino garantiza mucho tacto.

Lo que no debemos hacer nunca es ponernos guantes de montaña o de forro polar. El tacto es fundamental al conducir una bici, por lo que es muy importante que nuestros guantes se adapten a la mano y tengan una superficie adherente en el exterior que evite que nos resbalen las manos del manillar. Los guantes no específicos no contemplan este uso, por lo que son uno de los peores aliados a la hora de dominar nuestra bici.

Que no deje pasar el aire también hará que mantengamos las manos clientes durante el invierno, y los refuerzos en la palma o nudillos harán que en caso de caída, no tengamos que sacar las tiritas del botiquín.

En las zapatillas aplicamos la misma filosofía de producto fiable, cómodo y que transmita confianza. Aléjate completamente del uso de zapatillas de running o similares. Estas flexan excesivamente con el pedaleo, por lo que más allá de perder fuerza en cada pedalada, conseguirás que te duelan los pies a los pocos kilómetros.

A la hora de escoger zapatilla tenemos que pensar en el tipo de pedal que usaremos. Si usas pedal automático, las Gaerne G.TASER son una de las mejores candidatas a tal efecto, ya que tienen una estética deportiva, alejada tanto de los modelos más XC como de las zapatillas de puro Enduro.

Son cómodas, ligeras y tienen un nivel de protección elevado. Como en el casco, es importante que las zapatillas que usemos en una E-Bike tengan un mayor nivel de protección que una zapatilla de XC, pero tampoco debes dejarte llevar por las modas y decantarte por un modelo de DH o Enduro si no es lo que vas a hacer.

Irás más cómodo con una zapatilla de tipo Trail porque cumplirá perfectamente, sobre todo porque son muy cómodas y ligeras. Las Gaerne tienen todas estas características, pero además cuentan con una suela de goma Vibram que hará que poner el pie en el suelo sea muy seguro. El cierre mediante un dial BOA pone la brocha a una zapatilla excelente en todos los aspectos.

Las Fizik Gravita Versor, que probamos en el número 78 de nuestra revista, tienen una estética más bajadora, pero siguen cumpliendo con las características mencionadas. Son cómodas, rígidas y cuentan con una suela de goma Vibram de alta calidad. La diferencia con las Gaerne es que las Versor no tienen cierre por BOA y confían la sujeción a los clásicos y duraderos cordones.

Si optas por usar pedal plano, tampoco debes usar zapatillas de running o similares. Las suelas de las zapatillas de ciclismo tienen un nivel de rigidez muy superior a otros deportes, por lo que no recomendamos que aproveches zapatillas de otros deportes para ir en bici.

El pedal plano tiene unos pequeños pins diseñados para clavarse en la suela de la zapatilla que hacen que nuestro pie no se mueva con el pedaleo, por lo que optar por una zapatilla que tenga una suela diseñada específicamente para su uso es fundamental. Las Northwave Clan -que probamos en el número 70- son uno de nuestros modelos favoritos ya que, además de ser muy cómodas, cuentan con una suela de goma Michelin superadherente que nos acopla a los pedales y evita que se nos muevan mientras pedaleamos.

A nivel de protección también son excelentes, sobre todo en la puntera, y lo bueno es que, una vez nos bajamos de la bici, podemos caminar con ellas casi como con unas zapatillas convencionales.

Además de vestir las extremidades, en algunas ocasiones conviene protegerlas. Si te gusta bajar fuerte o simplemente acabas de empezar en este mundo, las caídas serán inevitables, por lo que debes protegerte de las lesiones.

Para evitar estas situaciones existen todo tipo de protecciones que se adaptan al uso de cada ciclista, por lo que es conveniente que tengas claro qué necesitas. En el caso que nos ocupa, unas protecciones ligeras y minimalistas son la mejor opción porque ocupan poco espacio, son cómodas y no dan calor.

Las Alpinestars Paragon Lite que probamos en el número 75 son nuestro modelo de uso habitual porque cumplen con todas estas características. Muchas veces incluso las llevamos en la mochila guardadas en su bolsa por si es necesario, pero también nos las ponemos a primera hora para quitarnos el frío.

Por otro lado, si en nuestra mente está el Enduro, hay modelos que ofrecen más protección, como es el caso de las Endura MT500 Lite. Estas rodilleras son más voluminosas pero también resguardan más, ya que cuentan con inserciones D3O que absorben mejor los impactos en caso de caída.

Mochilas y riñoneras

Una vez equipados de arriba a abajo, llega el momento de salir a la montaña, pero ¿dónde guardo las llaves y el móvil?

La ropa que hemos puesto de ejemplo cuenta con bolsillos que te permitirá llevar algunos utensilios en marcha, pero para hacer rutas largas y evitar que se muevan con el uso, existe una gran cantidad de opciones para transportar todo lo necesario.

Las mochilas son la opción más habitual y son excelentes si quieres hacer salidas largas. Existen mochilas de todo tipo, con todo tipo de tamaños, accesorios y características propias, por lo que es importante saber qué es lo que necesitarás para escoger bien. Es importante que tenga compartimentos donde organizar la carga, la capacidad que necesitas en función de las salidas y que cuente con cinturones que la ciñan a tu cuerpo para que no se mueva con el uso. No hay nada más incómodo que empezar una bajada y que la mochila salte en cada bache. Es por ello que debes olvidarte de las mochilas de running o similares para ir en bici. La carga no estará bien distribuida, se moverá por su interior y a la hora de bajar parecerá que lleves un mono colgado de la espalda.

Una de las características que más valoramos en una mochila es que cuenten con protección para nuestra espalda. Si te caes y llevas herramientas u otros objetos contundentes en la mochila, corres el riesgo de clavártelos, generando una lesión incluso más peligrosa que la propia caída.

En este sentido la marca alemana EVOC cuenta con una extensa gama de mochilas que, además de las características mencionadas, disponen de protección en la espalda. Para salidas de 1 o 2 horas tenemos modelos compactos como el Ride (8, 12 o 16L). Se trata de una mochila ligera, con una mínima protección para la espalda para uso recreativo y con numerosos compartimentos para guardar ropa, herramientas, comida y cámara de recambio.

Este modelo cuenta con una versión E-Bike, la E-Ride 12L, que se diferencia del modelo estándar porque tiene un compartimento específico para llevar el cargador de la batería si en la salida que vamos a hacer necesitaremos cargar a media ruta.

Si nuestra salida va a ser más larga y necesitamos llevar más cosas con nosotros, la EVOC Trail Pro de 16L es una de nuestras favoritas. No es tan ligera como el modelo Ride, pero tiene más capacidad de carga y una protección para la espalda sobresaliente. Además, cuenta con el mejor cinturón abdominal del mercado, por lo que no se moverá nada con el uso.

El modelo Neo 16L va en la misma línea, aunque aporta un nivel de protección para la espalda aun mayor, por lo que está más recomendada para rutas endureras. Para salidas más largas y excursiones de varios días, EVOC dispone de otras opciones como la Explorer Pro (26 o 30L), mochilas realmente grandes y muy específicas. La opción de poder llevar bolsa de agua en la espalda es otra de las grandes ventajas de este tipo de mochila, aunque si tu bici tiene la opción de llevar bidón, quizá no sea tan importante para ti.

Si las mochilas no son lo tuyo existe otra opción que está ganando terreno con los años. Se trata de las riñoneras, un accesorio que viene del mundo de la moto y que ha encontrado en el Trail, Enduro y E-MTB un nicho excelente. Son más pequeñas que una mochila tradicional, pero cuentan con espacio suficiente para llevar lo necesario en salidas cortas.

De nuevo, EVOC cuenta con opciones de todo tipo, como la Hip Pouch 1, que solemos usar a diario. Se trata de una riñonera cómoda, suficientemente compacta y con espacio para llevar barritas, cámara de repuesto, móvil y las llaves. Si necesitas más espacio, incluso con la opción de poder llevar bolsa de agua, la EVOC Hip Pack 3 es la opción XL de la firma alemana. Multitud de bolsillos, parte trasera con protección transpirable y un cinturón ancho y seguro que te permitirá disfrutar de las bajadas sin que la riñonera se mueva.

¿Me dejo algo?

Si has llegado hasta este punto del artículo seguro que estás pensando en todo el dinero que cuesta ir bien equipado. Tienes toda la razón, el equipamiento ciclista no es barato, pero tiene una calidad que marca un antes y un después en cualquier salida. La calidad en marcha que nos aporta es muy superior a lo que podamos encontrar en otros deportes, por lo que es conveniente que poco apoco vayas creando fondo de armario que incluya todas estas prendas.

Una vez consigas salir bien equipado, solo tendrás que ir mejorando ciertos aspectos de la bicicleta, aunque no se tratará de complementos tan fundamentales como la ropa. Un buen GPS o reloj deportivo es uno de los accesorios que, sin duda alguna, aportan un antes y un después en nuestras salidas, pero también lo son las herramientas y saber utilizarlas, algo que necesitamos controlar para ser autosuficientes en la montaña. En casa, una buena bomba de pie para hinchar las ruedas, un potro para colgar la bicicleta y hacer el mantenimiento de la misma o una bomba de suspensiones, serán otros de los accesorios que, con el tiempo estaría bien que acumularas.

El ciclismo está lleno de artilugios que, en un primer momento, son difíciles de entender. Esperamos que esta guía te haya servido para tener una idea clara de cómo equiparte para salir a la montaña, aunque como siempre lo más importante son las ganas. La montaña siempre estará ahí para que la disfrutes y, sobre todo, la respetes. Piensa que somos muchos en la montaña y que nos tiene que durar muchos años. Si estás dispuestos a respetarla, ¡bienvenido!

Comentarios
Más en:
También te puede interesar

Contenido

Compra on-line nuestra revista
Te la enviamos a casa
¿Te molan nuestros posts?
Apúntate a nuestra newsletter.