Especial 50: Entrena tu mente… & ¡Be Positive!

Opinión Experta

Mertixell
Bellatriu

Meritxell Bellatriu
¿Piensas que la Psicología Deportiva sólo puede ayudar a deportistas de élite? En este post encontrarás la respuesta a esta pregunta y seguro que te sorprende.

«Luchas por alcanzar la perfección, pero la perfección es imposible. Sin embargo, esforzarse por la perfección no es imposible. Haz lo mejor que puedas bajo las condiciones existentes. Esto es lo que cuenta.»

(John Wooden)

Empezamos este artículo con la frase de John Wooden, conocido jugador y entrenador de baloncesto. La hemos escogido por algunos de los aspectos a los que hace referencia de forma más explícita o implícita: realismo, confianza, resiliencia, trabajo duro, capacidad de adaptación y motivación. Pensamos que estas variables están relacionadas con el deporte, pero también se vinculan con la psicología del deporte. Pretendíamos plasmar con dicha frase la importancia de entrenar la mente.

Esta edición no es una edición cualquiera. Puede que os preguntéis ¿Por qué este especial? Sencillo. Llevamos nada más y nada menos que cincuenta artículos publicados en Mountain Biker sobre cómo fortalecer nuestro centro neurálgico, es decir, nuestra mente. Se dice pronto. Ni nosotros nos imaginábamos que llegaríamos a escribir tal número de entradas. Pero aquí estamos, celebrando con todos y todas vosotras este hito. Nos ilusiona poder hacer un breve repaso sobre algunos de los conceptos psicológicos más relevantes que hemos ido abordando a lo largo de este tiempo. Sin más dilación, os invitamos a que nos acompañéis por este sendero.

Psicología deportiva, una disciplina en auge

No cabe duda de que la psicología deportiva (PD) está en pleno crecimiento. Reflejo de ello es que cada vez más, en nuestras consultas, aparecen deportistas, de variado nivel de rendimiento, con la inquietud de trabajar con un psicólogo deportivo. Los motivos de consulta son bien variados y, aunque la mejora del rendimiento sería el principal objetivo, no es el único. Esta diversidad de objetivos plasma la necesidad de ahondar en la mente para descifrar los entresijos que en ella se esconden.

La PD es una especialización de la psicología que se ocupa del comportamiento en el ámbito de la actividad física y el deporte. Sus ámbitos de intervención son, aparte del ya conocido deporte de alto rendimiento, el deporte base o de iniciación y el deporte de ocio, salud y tiempo libre. Esto desmonta rápidamente el mito de que la PD solo puede ayudar a deportistas de élite. Así que, como entrante, ya sabéis que todos los que practicáis deporte podríais beneficiaros de esta disciplina.

Una de las funciones de la PD es la de acompañar al deportista a mejorar y/o potenciar sus habilidades psicológicas, así como ayudarlo a resolver las dificultades y/o problemas que puedan surgir en su práctica deportiva que comprometan su rendimiento o su disfrute.

La importancia de la fortaleza mental

Alinear la cabeza con el resto de la preparación de un deportista es fundamental para conseguir un rendimiento óptimo sin olvidar el disfrute que se logra cuando uno fluye deportivamente.

Cuando se emprende cualquier actividad física, esta acción requiere un esfuerzo y la mente juega un papel importante. Desde el momento en que uno se establece realizar un determinado objetivo las neuronas ya empiezan a cavilar. Ya sea para iniciarse en una actividad deportiva, como el ciclismo de montaña, ya sea para plantearse un reto exigente, o bien porque uno se dedica profesionalmente al deporte, la cabeza puede condicionar de forma positiva o negativa. En función del nivel de habilidad psicológica del deportista, la balanza se decantará hacia un lado u otro.

En una edición anterior hacíamos mención de los componentes que conforman la ansiada fortaleza mental. En ella encontramos a: la autoestima, la tolerancia a la frustración, la autoconfianza, la resiliencia, la diversión, la gestión de los pensamientos y el manejo de las emociones. Desgranamos estos elementos en artículos posteriores. Cabe decir que, aunque existen variables innatas que facilitan la existencia y el desarrollo de estos ingredientes, también pueden ser reforzados y/o entrenados específicamente guiados por un psicólogo deportivo.

De la misma forma que se entrenan otros aspectos, la mente también posee un margen de trabajo. Algunos deportistas de élite han manifestado públicamente haberse ayudado de un psicólogo para mejorar alguna variable psicológica o para salir de una mala racha. Existen numerosas situaciones en las que la PD puede contribuir de forma positiva y constructiva.

No penséis, como decíamos, únicamente en alto rendimiento. Veamos algunos ejemplos reales de situaciones que han llegado a nuestra consulta y que han sido foco de abordaje en algunos de nuestros artículos. Creemos que pueden seros de ayuda para esclarecer las diferentes temáticas que uno puede abordar con la PD. Sería el caso de:

  • Deportistas que se enfrascan en un objetivo exigente y se plantean prepararse mentalmente conscientes de la dificultad que implica realizarlo.
  • Deportistas que han dejado de disfrutar con su práctica deportiva por diferentes causas. Entre ellas podemos encontrar: una excesiva focalización en el resultado y en el rendimiento dejando de lado aquello que motivó el inicio de la actividad; el haberse quemado (síndrome de burnout); el no establecerse objetivos suficientemente realistas; el haberse excedido con creces con la preparación (sobreentrenamiento); o el regirse más por motivaciones extrínsecas (externas) que intrínsecas (internas).
  • Deportistas que han sufrido algún tipo de accidente, ya sea por causas ajenas o no, y que han podido experimentar con él algún tipo de trauma o malestar psicológico. En algunos de estos casos con alto riesgo de abandono repentino de la práctica deportiva.
  • Deportistas que presentan pensamientos negativos recurrentes y/o miedo en situaciones determinadas (como por ejemplo, en los descensos) que debilitan su autoconfianza y aumentan el sufrimiento psicológico.
  • Deportistas que han sufrido algún tipo de lesión con afectación emocional (desmotivación, desconfianza, miedo, ansiedad, etc.) y/o que se plantean realizar una recuperación activa que implica también el nivel psicológico.
  • Jóvenes deportistas (a veces no tan jóvenes) que presentan elevados niveles de activación (ansiedad, duda, anticipación negativa, etc.) antes de empezar una competición y/o prueba deportiva.

Estos son solo algunos casos reales en los que vemos reflejada la necesidad de trabajo con un profesional de la psicología deportiva. La finalidad de dicha labor será: en primera instancia la de conocer con profundidad la casuística concreta que provoca tales circunstancias; en segunda instancia, la de analizar la capacidad de afrontamiento y las estrategias actuales del deportista; y en última, la de reforzar las habilidades psicológicas pertinentes frente a las dificultades que presente de forma personalizada.

A tenor de este proceso, os facilitamos el siguiente listado para acabar de esclarecer qué habilidades o recursos psicológicos se pueden trabajar con un psicólogo deportivo. Veamos a continuación de qué aspectos hablamos:

  • El establecimiento de objetivos
  • La mejora de la planificación del entrenamiento y/o la competición
  • El fortalecimiento de la autoconfianza
  • La motivación
  • La anticipación de dificultades con soluciones preestablecidas
  • La mejor gestión de la ansiedad y el estrés precompetitivo y/o competitivo
  • El nivel de activación óptimo
  • Las técnicas de respiración y relajación
  • La atención y la concentración
  • La mejora de la comunicación (equipos)
  • El autodiálogo positivo, la detección y la sustitución del pensamiento negativo
  • Las rutinas precompetitivas y competitivas

En ocasiones, bastan algunas pocas sesiones para ello. Aunque cabe hacer inciso en que el nivel de compromiso y de trabajo conjunto entre profesional y deportista debe ser el adecuado para su funcionamiento eficaz (como en cualquier otra área de la preparación deportiva). Al igual que se entrena el cuerpo, se escoge una buena bici o se trabaja la técnica, no debemos olvidar nuestra cabeza. Y esta muchas veces, como ya sabéis, es la que determina, en igualdad de condiciones, quién va delante. Cuando el cuerpo se rinde, la mente puede llevarte más allá y, en peores condiciones, esta puede limitar tu resistencia física. En próximos artículos seguiremos abordando temáticas que os puedan ser de utilidad para vuestra preparación.

Entrena tu mente… & ¡Be Positive!

Comentarios

Opinión Experta

Mertixell
Bellatriu

Meritxell Bellatriu
Compra on-line nuestra revista
Te la enviamos a casa
¿Te molan nuestros posts?
Apúntate a nuestra newsletter.