Licencias de ciclismo… Resolvemos tus dudas

¿Te vas a federar? ¿Son todas las licencias de ciclismo iguales? ¿Qué cubre cada una? En este post te resolvemos todas tus dudas.
Compra on-line nuestra revista
Te la enviamos a casa

Contenido

Seguro que más de una vez has pensado en federarte, y seguro que también en más de una ocasión te has preguntado… ¿Son todas las licencias de ciclismo iguales? ¿Puedo competir con cualquiera de ellas? ¿Para qué quiero una licencia de ciclista?

En este post esperamos responder a buena parte de tus dudas sobre las licencias de ciclismo, y si aun así te queda alguna duda por resolver… Déjanos un comentario ¡¡y te contestaremos!!

¿Qué es la licencia federativa de ciclismo?

Esencialmente la licencia federativa de ciclismo está orientada al ciclista que quiere competir, pero no solo está indicada a este público. Como verás más adelante, el ciclista esporádico o incluso el ciclista urbano que se desplaza por la ciudad puede aprovechar las ventajas que tiene la licencia federativa de ciclismo, aunque para ellos también existen otras opciones.

Existen cuatro tipos diferentes de licencias de ciclismo o carnets ciclistas, cada una de ellas con unas características propias que hacen que se adapte mejor a unos usuarios que a otros, por lo que es importante tener claras cuáles son sus diferencias.

Licencia de ciclismo, cuántos tipos existen?

Diferentes tipos de licencias de ciclismo o carnets ciclistas

La licencia federativa de ciclismo es el documento más conocido, pero no es el único. La licencia es el documento necesario para poder competir en cualquier competición, pero desde hace unos años existe la opción del carnet ciclista, una opción más indicada para la persona que solo quiere ir en bicicleta y no tiene intención de competir.

La licencia federativa de ciclismo es la opción más popular y la que cuenta con más ventajas. De entrada, se trata de la opción indicada para el ciclista competitivo, ya que es imprescindible para disputar cualquier carrera. Con ella podrás competir en cualquier comunidad autónoma, en todos los niveles y podrás hacerlo en cualquier tipo de carrera o marcha.

Para los que solo quieren competir en marchas cicloturistas y no les interesan las carreras, la federación cuenta con oro tipo de licencia llamada licencia cicloturista, que mantiene la mayoría de las ventajas de la licencia federativa, pero solo permite competir en este tipo de marchas.

En ambos casos, la gran ventaja de federarse reside en la cobertura que tendrás al practicar ciclismo. Al obtener la licencia, ya sea competitiva o cicloturista, pasamos a estar asegurados internacionalmente (con un límite de gastos) y contamos con un seguro de salud, que cubrirá nuestros daños, y un seguro de responsabilidad civil, que cubrirá los daños que podamos ocasionar a terceros mientras practicamos ciclismo.

Independientemente de la comunidad autónoma en la que residamos, las coberturas mínimas del seguro están reguladas por ley (Real Decreto 849/1993, de 4 de junio) y son las mismas en toda España.

Estas incluyen diferentes niveles de prestaciones, asistencia médico-quirúrgica, sanatorial y farmacéutica (en régimen hospitalario), gastos de rehabilitación, indemnizaciones y gastos por fallecimiento o lesiones.

Otra de las ventajas de la licencia es que podremos solicitar rescate cuando tengamos alguna caída en una zona de difícil acceso, algo realmente importante si practicamos mountain bike.

¿Qué hace falta para federarse como ciclista?

Para federarte solo necesitas pertenecer a un club o peña ciclista, algo que seguramente tu tienda habitual ya es, y pagar las tasas que cuesta su tramitación.

En función de la comunidad autónoma en la que residas el precio varía, pero en ningún caso está por debajo de los 100 euros. El precio es elevado, pero si tienes pensado competir y cuentas todas las carreras en las que evitarás pagar el seguro obligatorio -porque con la licencia ya estarás asegurado– la opción de la licencia federativa te puede hacer ahorrar dinero y estarás cubierto durante todas las salidas que hagas durante 2020. El total de licencias de ciclismo en 2.018 fue de 75.680.

El carnet ciclista

El segundo tipo de licencia es para el ciclista esporádico, el que no piensa en competir.

Hace unos años, la Federación Española de Ciclismo lanzó el carnet ciclista que iba orientado al ciclista que no era tan asiduo como el que se saca la licencia federativa pero que quiere estar cubierto mientras practica su deporte.

Esta modalidad sigue dependiendo de las diferentes Federaciones ciclistas autonómicas y su diferencia radica en que las coberturas están más limitadas que en la licencia federativa.

Básicamente incluye un seguro por accidente y otro por responsabilidad civil (ambos con limitaciones específicas), tiene una cobertura nacional y está más restringido en cuanto a gastos de evacuación y a la hora de elegir centro sanitario.

A nivel competitivo, el carnet ciclista no permite competir y solo podrás apuntarte a marchas cicloturistas y pruebas que estén dentro de esta misma categoría. Sin embargo, existe la opción de sacarse la licencia por un día (con un 50% de descuento sobre su precio habitual y válida solo para participar en competiciones de nuestra comunidad autónoma).

Como ocurre con la Licencia, el carnet ciclista cuenta con una opción más económica llamada Carnet Basic, que nos proporciona un seguro de responsabilidad civil y defensa jurídica, aunque con unas coberturas algo inferiores. Lo único a tener en cuenta es que el carnet ciclista, en sus dos modalidades, no está disponible en todas las comunidades autónomas. Por el contrario, tiene una validez de 365 días desde el momento en que te lo sacas (no caduca el 31 de diciembre como la licencia).

Licencias de ciclismo, resolvemos todas tus dudas

¿Por qué no federarnos?

La principal barrera a la hora de federarnos es el precio. En función de la comunidad autónoma en la que residamos el precio varía, pero en ningún caso baja de los 100 euros anuales.

La opción de carnet ciclista tiene un precio de 42 euros, mientras que en la opción Basic cuesta tan solo 22 euros. Esta gran diferencia de precio hace que no todos los ciclistas estén federados, a pesar de las grandes ventajas que ello conlleva. Con las opciones de carnet ciclista disponibles también es difícil negarse a estar asegurados, ya que el precio es muy reducido y nos permite pedalear tranquilos durante todo el año.

¿Por qué el precio de la licencia ciclismo es diferente en cada Comunidad?

La gran diferencia de precio que se puede observar entre federaciones reside en varios factores, pero principalmente está relacionado con el precio del seguro.

El coste de los seguros es la variable que más altera el precio final de la licencia, ya que no siempre aparecen suficientes compañías que quieran asegurar al colectivo ciclista. El seguro lo contrata directamente cada federación autonómica que, durante los últimos meses del año, analiza diversas propuestas para dar con la más adecuada (siempre cumpliendo con los mínimos que establece la ley). Además del precio del seguro, el número de ciclistas federados en cada comunidad, el coste de funcionamiento de las federaciones y las subvenciones o patrocinios que puedan tener cada uno de ellos hacen que los precios de las licencias sean diferentes según donde residamos.

Lo que sí está claro es que las tasas de la Federación llevan varios años manteniéndose fijas y que solo el precio del seguro y el número de partes de accidentes del año anterior llegan a modificar el precio final de la licencia. La imposibilidad de hacer un único seguro para todo el país también hace que el precio entre comunidades sea diferente, ya que cada una de ellas intenta sacar el mejor precio posible para sus ciclistas.

Opciones a la licencia de ciclismo, los seguros privados

Obviando a la Federación, existe la posibilidad de contratar un seguro privado para la práctica del ciclismo.

Puede que tengas contratada una mutua de salud, que seguramente ya te cubra posibles accidentes y daños a terceros. Sin embargo, quien no la tenga siempre puede recurrir a algunas compañías que cuentan con seguros específicos para la práctica del ciclismo.

Estos seguros son individualizados y ofrecen diferentes coberturas, por lo que pueden ser una buena opción para quienes quieran un seguro a medida.

Lógicamente deberás mirar con lupa qué tipo de coberturas incluye, pero su precio suele ser relativamente bajo. La parte negativa es que no contribuimos a mantener las federaciones que trabajan para mantener nuestro deporte y que no engrosamos al colectivo ciclista, que en los tiempos que corren debe ser más numeroso y fuerte que nunca para pedir cambios legales que nos protejan. A partir de aquí, la elección es tuya.

¿Te ha quedado alguna duda pendiente sobre las licencias de ciclismo? Déjanos un comentario ¡¡y te contestaremos!!

Comentarios

2 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Más en:
También te puede interesar

Contenido

Compra on-line nuestra revista
Te la enviamos a casa
¿Te molan nuestros posts?
Apúntate a nuestra newsletter.