Shimano Dura-Ace R9200 ¡Banzai!

Shimano remodela por completo su grupo estrella –también hace lo propio con el Ultegra–, que se suma a las 12 velocidades, se convierte en el más rápido de su historia y sí, también está disponible en versión para frenos de llanta.

Contenido

Algo más de cinco años después de su último lanzamiento, el gigante nipón arremete con su producto estrella. El Dura-Ace R9200 supone el pináculo en cuanto a tecnología del fabricante, un grupo de competición para carretera especialmente centrado en aportar rendimiento, fiabilidad y rapidez.

La primera novedad de este Dura-Ace R9200 es que finalmente abraza las 12 velocidades, con lo que se “iguala” a sus competidores de SRAM y Campagnolo. Además, desaparece la versión mecánica, ya que este grupo solo estará disponible en versión electrónica Di2. Y en cuanto a los cables, también hay una primicia, pues este Shimano es semi-inalámbrico. Esto significa que prescinde de cables entre las manetas y los desviadores. Sin embargo, los desviadores todavía van unidos a la batería con un cable. De ahí que sea semi-inalámbrica y no totalmente inalámbrica como el AXS de SRAM. Con respecto a la batería, Shimano anuncia una autonomía estimada de 1000 horas de uso. Por su parte, la pila de los botones de la palanca de cambio es una CR1632, la conocida pila de botón, que suele durar un máximo de dos años.

Todo este dechado tecnológico se traduce en una mayor rapidez en los cambios. Shimano lo ha cuantificado y asegura que el Dura-Ace R9200 es un 45% más rápido en el desviador y un 58% más rápido en el cambio trasero, lo que lo convierte en el más rápido de la historia de la marca. Si esto lo traducimos a datos empíricos, supone que es casi una décima más rápido.

Centrándonos en el cambio en sí, el desviador delantero es 8 gramos más ligero (96 g) y aerodinámico, ya que su área frontal se ha reducido en un 33%. Permite una amplia capacidad de rango de cambio, ya que admite platos grandes de 50 a 55 dientes (aunque los profesionales llegan a montar el de 58 en las cronos). Por su parte, el cambio trasero Shadow RD se postula como el núcleo de la transmisión, ya que de ahí se carga el sistema, garantiza conexión a las palancas de cambio STI a través del circuito integrado patentado de Shimano, la conexión ANT + a otros dispositivos de terceros y sustituye el botón Junction-A que se montaba en el manillar o en el cuadro de la bici. Este cambio, que llega con una sola longitud de pata de cambio, también cuenta con un botón para comprobar la carga, conectarlo con el móvil y emparejarlo.

El Shimano Dura-Ace 9200 tiene un peso de 2506 gramos, 21 gramos más que la anterior versión de 11 velocidades, y es 10 gramos más ligero que el Campagnolo Super Record EPS.

Para aprovechar al máximo las prestaciones del grupo, Shimano ha lanzado la cuarta versión de su app E-Tube Project, que también es compatible con el nuevo Ultegra R8100. Entre muchas opciones, esta aplicación gratuita permite configurar distintos ajustes (cambio sincronizado o semi-sincronizado, cambio múltiple, o la velocidad de cambio). Disponible para Android e iOS, también es necesaria para actualizar el firmware.

ERGONOMÍA OPTIMIZADA

Además de una mayor rapidez en los cambios, Shimano también ha hecho especial hincapié en la ergonomía de las manetas. En la versión para frenos de disco, las manetas tienen una punta más elevada y una ligera curvatura hacia dentro. Igualmente ofrecen una mayor superficie de agarre, lo que brinda un mayor control en marcha y permite acomodar tres dedos detrás de la palanca de freno al rodar con los dedos índice y pulgar en las puntas de las manetas.

Otro detalle remarcable es que los botones de los cambios son más grandes y están más separados, lo que facilita su accionamiento, sobre todo con guantes de invierno o en condiciones de lluvia. Lógicamente, puesto que las manetas funcionan de forma inalámbrica, el manillar queda mucho más limpio, sin cables ni conectores a la vista. Por último, la ajustabilidad también se ha tenido en cuenta y el alcance de la leva al manillar se puede ajustar fácilmente con una allen del 2.

BIELAS Y CASSETTE

Shimano se mantiene fiel al aluminio en las bielas. A diferencia de Campagnolo, que opta por la fibra de carbono, la centenaria marca japonesa aplica su tecnología Hollowtech II, que integra el eje en la biela derecha. Shimano ofrece la opción de una versión con potenciómetro integrado Bluetooth y ANT+ y otra sin potenciómetro. Este potenciómetro, de medición en ambos pedales, destaca por su acentuada precisión (+-1,5%) y tiene una autonomía de 300 horas de pedaleo. La marca ofrece tres versiones distintas de bielas: 54/40, 52/36 y 50/34. En cuanto a longitudes, el Dura-Ace R9200 llega en siete opciones para abarcar al máximo número de ciclistas posible: 160, 165, 170, 172,5, 175 y 177,5 mm.

En cuanto al cassette Hyperglide+ de 12 velocidades, llega en dos versiones: 11-30 (223 g) y el nuevo 11-34 (253 g), cuyo mayor rango está pensado para afrontar las ascensiones más duras. Así pues, la corona más pequeña mantiene 11 dientes (10 en el caso de SRAM), lo que asegura su compatibilidad con núcleos Shimano de 11 velocidades y evita tener que cambiar de ruedas.

La combinación del 11-30 logra una mayor fluidez gracias a la inclusión de una corona de 16 dientes, que permite subir 7 marchas con un incremento de un solo diente: 11-12-13-14-15-16-17-19-21-24-27-30.

En el 11-34 la combinación es: 11-12-13-14-15-17-19-21-24-27-30-34.

En cuanto a material, las coronas más pequeñas son de acero y las más grandes, de titanio. A fin de mejorar la disponibilidad –sobre todo en una época como la actual en la que la falta de suministros es el pan de cada día–, Shimano anuncia que la cadena es la misma que la usada en el grupo XTR de MTB de 12 velocidades.

FRENOS

En su versión de freno de disco (también se ofrece con freno de llanta), el Dura-Ace R9200 hereda la tecnología Servo Wave introducida originalmente en el MTB. Gracias a ella, se reduce el recorrido de las palancas hasta el punto de contacto con la pastilla, lo que ofrece un tacto más inmediato y permite una mejor modulación de los frenos.

A esa mayor confianza en situaciones delicadas se le añade que los nuevos discos –los mismos que los XTR de MTB– se deforman menos. Estos discos se sirven de la construcción Ice Technolgies Freeza, con una pintura que se encarga de disipar el calor eficientemente. Asimismo, el fabricante ha aumentado en un 10% el espacio entre las pastillas, por lo que se eliminan los molestos roces y se consigue un funcionamiento más silencioso.

En cuanto a la estructura, el Dura-Ace es de una sola pieza (de dos piezas en el caso del Ultegra), lo que asegura una mayor rigidez y un peso ligero. Por último, la firma ha tenido en cuenta las tareas de mantenimiento, ya que hora será posible purgar el freno sin necesidad de retirar la pinza del cuadro, pues se ha separado el orificio de purga del tornillo que regula el sangrado.

Comentarios

Contenido

Compra on-line nuestra revista
Te la enviamos a casa
¿Te molan nuestros posts?
Apúntate a nuestra newsletter.