Gran Fondo Onveló Ciutat de Mataró

Compra on-line nuestra revista
Te la enviamos a casa

Contenido

Vivir entre dos ciudades tan potentes, en lo que a ciclismo se refiere, como con Barcelona y Girona, no es nada sencillo. Sin embargo, si se prepara una prueba con tanto mimo y cariño como los ciclistas del equipo Ón Vélo lo han hecho, lo mínimo que podíamos hacer, era acercarnos a Mataró a correrla.

¿Pero esto qué es?

Claro, vivir a caballo entre Barcelona y Girona, dos ciudades con un nivel ciclista envidiable hace que en la segunda edición de la GF Onveló, se dé cita lo mejor de cada casa. Y damos fe de ello, porque el primer avituallamiento no lo vimos ni pasar. Literal. Metidos en el grupo de cabeza, las altas velocidades que nos llevaron hasta el pie del Montseny hicieron que nos lo pasásemos de largo.

 Can Bordoi, como si nada

Para los que no seáis de la zona de Barcelona y no lo conozcáis, os diremos, para que os hagáis una idea, que el primer puerto del día, Can Bordoi, se agarra en su parte final. Como os decíamos, metidos en el grupo cabecero (llamadnos inconscientes), lo pasamos volando. Algo poco habitual. Una vez llegados al pie del Montseny, se presenta el primer reto serio del día: Collformic. Un puerto sin rampas extremas, pero con trampas. Largo, tendido y abierto. Es decir, ves un final que nunca llega. Entra un aire que no te deja subir y si aprietas desde la base, llegas destrozado.

 ¡Que llegue ya!

Seva es, sin duda, uno de los puntos clave de la jornada. En primer lugar porque llegas lanzado tras la interminable bajada de Collformic y dicha bajada no te deja comer, por lo que o paras a coger algo o no llegas. Y no llegas, porque tras el avituallamiento llega el segundo mastodonte del día: Sant Marçal. Si por algo es conocido este alto es por su dureza en la parte inicial. Dos rampas de aproximadamente medio kilómetro con una media del 13%. Tras coronar con 100 kilometros en las piernas, una bajada de vértigo te lleva a pies de Collsacreu, la penúltima trampa del día.

 ¿Dónde están mis piernas?

Posiblemente, en el Montseny. Porque en Collsacreu no aparecen por ningún sitio. Un puerto que, para los que no seáis de la zona, se puede subir un día habitual a plato. Ese día, hubiésemos firmado un 50×34. Una vez coronados los casi cuatro kilómetros de distancia de este puerto, la siguiente y última parada es el Alt del Pollastre. Un rompepiernas, en el cual te acuerdas del ritmo brutal hasta el pie del Montseny, donde te creías que ibas “súper”.

Un regalo envenenado

Si miráis el perfil de la prueba, veréis que los últimos cinco kilómetros de la prueba son completamente llanos. Ni un repecho. Nada. Un regalo envenenado. Mientras bajéis hacia esta carretera nacional, rezad todo lo que sepáis para que no haya aire. Si sopla, como suele hacerlo, armaros de paciencia y subid piñones.

Una señora marcha

Mucho nivel, todavía más desnivel, pero mucho cariño. Con esta receta, solo puede salir lo que ha salido: una señora marcha. A cada curva peligrosa, cruce con posibilidad de duda o avituallamiento, había alguien para ayudar. Así da gusto.

 

  • Nombre: Gran Fondo Onveló Ciutat de Mataró
  • Distancia: 150 km
  • Desnivel: 2.700 metros
  • Precio:  25 euros (con licencia y anticipada)
  • 37 euros (sin licencia y anticipada)
  • 40 euros (mismo día de la prueba)

Más información: www.onvelocycling.com

Comentarios
Más en:
También te puede interesar

Contenido

Compra on-line nuestra revista
Te la enviamos a casa
¿Te molan nuestros posts?
Apúntate a nuestra newsletter.