Trek Domane MK3: Para rodar sobre algodones

Equipo probador:
Casco Bontrager XXX WaveCel / Gafas Adidas Zonyk Aero Midcut Pro / Maillot Bontrager Velocis Endurance / Guantes Bontrager Velocis / Culotte Bontrager Velocis / Calcetines Bontrager Race Crew / Zapatillas Bontrager Ballista

Contenido

Más aerodinámica, más rápida y con un rodar más suave, la Trek Domane MK3 llega para ofrecer versatilidad, comodidad y rendimiento al gran público.

Fue hace ocho años, en 2012, cuando Trek lanzó la primera Domane. Provista de la rótula IsoSpeed, su recuerdo va intrínsecamente ligado a las victorias del suizo Fabian Cancellara, que también ganó Monumentos como la París-Roubaix y el Tour de Flandes con la segunda generación de la Trek Domane.

Por aquel entonces, la bici ya contaba con IsoSpeed ajustable en el tubo de sillín, además de en el tren delantero, y ofrecía un comportamiento más equilibrado. Pero le faltaba pulir su aerodinámica, especialmente al compararla con la Madone.

Trek Domane MK3 con nuevo IsoSpeed

Precisamente por eso, los ingenieros de Trek han invertido muchas horas en el desarrollo de la tercera generación y en tests en el túnel del viento, donde han conseguido que, a una velocidad constante de 40 km/h, la nueva Trek Domane MK3 sea un minuto más rápida en el transcurso de una hora que la versión anterior.

La importancia de la aerodinámica es crucial en este modelo, que ahora se sitúa entre la Madone y la Domane MK2. Las nuevas formas de los tubos y sobre todo, su nueva pipa la hacen más eficaz contra el viento.

Nuevo Isospeed para la Trek Domane MK3

Sin duda, esta tecnología que mitiga las irregularidades del terreno para que el ciclista sienta menor fatiga es clave para entender el rendimiento y la filosofía de la Domane.

De hecho, el IsoSpeed nació con la primera Trek Domane y actualmente lo montan distintos modelos de la marca: Madone, Boone, Checkpoint, Procaliber y FX.

La Trek Domane MK3 es la tercera generación del exitoso modelo de Trek.

En la nueva versión SLR de la Domane, el IsoSpeed se monta sobre el tubo superior como en la Madone, en lugar de sobre el tubo de sillín. Ajustable mediante un deslizador, ofrece un 27 % más de absorción lo que, en una bici que ya de por sí era absorbente, es un mundo.

Además, la nueva Trek Domane MK3 también incorpora IsoSpeed en el tren delantero, por lo que la experiencia de absorción en la bici es total, muy equilibrada. Y está adaptada a las distintas tallas disponibles.

Cuadro con sorpresa

La nueva Trek Domane MK3 presenta cableado interno, que le confiere una estética más limpia, y es compatible con el uso de manillares y potencias tradicionales, lo que facilita el ajuste.

Sin embargo, una de las novedades más destacadas de su estructura la encontramos en el tubo diagonal, donde Trek ha dispuesto un compartimento integrado para almacenar enseres sobre el que se monta el portabidón.

Compartimento de herramientas en la Trek Domane MK3.

Su apertura se realiza muy fácilmente y con una sola mano. Solo hay que deslizar el cierre que hay en la parte derecha y extraer la puerta, donde se aloja una multiherramienta.

El espacio que la Domane ofrece para almacenamiento es amplio, y para facilitar las cosas y evitar el repicado de productos por dentro del cuadro, Trek ha creado una bolsa enrollable para guardar en su interior una cámara, un inflador de Co2 y un cartucho, además de unos desmontables.

Compartimento en el cuadro de la Trek Domane MK3.

El objetivo de todo ello es evitar que tengamos que montar con los bolsillos del maillot cargados y con una bolsa de sillín.

Esta nueva Trek Domane cuenta además, con un anclaje integrado en el sillín para montar la luz trasera Bontrager Flare R.

Detalle posterior bajo el sillín de la Trek Domane MK3.

Por otro lado, el nuevo cuadro aboga por el uso de cubiertas más anchas, que son más cómodas y rápidas, según Trek. De hecho, viene de serie con cubiertas de 32c en todos los modelos, excepto en la Domane SLR 9 eTAP, que monta 28c.

Sin embargo, su paso de rueda admite cubiertas de hasta 38c, siempre dejando una claridad en el paso de rueda de 4 mm. Esto hace de la Domane una bici todavía más polivalente, un modelo que puede afrontar tramos de gravel sin rechistar.

Detalle acabado de la Trek Domane MK3.

Además, permite montar guardabarros. En este caso, el paso de rueda se reduce a 35 mm. Un apunte más en cuanto a medidas de cubiertas.

En Trek ya no creen en el 25c, y las 23c las consideran “olvidadas”. El tiempo vuela.

Por otro lado, la Trek Domane MK3 viene con una cómoda geometría Endurance, algo más erguida e ideal para largas tiradas y para la mayoría de ciclistas. No obstante, para aquellos usuarios que deseen una postura más deportiva, Trek también ofrece el ajuste H 1.5., que rebaja el stack en 40 mm.

Ahondando en la comodidad, Trek viste la Domane SLR con manillares de carbono OCLV Bontrager IsoCore, que reducen las vibraciones en un 20% y que incluyen cuatro almohadillas IsoZone EVA en la parte superior y en los extremos. El resto de modelos monta manillares IsoZone.

Finalmente, Trek ha variado el pedalier, que ahora es un T47 roscado. Esta nueva medida, que ya inauguró la Crockett, permite una extracción más sencilla del eje de pedalier y no afecta a la rigidez del cuadro ni a la eficiencia de la bici. Según Trek, también resulta más sencillo hacerle el mantenimiento.

Trek Domane MK3: Gama y disponibilidad

Las nuevas Trek Domane, que solamente vienen con frenos de disco, ya están disponibles en los establecimientos autorizados de la marca.

La gama SLR, que monta el nuevo IsoSpeed regulable en el tubo superior, está formada por los siguientes modelos: SLR 9 eTAP, SLR 9, SLR 7 eTAP, SLR 7 y SLR 6.

Detalle frontal Trek Domane MK3.

Por su parte, la Domane SL, cuya laminado de carbono no es de serie 700 sino 500, se ofrece en los modelos SL 7 eTAP, SL 7, SL 6, SL 5 y SL 4, con un interesante precio de entrada de 2299 euros.

La nueva Domane también permite el programa de personalización de pintura Project One.

Primeras sensaciones con la Trek Domane MK3

La salida que nos preparó la marca en Galzignano Terme (Italia) era relativamente corta (63 km) y rompepiernas, con dos ascensiones destacadas y un desnivel acumulado cercano a los 1000 metros.

A un ritmo ligero, emprendimos la marcha con el IsoSpeed ajustado en posición intermedia. Es decir, ni muy duro ni absorbente al máximo. Y reconozco que desde el minuto uno, la sensación que produce la Trek Domane MK3 es de suavidad máxima. Tacto de mantequilla.

Un confort y una estabilidad que se agradecen en todo tipo de circunstancias. También bajando deprisa. La bici se nota rápida.

En acción con la Trek Domane MK3.

Es cierto que no acelera como una escaladora o que carece de esos beneficios aero de modelos como la Trek Madone, pero los kilómetros pasan y mantienes la frescura.

La geometría Endurance es la principal responsable de ello, y nos parece muy indicada para el gran público.

De hecho, las endurance deberían ser las bicis más vendidas, por una mera cuestión de lógica. Pero a día de hoy nos seguimos guiando irracionalmente por las bicis que usan los profesionales, que a diferencia de nosotros, tienen mucha más flexibilidad y mueven bastantes más vatios.

Primeras sensaciones con la Trek Domane MK3.

La Trek Domane SLR 9 que probé montaba el nuevo SRAM eTAP AXS inalámbrico (48/35) y unas anchas cubiertas de 32c, que potenciaron la comodidad que ya de por sí ofrece esta bici.

Y al trazar las curvas, el apoyo que ofrece su extra de superficie es muy superior. No te los acabarás.

A la espera de realizar un test de larga duración por nuestras carreteras y puertos de montaña, y de comprobar los distintos niveles de absorción del IsoSpeed, podemos adelantar que la nueva Trek Domane es más cómoda y aero, además de ofrecer soluciones muy interesantes como el compartimento para almacenamiento en el tubo diagonal.

Es algo más pesada, pero en marcha su rodar es rápido y muy suave. Tanto, que esos gramos de más enseguida se desvanecen.

Entrevista a Edward Theuns, corredor del Trek-Segafredo

Edward Theuns.
Edward Theuns. Foto: Trek-Segafredo.

Acabas de probar por primera vez la Trek Domane MK3. ¿Qué te ha parecido?

Tiene un rodar supersuave que me recuerda mucho a la Madone. Aunque no hemos pasado por adoquines de verdad, sí que hemos rodado sobre algún tramo adoquinado donde enseguida he notado la absorción que brinda en carreteras en mal estado.

Tengo ganas de probarla sobre los adoquines de Flandes. Estéticamente es muy bonita y la aerodinámica ha mejorado mucho en comparación con la anterior versión.

Así pues, la sensación al rodar es más parecida a la de la Madone, aunque conserva los beneficios de la absorción con el uso del IsoSpeed. Me gusta esta tecnología, ya que aporta un extra de comodidad sobre carreteras en mal estado. Es una solución imprescindible en las clásicas.

¿Será el peso un factor clave a tener en cuenta?

Está claro que es más pesada que una escaladora, pero no creo que ese sea un gran problema para el terreno sobre el que está pensado su uso, que no son precisamente grandes subidas.

Para mí, es una gran bici polivalente y una muy buena opción para un ciclista medio. Puesto que la Madone tiene un estilo de riding agresivo que no acaba de encajar con el de todo el mundo, la Domane es una opción perfecta.

Además, al venir con una potencia y manillar convencionales, es mucho más sencillo realizar un bikefitting.

¿Cuándo competirás con ella?

Como profesional, la usaré mayormente en las clásicas de primavera, en las que precisas de aerodinámica pero también del IsoSpeed en adoquines y carreteras rugosas.

Para estas condiciones, la nueva Trek Domane será la bicicleta perfecta. Hasta ahora, he usado la versión anterior en las clásicas flamencas y para rodar sobre adoquines en la París-Roubaix. Siempre me ha gustado y en el pasado también la usé en el Tour de Flandes.

Lo que ocurría es que la Madone es muy aerodinámica, por lo que a veces dudaba entre la aero y la comodidad que brinda la Domane sobre carreteras rugosas.

Pero ahora Trek ha encontrado una solución, ya que la nueva Domane es más aerodinámica, por lo que podremos usarla más en las clásicas y beneficiarnos de su aerodinámica.

La Trek Madone es una bici agresiva, tanto por su geometría como por cómo se siente en carretera, lo que no la hace ser una bici ideal para la mayoría de ciclistas.

En cambio, la Domane es una opción intermedia que permite mucha más diversión y comodidad a usuarios menos competitivos. Con ella no tienes que lidiar con la extrema rigidez del cuadro.

¿Qué te parece la apuesta decidida de Trek por los frenos de disco?

En el pasado tuve mis dudas, pero ahora estoy en mi primer año compitiendo solo con frenos de disco y me gustan mucho.

No he tenido ningún problema, la frenada es estupenda y el único punto negativo es si sufres un pinchazo en carrera, pues el cambio es más lento.

Pero si el coche está cerca, es más rápido cambiar de bici que realizar un cambio de rueda en una bici con frenos de llanta. Además, en los descensos me siento más seguro al frenar a fondo y en curva. Y frenan más rápido.

¿Hasta qué punto notas el extra de rigidez de los ejes pasantes?

El año pasado corrí con el Team Sunweb, pero hace dos estuve con el Trek-Segafredo montando en la antigua Madone con frenos de llanta. Y cuando a finales del año pasado me dieron la nueva Madone con discos y ejes pasantes percibí inmediatamente la diferencia, sobre todo en los descensos, donde notas que la bici es mucho más reactiva. Y eso es debido a los ejes pasantes.

¿Qué objetivos te marcas para lo que queda de temporada?

Sobre todo, la Vuelta a España. Hice la Vuelta con Contador en su último año, y es una prueba espectacular. Espero poder ir y hacer algunos sprints y meterme en alguna escapada.

Entrevista a Jordan Roessingh, Global Director of Road Product en Trek

Jordan Roessingh, global director of road de Trek.

¿Cuál ha sido el punto de partida para desarrollar la nueva Domane?

Para nosotros, se trata de una evolución de la versión previa de la Domane, por lo que seguimos con la idea de proporcionar una experiencia de conducción cómoda para poder rodar más lejos y sentirse mejor. Pero también sigue la tendencia sobre cómo vemos que la gente ha cambiado la forma de usar la bici.

Nos centramos en sus motivaciones y decisiones personales, y vemos que confluyen en la versatilidad de uso. Así pues, los ciclistas quieren poder montar cubiertas de distintas anchuras para sus distintas experiencias ciclistas y no sentirse restringidos por el paso de rueda del cuadro.

También nos hemos centrado en hacer que la bici sea más rápida. La velocidad, la comodidad y la versatilidad han sido los tres puntos cruciales sobre los que nos hemos basado en la nueva Trek Domane.

¿Hasta qué punto la experiencia adquirida con la Madone, por su aerodinámica y por la inclusión del IsoSpeed en el tubo superior, os ha servido para esta Domane?

La nueva Domane usa un IsoSpeed muy similar al de la Madone, en la que entendimos que es la mejor versión de IsoSpeed que hemos creado, pues aporta más absorción y control.

Así que hemos aplicado a la Domane esta tecnología, diseñada originalmente para la Madone actual.

En cuanto a la aerodinámica, llevamos mucho tiempo trabajando en ello. Y desde una perspectiva de CFD y de tests en el túnel del viento, hemos optimizado las formas de los tubos basándonos en el uso que va a tener la bici.

La Trek Madone sigue siendo nuestra bici más aero y rápida, pero hemos podido trasladar parte de sus argumentos a la Domane para que el ciclista pueda beneficiarse de una aerodinámica mejor.

En la presentación has comentado que “las cubiertas más anchas son más rápidas”. ¿Por qué?

En los últimos cinco años hemos hecho muchos estudios sobre anchuras de cubiertas y presiones. Y hemos detectado que una misma cubierta, con la misma presión, rueda más rápido sobre terreno liso que otra más estrecha.

Eso se debe a que la forma de la superficie de contacto es más corta y ancha, por lo que ofrece menos resistencia. En cambio, si a una cubierta más ancha le reduces la presión para rodar sobre zonas bacheadas, también obtiene una menor resistencia de rodadura.

Así que puedes ajustar tu calidad de riding y la velocidad en función de las carreteras sobre las que ruedes. Si ruedas sobre adoquines o en carreteras rugosas, puedes bajar la presión y así ahorrarás energía, ya que los neumáticos absorberán los cambios en movimiento. Y si ruedas sobre asfalto liso, una cubierta más ancha te brindará más velocidad.

Además, las cubiertas más anchas proporcionan un extra de comodidad, algo que todo rider quiere. Y la experiencia en tubeless con estas cubiertas anchas (de 32 mm) es mucho mejor, pues al no haber cámara hay menos material que se deforma.

La bici presenta un compartimento en el tubo diagonal para almacenamiento. ¿Cómo afecta a la rigidez estructural del cuadro?

Desde el principio quisimos ofrecer una experiencia limpia e integrada para el ciclista. Cuando ves una bici en una revista, normalmente no suele llevar todos los accesorios que se usan (portabidón, bolsa de sillín, etc).

Pero la realidad es que cuando sales a rodar, te llenas los bolsillos del maillot, lo que afecta negativamente a la experiencia, y usas una bolsa de sillín, por lo que el acceso a las herramientas queda lejos.

Al integrar este compartimento en la bici, siempre lo tienes allí, con la multiherramienta y otros enseres útiles para reparar un pinchazo. Además, ayuda a crear una integración limpia en la bici y permite montar una luz en la tija de sillín.

En cuanto a la rigidez, está claro que hay un agujero en el tubo diagonal, por lo que lo hemos tenido que reforzar, pero la Trek Domane MK3 cumple con creces los objetivos de rigidez y eficiencia del cuadro. De hecho, la eficiencia de la rigidez del cuadro es la misma que en la versión anterior.

Hablemos de peso. ¿Cuánto pesa el cuadro?

No hablamos específicamente sobre el peso del cuadro, porque debido a la integración que tiene cada bici (sistema de guiado de los cables, tija integrada) se vuelve más complicado.

Sí que te puedo decir que la bici completa pesa entre 200 y 300 gramos más que la anterior.

Este aumento del peso proviene de componentes del cuadro y del montaje, pues montamos cubiertas y llantas más anchas. Pero nosotros creemos que lo más importante es cómo rueda la bici y si se siente ágil, rápida o cómoda.

Tras estudiar las tecnologías que quisimos incorporar a la bici, creemos que todas las características que ofrecemos son suficientes para maximizar la experiencia del ciclista, para el cual el peso es un objetivo secundario.

¿A qué perfil de ciclista va dirigida esta Trek Domane?

Creemos que es la bicicleta ideal para la mayoría de ciclistas, gracias a su polivalencia. Pero también por la absorción y la comodidad que ofrece en marcha, además de su geometría estable y posición erguida.

Además, ahora es más aerodinámica y rápida. También tenemos la Trek Émonda como escaladora pura y ligera y la Trek Madone como bicicleta aerodinámica, que son las habituales de nuestros corredores profesionales.

Sin embargo, para los ciclistas que no compiten a diario y que quieren disfrutar de un rodar cómodo y seguro, la Domane es la adecuada.

Hablando de geometría, ofrecéis dos ajustes distintos: H 1.5 y Endurance. ¿Por qué?

La mayoría de las Domane disponibles vienen con la geometría Endurance, que es la más erguida. Pero también la ofrecemos con el ajuste H 1.5, que queremos diferenciarlo de la geometría.

Este ajuste permite adoptar una posición más agresiva (con un stack 40 mm más bajo), pero conservando la larga distancia entre ejes, un eje de pedalier bajo y un rodar estable. Es el ajuste que uso, pues estoy acostumbrado a rodar en una posición más agresiva, pero aun así me beneficio de la absorción y la estabilidad de la Domane.

El H 1.5 es el punto dulce entre una geometría de carreras y lo que llamamos geometría Pro Endurance en la versión anterior de la Domane, que era 20 mm más baja que la actual H 1.5, lo que supone que su stack era 60 mm más bajo que el de una bici endurance. Así pues, solo era apto para ciclistas profesionales, ya que la posición era muy extrema.

El ajuste H 1.5 es algo más erguido, pero también permite a nuestros corredores conseguir el ajuste que precisan (con una potencia de -17°) y hace que el cuadro sea más accesible a los demás ciclistas. De hecho, todos nuestros corredores usan el ajuste H 1.5 en la Madone sin incidencia alguna.

Debido a su amplio paso de rueda, también permite aventurarse con el gravel. Aun así, ¿tenéis previsto lanzar alguna Domane MK3 específica de gravel?

Por el momento, no. Ya tuvimos un modelo con cubiertas de 35 mm, pero para un uso de gravel real ofrecemos la Checkpoint, que viene con neumáticos de 40 mm y que admite cubiertas de hasta 45 mm. Así pues, esa sigue siendo nuestra verdadera bici de gravel.

Montamos cubiertas de 32 mm en la Domane porque ofrece un rendimiento polivalente, pero el usuario que quiera darle un uso más explorador a la Domane le podrá montar otras cubiertas, aunque nosotros no lo lanzaremos de serie.

Otro punto en el que os mantenéis fi rmes en es la adopción de los frenos de disco como única opción.

Sí, los frenos de disco son el futuro en el ciclismo de carretera… aunque también el presente.

Mi analogía al respecto tiene como protagonistas a las e-bikes, que también generan escepticismo entre algunos riders. Porque algunos, en buena forma, piensan que no las necesitan y que pueden llegar a la cima del puerto de montaña sin asistencia. Pero hemos visto que cuando alguien prueba por primera vez una e-bike, se le dibuja una sonrisa en la cara y tiene una muy buena experiencia.

En carretera, los frenos de disco son un caso equivalente. Cuando los pruebas surge escepticismo, porque añaden algo de peso a la bici, pero la mejora en el rendimiento que ofrecen es drástica con respecto a los frenos de llanta que usábamos.

En nuestras rutas en Italia nos hemos encontrado con descensos empinados, pero siempre hemos tenido el control absoluto de la bici, pudiendo modular la potencia necesaria. Esta es la dirección que sigue el ciclismo de carretera actual.

El otro gran beneficio que le veo es que en los últimos dos años la industria ha estandarizado los ejes pasantes de 12 mm, lo que aporta confianza en los consumidores, pues no deben preocuparse de futuras incompatibilidades. Está claro que este debe ser el estándar sobre el que los frenos de disco se monten en los cuadros. Y no se avecinan cambios al respecto.

Comentarios

Contenido

Compra on-line nuestra revista
Te la enviamos a casa
¿Te molan nuestros posts?
Apúntate a nuestra newsletter.