SRAM HS2, el disco de freno del año

Contenido

Los SRAM HS2 llegan al mercado para convertirse en el mejor disco del año y, probablemente, de la historia. Son unos discos de freno más silenciosos y potentes. Pero, sobre todo, se calientan menos para conseguir una frenada perfecta durante mucho más tiempo. Los hemos probado a fondo.

Ciertamente los discos de freno no son el tipo de componentes que más mejoras recibe. Cada año llegan nuevas bicis, cubiertas, suspensiones… pero los discos de frenos suelen quedarse en un segundo plano. Parece que nadie se fija en ellos, pero son vitales para el buen funcionamiento de nuestra bici.

Consciente de su importancia, la firma de Chicago acaba de lanzar un nuevo modelo. El SRAM HS2 no pertenece a una gama concreta ni aparece “de rebote” con el lanzamiento de un nuevo freno. Se trata de un producto que llega para mejorar la frenada de cualquier bici, independientemente de su categoría.

La esencia de los discos SRAM HS2

Los SRAM HS2 cuentan con un nuevo diseño que se aleja completamente de los “antiguos” Centerline de SRAM. Tienen un diseño más geométrico, con mayor superficie de frenada y orificios alargados que se sitúan oblicuamente a lo largo de toda la superficie de frenada.

Más allá de este cambio “estético”, lo más sorprendente está en las 12 aletas que conectan la superficie de frenada con el centro del disco, allí donde se sitúan los tornillos. Los SRAM HS2 cuentan con 6 aletas en color metal mientras que las otras 6 son de color negro, rematadas con una “pintura especial”. Estéticamente le da un toque precioso, pero su utilización no tiene nada que ver con la estética. Esta pintura es una fórmula secreta de SRAM con la que consiguen bajar la temperatura del disco, algo especialmente importante en bajadas largas. Al habla con los ingenieros de SRAM no pudimos sacarles más información sobre su composición ya que, como bien dicen, es una receta secreta. 

Los SRAM HS2 son de acero y cuentan con 12 aletas, 6 de color metálico y 6 de color negro
Los SRAM HS2 son de acero y cuentan con 12 aletas, 6 de color metálico y 6 de color negro

Los SRAM HS2 cuentan con otra característica que los diferencia del modelo anterior. Son más anchos, concretamente de 2 mm, lo que favorece que la maneta tenga un tacto más nítido. También contribuyen a que el disco flexe menos al tocar la pastilla y tenga una mejor disipación del calor.

Para hacernos una idea, el modelo Centerline anterior contaba con 1,85 mm de anchura, por lo que el nuevo HS2 es 0,15 mm más ancho. Lo que no ha cambiado es el material con el que se fabrican. Se siguen fabricando en el mismo acero que el modelo Centerline. Esta diferencia de anchura genera grandes ventajas y solo aumenta ligeramente el peso del disco.

Se puede pensar que, ya puestos, podrían haber hecho el disco aun más ancho. Esto es algo que se valoró, pero se descartó. Pasar a discos todavía más anchos hubiera dificultado el proceso de ajuste de los frenos y aumentado aun más el peso, con la única ventaja de mejorar muy poco la disipación de calor. Con 2 mm de anchura se ha conseguido el mejor compromiso, logrando que los SRAM HS2 disipen hasta 40 grados más de calor que los Centerline.

Disco SRAM HS2 de 220 mm en versión para 6 tornillos
Disco SRAM HS2 de 220 mm en versión para 6 tornillos

Estos datos se extraen directamente de la vida real, concretamente del “Garda Test”, una prueba que realizan en Riva del Garda (Italia), en una de sus bajadas más extremas. Si has rodado por la zona nos entenderás perfectamente, ya que este enclave es uno de los sitios favoritos de muchas marcas para comprobar la resistencia de algunos de sus productos. En un descenso de 11 minutos se baja con el freno apretado, pero sin clavarlo, en su totalidad. Es aquí donde se tomaron las mediciones con ambos discos y se pudo comprobar la gran ventaja que suponen los HS2 en cuanto a disipación del calor.

Paralelamente a la disipación del calor, los HS2 también ofrecen mayor potencia de frenado. Se calcula que son un 7% más potentes que los anteriores Centerline, aunque es algo que sobre todo notaremos en las bajadas más exigentes. Son compatibles con cualquier tipo de pastilla de SRAM (sinterizada y orgánica) y podemos utilizarlos en cualquier modelo de freno. Sin embargo, será en las disciplinas Gravity donde les sacaremos mayor partido.

A toda pastilla

Para el test de los discos SRAM HS2 nos hemos desplazado a varios sitios, buscando siempre bajadas largas y exigentes. Nuestros descensos habituales no suponen ningún reto para los HS2, por lo que tuvimos que desplazarnos hasta el Pirineo para ponerlos a prueba. Concretamente visitamos el centro BTT Puro Pirineo y Zona Zero (Huesca), además de otras bajadas menos exigentes por el Pirineo catalán.

Lo primero que hicimos al recibir nuestros discos fue montarlos en nuestra bici de test. Con los discos también recibimos unos flamantes frenos SRAM Code RSC, con una tornillería Rainbow realmente espectacular. Por el tipo de uso al que van destinados los HS2, no podíamos contar con un mejor compañero de fatigas que los Code RSC. Se trata de un modelo de puro Descenso, con 4 pistones enormes que mueven unas pastillas generosas. Lógicamente su potencia es inmensa, por lo que se antojaban ideales para atacar los descensos más difíciles y largos que pudiéramos encontrar.

Probamos los discos SRAM HS2 con unos potentes frenos SRAM Code RSC
Probamos los discos SRAM HS2 con unos potentes frenos SRAM Code RSC

Las primeras bajadas con los SRAM HS2 las hicimos por nuestros senderos habituales. En medida 200 mm, los HS2 se mostraron rápidamente muy potentes. Necesitamos poco más de media salida para empezar a encontrarles el punto a estos discos, ya que eran más grandes de los que utilizamos habitualmente (185 mm). Con un par de bajadas ya teníamos mordiente en los discos y las pastillas de los frenos Code RSC empezaban a coger confianza.

Los SRAM HS2 son más anchos. Miden 2 mm
Los SRAM HS2 son más anchos. Miden 2 mm

Tras unos días calentando pastillas por bajadas sencillas, decidimos pasar al primer gran test. Se trataba de una bajada larga que hemos hecho varias veces. Está en el Pirineo catalán y tiene una duración de aproximadamente 35 minutos. Destaca porque desciende unos 1000 m de golpe, con un primer tramo largo y rápido, seguido de una zona media más técnica y lenta. La parte final es la más complicada y se unen tramos de mucho desnivel con apuradas de frenada en curva. La última vez que bajamos por aquí lo hicimos con unos discos Centerline de 185 mm y el cambio fue evidente.

Con los HS2 notamos como el freno se mantenía durante toda la bajada, seguíamos teniendo tacto en la maneta y la frenada era consistente, hasta el punto de poder clavar la rueda donde queríamos con solo un dedo. Lógicamente, el cambio a discos de 200 mm ayudó mucho, pero aun así notamos mucho la solidez durante toda la bajada.

Exigencia máxima

El primer test había sido bueno, pero en los días sucesivos íbamos a ser más exigentes. Durante el mes de agosto pudimos disfrutar de Huesca y sus dos centros BTT más importantes, Zona Zero y Puro Pirineo. Aquí encontramos bajadas realmente importantes, de las que fatigan tremendamente a cuerpo y máquina. Seguramente te sonarán nombres como Maxi Avalanche, Gallinero, Rincón del Cielo o Sierra Negra. Es en este entorno donde le buscamos los colores a los SRAM HS2 y no pudimos encontrárselos. Este tipo de bajadas son realmente físicas, largas y con tramos complicados que obligan a ir al límite para no fallar. Aquí los HS2 mostraron su mejor cara y nos permitieron bajar a fondo sin miramientos.

La "aclimatación" a estos discos SRAM HS2 fue rápida y fácil
La «aclimatación» a estos discos SRAM HS2 fue rápida y fácil

Lógicamente cuando llevábamos bastantes metros bajados, frenando continuamente, notábamos como el freno sufría, pero nunca dejaba de funcionar y la maneta no se venía completamente abajo. En bajadas como Gallinero o Superendurera, que son verdaderamente exigentes, notamos como era nuestro cuerpo el que decía “basta”. No fuimos capaces de llegar al límite de estos frenos/discos por mucho que bajamos con ellos. Tampoco las pastillas (metálicas) daban muestras de fatiga.

En cuatro días de remontes (con 18 bajadas acumuladas), los frenos seguían funcionando como el primer día y solo los discos mostraban el abuso al que habían sido sometidos. Tenían marcas del uso, como es lógico, pero seguían sin mostrar muescas o síntomas de fatiga. A la vuelta del paraíso comprobamos con un pie de rey su desgaste y vimos que no se habían desgastado apenas. Siguen estando en 2 mm de grosor, por lo que nos queda disco para rato (hasta los 1,7 mm, según el fabricante).

Vídeo SRAM HS2

Conclusión

Bonitos, sólidos y fiables, tremendamente fiables, los SRAM HS2 llegan para convertirse en los favoritos de los endureros, descenders y e-Bikers. Si te fijaste en la prueba de la Copa del Mundo de Descenso de Maribor, donde Loris Vergier pulverizó el crono en una bajada perfecta con la Trek Session 2022, seguramente viste estos discos en acción. Pocos productos pueden presumir de llegar al mercado con victorias en lo más alto. Este es el caso de los SRAM HS2.

Disponibles en versiones 6 tornillos y Centerlock, los SRAM HS2 estarán disponibles en medidas 160 mm, 180 mm, 200 mm y 220 mm. Su precio oscilará entre los 55 euros del modelo 160 mm y los 70 euros del modelo 220 mm y no existirán versiones con la araña flotante.

Comentarios

Contenido

Compra on-line nuestra revista
Te la enviamos a casa
¿Te molan nuestros posts?
Apúntate a nuestra newsletter.