Psicología

Autoestima, ¿eres lo que ves?

Opinión Experta

María
Campos

María Campos
Eres lo que piensas. Ese es tu reflejo en el espejo. Cuando hablas de ti siempre te enfocas en tu profesión, en tu familia, en tus gustos, pero, ¿quién eres tú realmente?

¿Qué te mueve por dentro? ¿Cuáles son tus laberintos, tus miedos? ¿Qué te emociona? ¿Qué te hubiese gustado que te dijeran de niño y no te dijeron? ¿Cuál es ese sueño que tienes guardado en un rincón de tu cabeza que alguna vez miras mientras sigue cogiendo polvo? ¿Eres amigo tuyo? ¿Te sientes en paz contigo mismo o sientes culpa?…

La autoestima es todo esto y más.
Es la base de nuestro ser. De cómo nos sentimos con nosotros mismos y la forma que nos expresamos en el mundo.

Cuando no somos nuestro mejor amigo, no nos escuchamos o caminamos en dirección opuesta a nuestros deseos reales, nos encontramos en una lucha interna continua que se refleja fuera de nosotros.

En un primer plano aparece en el físico. Te ves con un aspecto más cansado, más envejecido, con menos energía y con piel opaca. Además, tu forma de caminar es un poco encorvada, como si el día te pesara y más allá de eso, la misma vida.

En un segundo plano, lo ves reflejado en tu vida, sí, la forma de vida que has materializado. El trabajo que realizas, tu pareja, la relación con tus hijos, los amigos, las personas que se te acercan,… todo es resultado de tu autoestima.
Es una frecuencia de energía.

En esa baja energía sientes inseguridad, no solo para contigo mismo, sino también para con el mundo que te rodea. Al hacerlo, sin darte cuenta, estás limitando tu vida. Esas restricciones poco a poco se van haciendo cada vez más fuertes y se convierten en algo familiar para tu mente.

La autoestima en el ciclismo.

Mantenerse a salvo

Hay algo imprescindible que debes tener presente: para tu mente subconsciente lo más importante no es que seas feliz, es mantenerte a salvo.

Al identificar las limitaciones como algo beneficioso para tu seguridad, además de mantenerte dentro de tu zona conocida o “de confort”, cada vez se van sumando más limitaciones.

Si no te sientes satisfecho con la vida que tienes, empieza por cambiar tus pensamientos. ¡El único riesgo en la vida es no correr el riesgo!

Sin darte cuenta, estás evitando experiencias para que no te ocurra nada malo, pero al hacer esto, a la vez estás evitando que te pasen cosas buenas.

Estás dejando de vivir. Entendiendo la vida por algo más allá de respirar.
Esa seguridad que buscas no existe.
La seguridad es una utopía. Una gran ilusión. Nada más.
Lo único seguro es que vas a morir. Sí.

Es importante tener esto presente, porque piensas que a ti no te pasará o sí, aunque tienes claro que llegará el momento. Pero dentro de mucho tiempo.

Con lo que sientes que puedes seguir viviendo así, y quizás hacer esas cosas que te gustaría o cambiar esas “cosas” de ti que tanto te molestan más adelante. Pero nunca sabes realmente cuánto de “más adelante” tienes.

Sientes satisfacción con tu vida cuando tus propósitos están alineados con tu corazón. Esto es así cuando sientes que tu vida fluye con facilidad y ves cómo en el área que enfocas tu energía mejora rápidamente.

Sentirnos satisfechos con la vida que tenemos repercute de forma directa en nuestra autoestima, pero también se da en la dirección opuesta. Cuando no tenemos una autoestima fuerte, no creamos la vida que queremos, porque lo que hacemos es crear la vida que pensamos. 

Al cambiar nuestros hábitos de pensamiento, cambiamos nuestros sentimientos cambiando automáticamente nuestro hábito de acción.

Si no te sientes satisfecho con la vida que tienes, empieza por cambiar tus PENSAMIENTOS.
Recuerda, ¡el único riesgo en la vida es no correr el riesgo!

La vida se vive desde lo desconocido: disfrutando del camino, experimentando nuevos retos, ilusiones, compromisos,… Al hacer esto te moverás a una nueva frecuencia y energía completamente diferente.

Mírate en el espejo cada mañana y elígete. Tú eres tu mejor compañero de viaje.

Ahora dime, ¿adónde quieres llegar?

Comentarios

Opinión Experta

María
Campos

María Campos
Compra on-line nuestra revista
Te la enviamos a casa

Síguenos en las Redes

¿Te molan nuestros posts?
Apúntate a nuestra newsletter.