Sigma ROX 11.1 EVO, pequeño pero matón

Recientemente Sigma ha remodelado la familia ROX y ha incorporado tres nuevos modelos. De ellos nosotros sometemos a test al tope de gama, el Sigma ROX 11.1 EVO

Contenido

El Sigma Rox 11.1 EVO es pequeño y ligero (55 gr), pero no debemos dejarnos llevar por sus dimensiones. Cuenta con hasta 150 funciones, por lo que estamos ante un potente GPS de gama alta. Estéticamente es el más diferente de la familia ROX y curiosamente su tamaño es inferior al de los modelos inferiores.

El Rox 11.1 EVO cuenta con 5 botones colocados en los laterales y su pantalla no es táctil, algo que agradecemos al manejarlo con guantes. Los 4 botones laterales son de tamaño generoso, mientras que tiene un quinto botón en la parte superior derecha que es mucho más pequeño y que utilizamos en menos ocasiones (encender, ir al menú, etc).

Pantalla de 1.77″

Sigma ROX 11.1 EVO

Para ver los datos, cuenta con una pantalla transflectiva de 1.77” y una resolución de 128×160, por lo que su lectura es excelente. La pantalla se ajusta automáticamente a las condiciones de luz ambiente gracias a un sensor integrado, aunque si preferimos un tipo de luz concreta podemos elegir manualmente la intensidad de la misma. Como dato curioso, todos los campos de datos se pueden personalizar en uno de los ocho colores que ofrece, algo que no habíamos visto hasta la fecha. En cuanto a estanqueidad al agua y al polvo, cumple con el estándar IP67.

Opciones de personalización

A nivel de personalización, más allá de los colores que hemos comentado, el ROX 11.1 EVO tiene hasta 20 perfiles deportivos para escoger y todos ellos son personalizables gracias a la app SIGMA RIDE. En cuanto a entrenamiento, también es muy completo, ya que dispone de 36 rutinas de entrenamiento instaladas que podremos ver en hasta 8 plantillas diferentes.

Sigma ROX 11.1 EVO

Conectividad

En términos de conectividad, cuenta con ANT+ y BLE, por lo que el emparejamiento con sensores de terceros no presenta ningún problema. Como ya vimos en el ROX 4.0, la facilidad y rapidez de conexión del ROX 11.1 EVO es una de sus virtudes y en este caso también es posible la conexión con la mayoría de bicicletas eléctricas del mercado. Para su posicionamiento cuenta con sensores GPS, GLONASS y GALILEO, y para que las mediciones sean acertadas incorpora acelerómetro y barómetro. Como no podía ser de otra forma, también tiene la opción de ver notificaciones inteligentes y llamadas en pantalla, e incluye una función que avisa a nuestros familiares en caso de caída. Esta es especialmente interesante, ya que podremos incluso añadir algunos datos personales en la app para que, en caso de que nos tengan que recoger inconscientes, sepan nuestro nombre, grupo sanguíneo o la medicación que tomamos.

En marcha con el Sigma ROX 11.1 EVO

El Sigma ROX 11.1 EVO es uno de los ciclocomputadores GPS más completos que hemos probado. Además de la rapidez para situarse en el mapa y para conectarse con sensores o el Smartphone, tiene la ventaja de que es altamente configurable. Al principio nos costó un poco asimilar todo lo que ofrecía, pero tras unas semanas de uso le cogimos el truco. Aun así, todavía vamos descubriendo nuevos datos o maneras de configurarlo, por lo que tenemos un ciclocomputador en constante adaptación a nuestros gustos.

Sigma ROX 11.1 EVO

La colocación del ROX 11.1 EVO en la bicicleta también es muy sencilla, gracias a su reducido tamaño. El soporte que viene de serie con el set SENSOR es avanzado, colocando el GPS por delante del manillar. El soporte es ligeramente más corto que los de la competencia, por lo que lo coloca más cerca del manillar y no nos resta tanta visibilidad en marcha. Asimismo, permite graduarlo lateralmente, por si tenemos un manillar con alguna forma específica.

A la hora de cambiar pantallas, los botones laterales son efectivos y fáciles de encontrar. Su disposición es más acertada que en el ROX 4.0, ya que este tiene un botón en la parte inferior que alguna vez hemos apretado sin querer en marcha, pausando la ruta. El mini botón de encendido es más difícil de encontrar, pero lo usamos solo para encender el GPS y puntualmente para acceder al menú principal, algo que solemos hacer cuando estamos parados. Lo único que le podemos achacar a estos botones es que son bastante suaves y a veces no notamos un clic claro de haberlos apretado correctamente. Esto lo solucionamos activando el sonido al apretar los botones, pero es algo que en el ROX 4.0 no era necesario. En lo que sí ha mejorado el ROX 11.1 EVO es en que ha incluido un agujerito para pasarle una cuerdecita de seguridad. Puede parecer una tontería, pero podremos atar el GPS al manillar y evitar que se nos pierda en caso de caída.

A nivel de lectura de los datos, el ROX 11.1 EVO es genial. Todo aparece claro y en colores vivos. La particularidad de poder configurar cada dato en un color es toda una novedad y, más allá de hacerlo muy llamativo, nos permite remarcar datos importantes para verlos cuando vamos muy cansados. Las pantallas se pasan con los botones inferiores y la velocidad entre ellas es correcta, por lo que tenemos todo lo necesario para pedalear informados. La calidad de los gráficos también es buena, aunque no llega al nivel de otros modelos de la competencia que le superan en precio. En este sentido, el ROX 11.1 EVO nos permite seguir tracks, pero no cuenta con mapas integrados.

De esta manera lo que nos hace el ROX es guiarnos, pero no nos marca una línea de track encima de un mapa como lo hace el Sigma ROX 12.0 Sport que también probamos y que es la mejor manera de navegar. Creemos que la función es útil, pero está más orientada a la carretera, donde los avisos de giro son efectivos y nos permite guiarnos con mayor claridad.

El hecho de emparejarse con komoot es un extra a tener en cuenta, ya que podemos cargar una ruta de esta app, guardar el teléfono en el maillot y el ROX 11.1 EVO nos guiará con indicaciones de giro en pantalla. Si lo compras pensando en navegar, no es la mejor opción, pero si quieres que puntualmente te lleve a algún sitio, el ROX 11.1 EVO cumple perfectamente.

Ficha Técnica

Dimensiones
46,8 x 66,1 x 20,8 mm
Colores
Negro y blanco
Pantalla
De 1,77” a color

Peso:

55 gramos

Precio:

169,95 euros / 199,95 euros con set HR / 249,95 euros con set SENSOR

Más información:

Conclusión

Ligero, pequeño y altamente personalizable, el Sigma ROX 11.1 EVO tiene todas las funciones necesarias para el día a día. Sus funciones específicas de entrenamiento, así como el emparejamiento con sensores de todo tipo, harán que nuestros entrenamientos queden perfectamente registrados, algo que posteriormente podremos analizar en la app SIGMA RIDE o en nuestro ordenador con el programa SIGMA DATA CENTER. Su emparejamiento con bicicletas eléctricas también lo hace muy apetecible para usuarios que no cuenten con un buen display en sus e-bikes, y su batería de larga duración nos permitirá salir durante días sin tener que recargar (hasta 18 horas de uso).

Valoración

Nos gusta
· Infinidad de datos y perfiles a escoger.
· Conectividad rápida y efectiva.
· Entrenamientos integrados.
A mejorar
· El tacto de los botones podría ser más nítido.
· La navegación no es su fuerte.

Sigma ROX 11.1 EVO – disponibilidad y precio

Disponible en dos colores (negro y blanco) y en tres opciones, el Sigma ROX 11.1 EVO llega al mercado a un precio que arranca en 169,95 euros.

Comentarios

Contenido

Compra on-line nuestra revista
Te la enviamos a casa
¿Te molan nuestros posts?
Apúntate a nuestra newsletter.