Schwalbe Big Betty 29×2,40” Super Gravity E-50 ADDIX Soft

Contenido

Las Schwalbe Big Betty se han rediseñado por completo y llegan con la clara intención de convertirse en la mejor cubierta trasera para modalidades Gravity.

Las cubiertas específicas para cada rueda son cada vez más habituales y nos hablan de la especialización que está viviendo el sector actualmente. En la montaña coexisten muchos modelos de bicicleta, disciplinas y usos diferentes, por lo que tener cubiertas específicas para cada uso y rueda comienza a ser algo habitual.

Schwalbe, probablemente el fabricante de neumáticos con el catálogo más variado, no podía ser una excepción y es por ello que ha decidido rediseñar completamente uno de sus modelos con más solera. Las Big Betty se renuevan para enfocar su rendimiento a la rueda trasera de bicicletas de Enduro, DH e incluso e-MTB.

Diseño de las Schwalbe Big Betty

En el diseño de las nuevas Big Betty, más allá del típico nombre divertido de Schwalbe, encontramos un taqueado donde prima la tracción y la frenada.

La parte central es muy agresiva y está formada por tres grupos de tacos con un diseño 2-2-1. Estos tacos tienen una buena separación entre ellos para favorecer que se claven en el suelo cuando el terreno esté mullido, evacuando también el barro cuando nos encontremos con él.

El taqueado central de los Schwalbe Big Betty es muy agresivo
El taqueado central de los Schwalbe Big Betty es muy agresivo

Esta línea central, a pesar de su agresividad, forma un conjunto bastante homogéneo a la hora de rodar y, lo que es más importante, tiene una transición suave con los tacos laterales. Estos tacos también cuentan con una línea muy agresiva y nos recuerdan ligeramente a los del Schwalbe Magic Mary, por lo que la seguridad en curva está garantizada.

En nuestra prueba hemos rodado con la versión Super Gravity E50 ADDIX Soft de la línea EVO. Pero hay más versiones. En cuanto a carcasa, tenemos una versión más reforzada llamada Super Downhill y otra más ligera llamada Super Trail. La Super Gravity es la opción intermedia. A nivel de compuestos, hay dos versiones, la ADDIX Soft que hemos probado y una más blanda llamada ADDIX Ultra Soft (solo disponible en carcasa Super Downhill).

Medidas disponibles

En cuanto a medidas, las Schwalbe Big Betty están disponibles en 27,5 y 29 pulgadas, con dos anchuras diferentes en 29” (2,4” y 2,6”) y tres en 27,5” (2,4”, 2,6” y 2,8”).

Lo que sí es común en todas ellas es que tienen la certificación E50, que las hace aptas para uso en todo tipo de E-Bikes. Para los que busquen una estética clásica, las Schwalbe Big Betty también están disponibles con carcasa de color marrón (Classic-Skin).

¿Solo para detrás?

Cuando recibimos las Big Betty, y antes de mirar ninguna de sus características, ya pudimos intuir que se trataba de una cubierta potente. Su peso (1325 gr) no las coloca como una opción superligera. No obstante, están en la onda del resto de neumáticos de uso extremo altamente reforzados que hemos probamos recientemente.

Con ellos no tendremos problemas a la hora de afrontar descensos con piedras y difícilmente necesitaremos montar protectores tipo mousse en el interior de la cubierta. Como es habitual en Schwalbe, la resistencia es una de sus señas de identidad. 

Las Schwalbe Big Betty, más que una cubierta para uso en la rueda trasera
Las Schwalbe Big Betty, más que una cubierta para uso en la rueda trasera

El montaje, también como de costumbre, es sencillo. Simplemente mojamos los labios de la cubierta con el Easy Fit de Schwalbe, un líquido que nos ayuda a talonar los neumáticos en la llanta, llenamos de líquido sellante el interior de la misma y la inflamos con una bomba de pie. Las carcasas resistentes no necesitan de un compresor, un detalle que celebramos.

El problema del montaje no lo tuvimos, pues, a la hora de colocar la cubierta en la rueda, sino en saber en qué rueda colocarlo. Al tratarse de un neumático diseñado para la rueda trasera, lo lógico fue montarlo en esa rueda en un primer momento. Sin embargo, el diseño del taqueado nos sedujo lo suficiente como para probarla también en la rueda delantera.

No es raro ver neumáticos específicos para la rueda trasera que con el tiempo se convierten también en una excelente opción para la rueda delantera. Esto es algo que, después de probarla, creemos que también pasará con las Big Betty.

Sensaciones contundentes con las Big Betty

En la rueda trasera su robustez y tracción fueron las características que más notamos. Probamos estas cubiertas tanto en una bici de Enduro como en una e-MTB de 150 mm de recorrido. En ambos casos notamos que la cubierta cumplía perfectamente en todos los aspectos.

La frenada es uno de sus puntos fuertes, ya que clava literalmente sus tacos de goma blanda en el suelo y hace que paremos la bici en cualquier situación. Lógicamente, la contrapartida de esta frenada es que se enganchan al suelo más de lo normal, por lo que en bicis musculares notaremos que a la bici le cuesta más moverse cuesta arriba.

La goma blanda también hace que su durabilidad sea menor. Esto es algo que podemos solucionar optando por la versión BikePark con goma ADDIX más dura (solo disponible en la línea Performance, no en la Evolution). En cualquier caso, el diseño del taqueado hace que la cubierta no patine cuesta arriba y podamos subir con suficiente tracción por casi cualquier sitio, amén de una seguridad en apoyos fuertes en curva espectacular.

Como en la rueda trasera nos habían gustado mucho, decidimos probarlas en la rueda delantera. La sorpresa fue mayúscula. Las Big Betty se mostraron igual de seguras que en la parte trasera, brindando una gran confianza a la hora de frenar en cualquier situación.

Las Big Betty en su versión con goma ADDIX Soft
Las Big Betty en su versión con goma ADDIX Soft

Evidentemente la tracción no se nota tanto como en la parte trasera al no cargar tanto peso sobre ellas. Sin embargo, aquí notamos aun más su buen paso por curva y su buenísima retención vertical. La transición del centro a los laterales es muy predecible, por lo que son una excelente opción como cubierta agresiva para terrenos mullidos e incluso algo más duros.

Infladas a una presión de entre 0,9 y 1,2 bar, aguantaron perfectamente los apoyos fuertes en curva, sin notar flaneos ni destalonar en ningún momento. Así pues, el extra de peso que supone su carcasa está completamente justificado. Está claro que no serán las cubiertas ideales para el rider que busque un neumático polivalente para una Down Country o un modelo de Trail ligero. Pero si pasas esa barrera, las Big Betty valen cada gramo de lo que pesan.

Conclusión

En conjunto, la Schwalbe Big Betty son una perfecta combinación como cubierta única, en ambas ruedas, y para casi todo el año. No son unas cubiertas específicas para ningún terreno. Por ello, no sobresalen en ningún aspecto. Sin embargo, cumplen a un nivel muy alto en casi todos los escenarios. Eso sí, siempre que pensemos en un uso extremo y a altas velocidades.

En terreno mullido es donde mejor se encuentran. Pero también se comportan muy bien con barro, ya que lo evacuan fácilmente y nos permiten seguir rodando con tracción en la rueda trasera.

Robustas, agresivas y con un taqueado que nos permite disfrutarlas casi en cualquier terreno, las Schwalbe Big Betty llegan para convertirse en la cubierta todo uso perfecta para la rueda… Bueno, eso ya lo decides tú.

Ficha Técnica

Versiones
29” y 27,5”
Medidas
2,40” y 2,60” en 29”, y 2,40”, 2,60” y 2,80” en 27,5”
Compuesto
ADDIX Soft
Carcasa
Super Gravity

Peso:

1325 gr en versión 29×2,40”

Precio:

62,90 euros

Más información:

Valoración

Nos gusta
· Diseño polivalente
· Robustez y tracción
· Paso por curva predecible y seguro
A mejorar
· Peso elevado para uso Trail
· Goma ADDIX Soft solo en la gama EVO
Comentarios

Contenido

Compra on-line nuestra revista
Te la enviamos a casa
¿Te molan nuestros posts?
Apúntate a nuestra newsletter.