Schwalbe Wicked Will 2022

Contenido

Down Country, XC agresivo o Trail ligero, ese tipo de cross-country más divertido y polivalente que el clásico XC, no para de crecer. La mayoría de ciclistas hace años que han dejado el XC de competición para pasarse a un XC más humano, más real y, por qué no decirlo, mucho más divertido.

Alejado de los pesos pluma y de los componentes ultraligeros (y ultrafrágiles), este nuevo usuario busca seguir dando pedales y seguir sufriendo encima de la bici, pero quiere hacerlo de manera más divertida, por lo que necesita componentes y bicicletas resistentes que no le limiten en sus aventuras.

Para todos aquellos que no quieren estar limitados por el material y no son esclavos del peso, Schwalbe acaba de diseñar la cubierta definitiva, la Wicked Will.

Manos a la goma (de la Wicked Will)

Tras cada nuevo modelo de Schwalbe hay un nombre divertido con su propia historia. Esto es algo a lo que nos tienen acostumbrados y que nos encanta. Sin embargo, más allá de lo campechano que suenen sus modelos, Schwalbe es una marca muy seria que trabaja de forma intensa en cada uno de sus modelos y que está pendiente de todas las tendencias, por lo que han sabido ver el potencial de este tipo de usuario mucho antes de que se popularizara.

Las Wicked Will ofrecen polivalencia para Down Country
Las Wicked Will ofrecen polivalencia para Down Country

A pesar de contar con neumáticos en su catálogo que perfectamente cumplirían con esta misión (el Hans Dampf es un claro ejemplo), la firma alemana se puso manos a la goma para diseñar un neumático definitivo para el nuevo XC. Debía tener un taco más prominente que uno de XC y no debía ser tan agresivo como uno de Trail, pero debía jugar en ambos mundos, otorgando una gran adherencia y fiabilidad cuesta abajo pero sin lastrar hacia arriba, ni por peso ni por diseño.

Es aquí donde el Wicked Will se hace fuerte y es que, con esos conceptos en mente, se ha conseguido mezclar dos mundos aparentemente antagónicos en un único neumático.

Carl Kämper y Robert Mennen son los dos ingenieros de la firma alemana que han liderado el proyecto y, según ellos, todo se ha centrado en crear un buen diseño. Para ellos el taqueado del Wicked Will debía ser más agresivo que uno de XC, con tacos más altos y más agresivos, pero sin llegar a los diseños de Enduro.

Basándose en ellos, en el mismo tipo de taqueado, sobre todo el lateral, se ha creado un patrón con tacos similar pero más juntos y, sobre todo, de menor altura. Su disposición y altura hacen que en terreno compacto y rodando rápido notemos muy poca vibración en la rueda delantera, lo que se traduce un gran poder de rodadura.

Estos tacos, además, cuentan con una pequeña rampa por su parte delantera, lo que hace que tengan menos fricción con el suelo y rueden todavía mejor. La mayor separación entre los tacos con respecto a un neumático de puro XC también hace que se claven mejor en el suelo, permitiendo tener más tracción y mejor poder de frenada. Los tacos laterales son claramente más agresivos que en un neumático XC, lo que nos da una clara ventaja a la hora de tomar curvas, pero no fatiga nuestras fuerzas al pedalear.

Como vemos, en el Wicked Will se han cogido ideas de ambos mundos y se han combinado de manera magistral.

Perfil de la cubierta Schwalbe Wicked Will
Perfil de la cubierta Schwalbe Wicked Will

Una vez conseguido un patrón agresivo y efectivo al mismo tiempo, otro de los factores importantes es la elección de la carcasa. Como un neumático tan polivalente puede ser acogido por un gran abanico de público, el Wicked Will llega con tres carcasas diferentes para contentarnos a todos. Cada carcasa tiene unas propiedades diferentes y viene avalada por un ciclista de nivel Top mundial.

De esta manera, la carcasa más ligera y flexible es la versión Emily Batty, que representa la máxima eficiencia y ligereza. Es la versión más cercana de la Wicked Will para un uso de puro XC, por lo que equipa una carcasa Super Race que, en medida 29×2,40”, tiene un peso de 820 gr. 

La Wicked Will intermedia es la versión Scotty Laughland, rider escocés especialista en viajes y vídeos espectaculares con mucho flow. A lomos de su querida Scott Spark 2022, Scotty representa la carcasa Super Ground, la versión intermedia de carcasa que tiene el mejor compromiso entre peso ligero (830 gr en 29×2,40”) y resistencia a los pinchazos. Podríamos decir que es la versión más polivalente de un neumático superpolivalente. 

Scotty Laughland con las Wicked Will montadas en la SCOTT Spark 2022
Scotty Laughland con las Wicked Will montadas en la SCOTT Spark 2022

Para los más agresivos, la versión más resistente de la Wicked Will está representada por Amaury Pierron, Campeón de la Copa del Mundo de Descenso en 2018. Una carcasa Super Trail que, a pesar de ser la más resistente al maltrato, consigue un peso de tan solo 920 gr en la misma medida que el resto. 

Con tres carcasas diferentes y un único compuesto Addix Speedgrip (el de la línea azul) para todas ellas, la Wicked Will puede encajar con cualquier tipo de usuario y ser montada tanto en la rueda delantera como en la trasera. La “malvada” polivalencia alemana llega al mercado con un precio de 62,90 euros.

Dime qué carcasa llevas y te diré qué ciclista eres

Hemos tenido la suerte de rodar con casi todos los modelos de la firma alemana por lo que nos atrevemos a hablar de la Wicked Will en relación al resto de sus hermanas. El Down Country es la disciplina de moda y, como ya hemos dicho, en el catálogo de Schwalbe podemos encontrar diferentes opciones perfectamente válidas.

La Hans Dampf es uno de nuestros modelos preferidos y perfectamente la podríamos llevar para un uso Down Country, pero a la hora de rodar no son todo lo eficientes que querríamos y en terreno compacto notamos la típica vibración que nos avisa de que estamos gastando más de la cuenta. Las Nobby Nic son un paso más y son todavía más bajadoras, por lo que si queríamos algo menos agresivo y rodador, “necesitábamos” un nuevo neumático.

Schwalbe ha trabajado en este sentido durante mucho tiempo y ha conseguido con la Wicked Will un neumático de peso ligero y características Trail, lo que en esencia podemos definir como Down Country. En nuestro caso hemos podido rodar con dos versiones diferentes, la Super Ground y la Super Race con flancos en color marrón. En ambos casos siempre con una medida 29×2,40” y en goma Addix Speedgrip (línea azul).

Compuesto Addix Speedgrip en todas las versiones de la Wicked Will
Compuesto Addix Speedgrip en todas las versiones de la Wicked Will

Para notar aun más las propiedades de cada modelo, montamos cada cubierta en una bicicleta diferente. Colocamos la versión Super Race en una Cannondale Scalpel SE y la versión Super Ground en una Giant Trance X. Rodamos durante la prueba con esta configuración y a la inversa, para ver cómo se defendía cada carcasa en usos ligeramente diferentes. Ambos modelos de bici se encuentran en categorías diferentes, muy próximas entre sí, pero a nuestro entender ejemplifican perfectamente el abanico de usuarios al que va destinada esta cubierta.

A nivel de taqueado, en ambas versiones hemos notado las Wicked Will como una cubierta muy noble y predecible. En terreno seco y duro nos recuerdan mucho a las Hans Dampf, con un paso por curva predecible que nos avisa antes de irse, pero con un poder de frenada claramente superior, sobre todo en frenadas verticales.

En terreno mixto las hemos notado incluso mejor que las Hans Dampf, con un agarre superior en cualquier situación, aunque no llegan a la altura de las nuevas Nobby Nic. En este terreno, las Nobby Nic son más agresivas y se clavan un poco mejor al terreno, especialmente cuando el terreno es cambiante y algo más mullido.

En condiciones de barro, las Wicked Will también se defienden bien
En condiciones de barro, las Wicked Will también se defienden bien

En terreno mojado o con barro, las Nobby Nic también nos parecieron mejor opción expulsando el barro, aunque la diferencia con las Wicked Will es mínima. Donde no hay color entre las Wicked Will y el resto es en su capacidad rodadora. Las Wicked Will ruedan de maravilla. Sorprendentemente bien para tratarse de un neumático tan “aparentemente agresivo”, por lo que a la práctica la podemos utilizar en cualquier carrera de XC clásico, siempre que sea un circuito técnico o en condiciones cambiantes.

Como vemos, las Wicked Will se colocan en el grupo formado por Nobby Nic y Hans Dampf. Pero con un perfil más XC a la hora de ir rápido y pedalear.

Variedad de usuarios

¿Para quién son las Wicked Will? Sinceramente creemos que estas cubiertas pueden llegar a prácticamente cualquier ciclista de hoy. Excluyendo al más purista del XC y del Enduro, la mayoría de ciclistas encontrarán en las Wicked Will un neumático a tener en cuenta. Ciertamente su nivel de agarre no es el mismo que el de un Nobby Nic o Magic Mary. Pero es bastante más de lo que podemos esperar en un neumático de su peso y perfil. En 2,40” y en versión Super Race, las Wicked Will nos han hecho volar con la Cannondale Scalpel SE. Y no hemos notado el exceso de lastre que supone su taqueado.

En mojado, estas Schwalbe también cumplen con nota
En mojado, estas Schwalbe también cumplen con nota

Lógicamente no son neumáticos para competir en una carrera corta y técnicamente fácil de cualquier Open provincial. Sin embargo, si el terreno es complicado, las Wicked Will empiezan a ganar terreno. Rodando con ellas no notamos el típico zumbido en la rueda delantera de los neumáticos más agresivos. Pero si los comparamos con neumáticos específicos de XC, como un Racing Ralph o Racing Ray, no ruedan tan bien.

En un uso Trail, las Wicked Will han seguido mostrando un comportamiento excelente en todas las situaciones. Tienen un paso por curva predecible y una frenada notable, pero aquí ya se muestran algo más justas. En la rueda delantera nos han gustado por su polivalencia. Aun así, la goma Addix Speedgrip es algo dura para un uso más bajador, sobre todo en terrenos mojados. En la goma Soft que vemos en otras cubiertas de Schwalbe habría sido mejor opción y nos hubieran permitido bajar con más grip en la rueda, algo que en un futuro cercano llegará al mercado.

Sin embargo, en la rueda trasera la carcasa Super Ground y la goma Addix Speedgrip nos ha parecido ideal. Son muy rodadoras y tienen una buena durabilidad, por lo que se han convertido en nuestra nueva cubierta trasera favorita para salidas divertidas.

Para un uso más XC preferimos montar algo más rodador en la rueda trasera (tipo Racing Ralph), pero en la rueda delantera nos han enamorado. Con un peso de 820 gr y un taqueado agresivo, son una excelente cubierta para todo el año. No destacan en ningún terreno concreto, pero podemos disfrutar de ellas a un altísimo nivel en cualquier situación. La mayor flexibilidad de la carcasa también hace que se adapte mejor al terreno en un uso Down Country, por lo que podremos rodar a presiones normales de XC pero siguiendo notando un agarre muy “Enduro” en situaciones límites.

Conclusión

Situadas entre las Schwalbe Nobby Nic, Hans Dampf y Racing Ralph, las Wicked Will son un neumático perfecto para el nuevo XC. Suficientemente agresivas para disfrutar en cualquier bajada, rodadoras y con una gran efectividad frenando y tomando curvas, las Wicked Will pueden convertirse en el mejor modelo para Down Country del momento. Combinan lo mejor de cada mundo y lo hacen con un peso ligero, incluso en su versión más resistente. 

Si lo tuyo es montar una cubierta para todo el año o tu zona es de terreno cambiante, las Schwalbe Wicked Will son tu nueva cubierta favorita. Más información en Schwalbe.

Ficha Técnica

Compuesto
Addix Speedgrip
Carcasas
Super Race, Super Ground y Super Trail
Medidas
29×2,40″

Peso:

820 gr, 830 gr y 920 gr

Precio:

62,90 euros

Más información:

Comentarios

Contenido

Compra on-line nuestra revista
Te la enviamos a casa
¿Te molan nuestros posts?
Apúntate a nuestra newsletter.