Zapatillas Giro Imperial, para sentirse como un profesional

Tipo de bici:
xc
Tiempo de prueba:
Las zapatillas Giro Imperial aportan un rendimiento de competición, un peso ligero y mucha comodidad. Las probamos en exclusiva en Italia.

Contenido

Las zapatillas Giro Imperial combinan el máximo rendimiento, un peso ligero y una comodidad instantánea.

Las zapatillas Giro Imperial en acción

Sin duda, ha sido un reto mayúsculo para la marca de California, que presentó las Giro Imperial en la Toscana (Italia). Allí las pudimos probar en una experiencia sensorial y ciclista inolvidable.

La Toscana ofrece un terreno ideal para exprimir las zapatillas Giro Imperial
La Toscana ofrece un terreno ideal para exprimir las zapatillas Giro Imperial

Presentación de lujo para las Giro Imperial

Más que una presentación al uso, la marca propuso una experiencia selecta para conocer las virtudes de las Giro Imperial en un ambiente 100% ciclista. Es por ello que contrataron los servicios de InGamba Tours, una agencia de viajes ciclistas Premium cuya misión es proporcionar la mejor experiencia ciclista posible y acompañarla de comida gourmet y vinos selectos.

“Mangia, bebe, bici” es el lema que se imprime en el maillot y en las Pinarello Dogma F10 Disk que suministran, pintadas por la propia marca transalpina para InGamba con la aprobación de Fausto Pinarello. Y, para satisfacción de sus clientes (en este caso periodistas internacionales), lo cumplen a rajatabla.

La empresa, dirigida por el excorredor luso João Correia (1975), centra sus rutas mayormente en Italia y Portugal, aunque también ofrece viajes a California y Cataluña. Para la ocasión nos prepararon un viaje a medida: “Toscana. Chianti Classico con Giro”. 

João Correia, máximo responsable de InGamba
João Correia, máximo responsable de InGamba

Esta propuesta constaba de tres salidas que, a pesar del kilometraje moderado, acumulaban rápidamente desnivel, pues la orografía de la Toscana es de todo menos llana. Y aunque la cota máxima alcanzada fue de 750 metros, en la segunda jornada el desnivel positivo acumulado se acercó a los 2000 metros en apenas 85 kilómetros.

Cicloturismo en modo WorldTour

Nada más llegar a Lecchi in Chianti, una pequeña aldea de la provincia de Siena situada al pie de una colina coronada por el castillo de Monteluco, nos dirigimos a la sede de InGamba, un local trufado de maillots dedicados de estrellas del ciclismo mundial en el que se vive la pasión por este deporte.

No en vano, nuestro primer guía fue Eros Poli, Campeón del Mundo de contrarreloj por equipos en 1987, Campeón Olímpico en Los Ángeles 1984 en la misma modalidad y vencedor de la etapa con final en Carpentras, tras unas larga escapada en solitario coronando el temido Mont Ventoux, en el Tour de Francia de 1987.

Además de divertido y muy atento, Eros –por su corpulencia y sus 194 cm de altura– es también un “amigo” cuando se coloca delante para minimizar el impacto del aire. Eso es un rebufo de verdad. 

En InGamba replicaron al milímetro la colocación de las calas de nuestras zapatillas habituales en las Giro Imperial. Previamente habíamos seleccionado por Internet nuestras preferencias en cuanto a la bici. Entre otras, escogimos el modelo de bici, la talla, la altura del sillín, el tipo de sillín, la altura del manillar, la longitud de la potencia y el reach.

Para probar las Giro Imperial, cada bici estaba ajustada según nuestras medidas
Para probar las Giro Imperial, cada bici estaba ajustada según nuestras medidas

Si bien el registro no es corto, el resultado final es tan preciso que cuando sales a pedalear te sientes como en tu bici (aunque tampoco tú tengas la fortuna de poseer una Pinarello Dogma F10 Disk).

Es de recibo admitirlo. Desde el minuto uno nos sentimos agasajados. Pero eso es precisamente lo que InGamba busca y ofrece a sus clientes. Nos obsequian con una bolsa Scicon Pro Rain personalizada con nuestro nombre, dentro de la cual encontramos un kit compuesto por maillot, culotte, calcetines y guantes cortos firmado por Giordana.

También incluyen una bolsa impermeable para llevar el móvil, una etiqueta de piel bovina para la maleta y una guía con estiramientos y ejercicios de core para la práctica ciclista. 

Nos vestimos, nos abastecemos de nutrición deportiva (además de geles y barritas, preparan deliciosos pastelitos de arroz, pasta y minibocadillos como en competición) e iniciamos la primera ruta: Badia a Coltibuono (38 km y 834 m+).

Las Giro Imperial vienen con dos cierres BOA IP1
Las Giro Imperial vienen con dos cierres BOA IP1

Se trata de un loop corto y relativamente sencillo, aparte de los 7 km de ascensión de Badia a Coltibuono, que sirve para confirmar que todos los ajustes en la bici son los correctos. Y la primera toma de contacto con las Giro Imperial no puede ser mejor, pues a pesar de ser nuevas su comodidad es altísima y no se generan puntos de molestia en el pie.

Además, como en toda buena zapatilla de competición, su rigidez es muy elevada y su peso, bien ligero. 

Ligeras y cómodas, así son las Giro Imperial

La Toscana empieza a embriagarnos. Ese ondulado paisaje verde, repleto de viñedos, olivos y de casas de piedra, junto con un sosegado ambiente rural donde el tiempo transcurre sin prisa, se complementa con unas carreteras poco transitadas que parecen reclamarte más esfuerzo en el pedaleo. Sobre todo en algunas cortas rampas del 20%.

La Toscana ofrece muchísimos kilómetros de ciclismo emocionante
La Toscana ofrece muchísimos kilómetros de ciclismo emocionante

Eso sí, en los descensos hay que extremar la precaución, pues se alcanzan velocidades altas y el asfalto, rugoso e incluso roto en algunos puntos, puede ser peligroso. También lo son algunas curvas muy cerradas, de las que Eros nos advierte para evitar accidentes.

Primera salida en grupo para probar las Giro Imperial
Primera salida en grupo para probar las Giro Imperial

En Radda in Chianti se disputó una crono del Giro de 2016 que terminó en Greve (39 km, 470 m+ y 760 m-). Bajo la lluvia y con este asfalto algo traicionero, el esloveno Primož Roglič demostró su valentía y se hizo con la victoria con un tiempo de 51:45, en esa edición que ganó Vincenzo Nibali y en la que Alejandro Valverde fue tercero.

Al llegar, uno de los mecánicos, que nos ha acompañado durante toda la salida en coche por si teníamos alguna incidencia mecánica y también para avituallarnos, nos ofrece un bidón con un recuperador proteico. Y tras la reconfortante ducha en Castello di Ama, situado en Gaiole in Chianti –desde donde parte L’Eroica–, nos deleitan con un tour por este un impresionante resort que combina tradición, lujo y comodidad y donde se elaboran 300 mil botellas de vino al año.

También allí se invita a artistas internacionales para que se inspiren en el paisaje toscano. A cambio, les conceden una instalación permanente. El muro de 25 metros de largo y dos de alto del artista conceptual francés Daniel Buren, con ventanas cuadradas para ver los viñedos y que juega con los reflejos y la luz del sol es simplemente espectacular. Y es solo una de las 16 obras expuestas, de artistas como Anish Kapoor, Kendell Geers, Chen Zen, Michelangelo Pistoletto o Carlos Garaicoa, que se pueden visitar.

Un fragmento del muro del artista conceptual francés Daniel Buren
Un fragmento del muro del artista conceptual francés Daniel Buren

Tras una cena de diez con cata de vinos locales incluida, toca retirada, pues la segunda jornada es la más exigente.

Esfuerzo y placer

El nivel culinario parece no tocar techo, y el copioso desayuno, plagado de productos ecológicos y de proximidad, cuidadosamente adornado por una chimenea encendida, es lo que uno necesita para empezar la jornada con la máxima energía.

La segunda ruta, Dudda, muestra las rampas más duras del Chianti Classico, conocido tradicionalmente por su terreno más ondulado. Los primeros 48 km son llevaderos y permiten disfrutar de un paisaje de postal y de un rodar antológico.

La transferencia de potencia de las Giro Imperial es asombrosa
La transferencia de potencia de las Giro Imperial es asombrosa

Una vez llegados a Greve, parada para un café justo antes de afrontar el reto de la jornada. Primero, la ascensión a Dudda, que se hace llevadera si dosificas bien, pero que tras un rápido descenso se encadena con 7 kilómetros hasta Badiaccia a Montemuro. Aquí, con una pendiente media del 7% y con tramos que llegan al 11%, el esfuerzo es más que notable. Una aproximación demasiado optimista supone la indeseada visita del hombre del mazo, que finalmente se queda en casa.

Y mientras, las Giro Imperial a lo suyo. Transfiriendo la potencia a los pedales de forma directa y con un confort y una ventilación intachables. Antes de afrontar el largo descenso, el coche nos vuelve a avituallar con esos pastelitos caseros que tanto echamos ya en falta. ¿Quién quiere barritas, pudiendo tener un chef?

A la llegada, la fatiga sucumbe ante la emoción de una jornada épica de ciclismo, que se ve rematada por un masaje que nos deja las piernas frescas de nuevo.

Atrapados en la Toscana

Tercera jornada y último escollo de una experiencia en la que nos gustaría quedarnos atrapados en el tiempo como Bill Murray. Por lo menos unos cuantos días más.

La etapa se llama Castellina y, aunque acumulamos 1102 metros de desnivel, la percibimos como más rodadora. Es una ruta en la que el paisaje se abre, sobre todo tras superar Colombaio, y podemos disfrutar de unas vistas maravillosas y exuberantes. Imposible no emocionarse.

El paisaje es magnífico y el tráfico, mínimo. Genial combinación para disfrutar del ciclismo
El paisaje es magnífico y el tráfico, mínimo. Genial combinación para disfrutar del ciclismo

Además, nos acompaña otro guía de lujo, el ciclista portugués André Cardoso, antiguo compañero de equipo de Alberto Contador en el Trek-Segafredo, que habla muy bien español.

En la última jornada rodamos junto a André Cardoso
En la última jornada también rodamos junto a André Cardoso

Los dos últimos kilómetros, de subida constante, son el escollo final y un estímulo para algún coleccionista de KOMs. No es el caso. 

La camaradería, el buen ambiente y un trato de primera son la constante en este tour de InGamba con Giro. Si te gusta el ciclismo y eres un bon vivant, no encontrarás nada que lo supere. Sencillamente te encantará. Comidas selectas y de proximidad, buenos vinos y hasta un tour de arte contemporáneo.

Tener como guías a Eros Poli y a André Cardoso es poco menos que un privilegio
Tener como guías a Eros Poli y a André Cardoso es poco menos que un privilegio

Además, lo mejor de todo es la filosofía de InGamba; salir a rodar por la mañana y terminar justo antes del almuerzo, para así tener la tarde libre. En palabras del locuaz João Correia, “si cuando terminas el tour no has ganado peso, ¡te devolvemos el dinero”. No es económico, pero la experiencia que te brinda es impagable.

Las Giro Imperial, al detalle

Las Giro Imperial son unas zapatillas diseñadas para ciclismo de categoría profesional. Ligera, muy transpirables y con una suela de carbono bien rígida. Sin embargo, lo que más nos ha sorprendido de las Giro Imperial es el énfasis especial que el fabricante ha puesto en la comodidad. Y es que son unas zapatillas que sujetan muy bien, que brindan apoyo y que se perciben cómodas nada más sacarlas de la caja. 

Los ciclistas profesionales tienen que cubrir largas distancias en todo tipo de condiciones climáticas, por lo que necesitan un calzado que se sienta natural y que también sea rígido a la hora de dar pedales para aprovechar toda la transferencia de potencia.

Las zapatillas Giro Imperial, usadas en competición

Para Giro esto se materializa gracias a la construcción de la parte superior –o upper–, la llamada Synchwire, que se compone de tres capas con una malla de monofilamento que no se estira con la presión, y cuenta con unos refuerzos muy específicos de poliéster con una malla de rejilla solo donde es estrictamente necesario, que permiten el termosellado del film exterior.

Para este último film, Giro recurre a la exclusiva microfibra japonesa Teijin, que proporciona resistencia a las variaciones climáticas y brinda apoyo y firmeza a las zapatillas.

Utilizada por primera vez por Giro en las Empire, la microfibra Teijin es usada por Nike para fabricar sus mejores botas de fútbol y zapatillas de baloncesto. Su fabricación es muy técnica y precisa, y destaca por ser muy transpirable. Además, en su fabricación también se usan ciertos materiales reciclados.

La oferta de microfibras Teijin es amplia y varía en función de su grosor, densidad, transpirabilidad y de los colores disponibles. Por todo ello, el upper es muy transpirable, y una vez en marcha el pie enseguida recibe aire para ventilarse. También se secan deprisa, siempre que el tiempo lo permita.

El cierre de las Giro Imperial se articula mediante un sistema de dos diales BOA IP1, que permite microajustes de 1 mm. Para un confort máximo y evitar el estrangulamiento del pie, Giro usa suaves guías en lugar de plásticos para guiar los cables de los diales BOA. De este modo se obvian los molestos puntos de presión específicos en la parte alta de la zapatilla. Así pues, el ajuste es muy parecido al de zapatillas de cordones como las Empire.

Evidentemente, el sistema BOA también permite un destensado completo con solo tirar del dial. También la lengüeta redunda en el confort general, pues ni se arruga ni se mueve en marcha. 

Ligeras, rígidas y sorprendentemente cómodas. Así son las Giro Imperial
Ligeras, rígidas y sorprendentemente cómodas. Así son las Giro Imperial

La suela de las Giro Imperial es una Easton EC90 SLX2 de carbono unidireccional y de alto módulo que cuenta con talonera reemplazable, detalle que no presentan las Prolight Techlace. Tiene una altura muy reducida (6,5 mm), por lo que está muy próxima al pedal y rápidamente sientes que estás aplicando la fuerza de forma eficiente.

En cuanto a la plantilla, incorpora el tratamiento de plata X-Static, que elimina la proliferación de bacterias y el mal olor. Además, el kit SuperNatural Fit permite ajustar el soporte del arco plantar (alto, mediano y bajo) para una mayor comodidad y una óptima eficiencia del pedaleo. 

En definitiva, las Giro Imperial son unas zapatillas de altas prestaciones y muy bien ventiladas. Rígidas y con apoyo allí donde es preciso, y tan ligeras como las Factor Techlace, que vienen con un solo dial BOA. 

Las Giro Imperial ya están disponibles. Se ofrecen en tres colores (blanco, negro y rojo) en un amplio rango de tallas que va del 39 al 48. Además, del 42,5 al 45,5, la marca comercializa incrementos de medio número. Tienen un precio de venta recomendado de 399 euros.

Entrevista: Eric Richter, Sr. Brand y Business Development Manager en Giro Sport Design

En la concepción de las Giro Imperial habéis integrado tres conceptos bien distintos en la ecuación: practicidad, durabilidad y ligereza. Una combinación complicada, sin duda.

Las Giro Imperial en talla 42,5 pesan 210 gramos. Podemos fabricar una zapatilla que sea más ligera y que ronde los 130 gramos con una durabilidad aceptable. Sin embargo, la estructura de la zapatilla y el apoyo son un desafío, ya que es necesario disponer de una cierta cantidad de material para proporcionar apoyo al pie y mantenerlo estable. Es física pura.

En las Giro Imperial, en cambio, contamos con detalles como el tacón reemplazable, que añade cinco gramos por zapatilla, pero es lo correcto y resulta muy práctico. Son unas zapatillas de 399 euros que los ciclistas quieren que duren. Estos pequeños detalles son importantes.

En las Prolight Techlace usáis suela TeXtreme, mientras que en las Giro Imperial habéis vuelto a la Easton de carbono. ¿A qué se debe este cambio?

Las Prolight Techlace y las Giro Imperial tienen un upper muy parecido que está confeccionado con los mismos materiales. Sin embargo, las Giro Imperial son más pesadas debido a la inclusión de los diales BOA, que son reemplazables, y a su suela. Hemos cambiado a Easton. Y aunque el carbono de TeXtreme es fenomenal, muy rígido y muy ligero, es algo frágil, ya que usa menos cantidad de resinas. La resina es la que permite que la zapatilla tenga una mayor resistencia al uso y a los arañazos.

Cambiar a Easton ha supuesto un aumento de unos 45 gramos. Podíamos hacer lo mismo con TeXtreme y simplemente añadir más resina, pero el coste de esta acción es el doble de cara y no hay un beneficio real. Así pues, consideramos que es mejor ser prácticos y usar Easton, con quien llevamos mucho tiempo trabajando y ganando carreras de nivel WorldTour. Sus suelas son ligeras, muy finas y no tan caras.

Eric Richter, con unas Giro Imperial en acabado rojo
Eric Richter, con unas Giro Imperial en acabado rojo

Giro es pionera en la aplicación del knit al calzado de ciclismo. ¿Qué ha supuesto para la marca este nuevo tipo de fabricación?

Las zapatillas tradicionales de ciclismo usan un material (microfibra, piel sintética) que a veces tiene un buen tacto y buenas características, pero es difícil de ajustar. Ahora hemos pasado a una construcción novedosa como el knit (con el upper Xnetic Knit) o el Synchwire, presente en las Giro Imperial, donde podemos añadir laminados de material allí donde queremos sin que eso suponga un exceso de peso, ya que es un tipo de fabricación muy precisa y ligera.

Otra de las ventajas de la construcción knit es que es mucho más respetuosa con el medio ambiente, pues se generan menos residuos. Normalmente con piel sintética se suele estampar y cortar el material. Y el sobrante se tira. En cambio, en la fabricación knit solo obtienes lo que necesitas y como máximo solo sobra un borde. Es mucho menos, sin duda. Es una fabricación mucho más eficiente.

Las Giro Imperial en color negro
Las Giro Imperial en color negro

Giro también fue precursora en la aplicación de los cordones, presente en modelos como las Empire SLX. ¿Cómo es que en las Imperial recurrís a los diales BOA?

Es justo decir que Giro es conocida por sus zapatillas de ciclismo con cordones, que han usado muchos corredores con las Empire SLX. Pero como marca queremos dar opciones a los consumidores y sabemos que no todo el mundo quiere zapatillas con cordones, sobre todo para competir, donde demandan zapatillas que sean más fáciles de ajustar sobre la bicicleta.

Para nosotros la alianza con BOA es buena, pero trabajamos con ellos para diseñar un patrón de lazado con guías suaves que imite el confort de las zapatillas con cordones. Creemos que no hay un ajuste como el de los cordones, que se adapta de forma natural al pie y cuenta con más puntos de ajuste.

Nos es indiferente si la gente prefiere los diales BOA o los cordones, lo que queremos es que las zapatillas ofrezcan una sensación de ajuste muy parecidas. Es decir, que no tengan un tacto duro ni rígido, sino que sean cómodas y aporten un ajuste natural.

Con las Giro Imperial, la comodidad y las transpiración están aseguradas
Con las Giro Imperial, la comodidad y las transpiración están aseguradas

Vuestro compromiso para conseguir la máxima comodidad es innegable.

En Giro creemos que para el consumidor es esencial que las zapatillas sean cómodas. Es una parte muy importante del riding, ya que es tu conexión con la bicicleta, ¡es la transmisión! Por tanto, si las zapatillas no son cómodas, no tendrás una buena experiencia ciclista ni podrás rendir bien. Y consecuentemente no estarás feliz.

Rodamos para pasarlo bien y montar en bici es la mejor parte de la buena vida. Así que ofrecemos 60 días para que los consumidores puedan decidir si el ajuste es el correcto. Porque eso es diferente a probarse las zapatillas de pie en la tienda, pues el pie varía a lo largo del día. Así que es mejor que el consumidor tenga la oportunidad de vivir con las zapatillas hasta que esté seguro de que le van bien. Y puesto que las zapatillas pueden ser caras, queremos que se sienta seguro y cómodo.

Prescindís de inserciones de ventilación en la suela. ¿Por qué? 

Para nosotros, la ventilación de la zapatilla que se ofrece en la suela no garantiza un rendimiento muy alto. Está ahí tal vez para que la zapatilla se seque en caso de condiciones húmedas, pero no aporta circulación de aire a la plantilla y seguidamente al pie. Es por eso que consideramos que es mejor que la ventilación se ubique en la parte alta de la zapatilla, donde se puede evacuar el calor y donde puedes sentir el aire en los pies.

Eso también es aplicable cuando has terminado de rodar y dejas las zapatillas para que se sequen, no huelan mal y se mantengan frescas.

¿Lanzaréis algún custom fit?

A día de hoy no tenemos previsto ofrecer un custom fit. En las zapatillas Giro tenemos el llamado Performance fit, que es nuestro ajuste estándar, y en algunos modelos ofrecemos el High Volume fit, que está reservado a pies algo más anchos o grandes. Eso es suficiente, para la mayoría de la gente. Y actualmente somos demasiado pequeños como para embarcarnos en una acción de custom fit, que también requiere de un desarrollo técnico importante en la fabricación.

Todavía no ofrecemos cascos con custom fit, aunque en Estados Unidos sí permitimos personalizar el diseño. Y actualmente lo vemos más realista que un custom fit. Tal vez en un futuro hagamos diseños personalizables para zapatillas.

¿Qué hace de Giro una marca diferente?

Para mí, que me he criado en Santa Cruz (California), es mi hogar. Giro es una marca muy personal, como una familia. Lo que hace de Giro una marca única es que buscamos un rendimiento alto y un diseño bonito, pero también queremos un poco de cultura, un poco de vida y no solo competición. Esto es lo que nos diferencia de otros competidores. Queremos cosas que te hagan sentir personal.

Hay marcas que se centran en productos Team Edition y hay consumidores que quieren vestir así. Eso está bien, pero no es lo propio en Giro, que es una marca más personal. Una marca que va sobre ti. 

Comentarios

Contenido

Compra on-line nuestra revista
Te la enviamos a casa
¿Te molan nuestros posts?
Apúntate a nuestra newsletter.