Remolque Weehoo iGo, ideal para minibikers

Compra on-line nuestra revista
Te la enviamos a casa

Contenido

PR_Glass_121008_9476Ya no hay excusa para no salir con nuestros hijos a la montaña. Y es que algunos no han adquirido la pericia suficiente como para poder acompañarnos con su propia bici, y otros son tan pequeños que, adosados a una silla anclada al cuadro, son un peso demasiado grande como para adentrarnos en terrenos empinados.

Por suerte, Weehoo comercializa el iGo, un remolque para bicicletas que facilita la participación activa de los niños en el pedaleo y se ancla en el tubo de nuestro sillín, lo que permite que viajen con nosotros y que ayuden a movernos a través de un pedaleo cómodo para ellos.

La importancia de que cuente con un sistema de pedaleo propio nos permite ir, nosotros como padres, más descansados sobre la bici y que juntos podamos disfrutar de trayectos más extensos y agradables, teniendo en cuenta, además, que es, a diferencia de otras soluciones, de una sola rueda, con lo que ocupa el mismo espacio que una bici y no perdemos, con ello, ni agilidad ni maniobrabilidad.

IMG_4506

Desde los dos a los nueve años

El Weehoo iGo es un remolque apto para transportar a niños de entre dos y nueve años gracias a que podemos fijar la silla a la altura del tubo horizontal idónea en función de la distancia necesaria para que las piernas del niño accionen los pedales, que por cierto vienen equipados con dos correas (una fija y la otra, con velcro) para que los pies no se le escapen y también para le ayuden como si de calapiés se tratara.

Así, la mayoría de los niños entre dos y nueve años pueden viajar sobre el Weehoo iGo sin ninguna clase de problemas y con su seguridad garantizada merced a sus firmes cinturones provistos de arneses de seguridad sobre el pecho y de extensión ajustable para adaptarse a la distancia con el cierre.

Seguridad garantizada

El asiento, por cierto, cuenta con varios espacios para guardar objetos, tanto en los laterales (con unas prácticas redes que funcionan a modo de botellero) como en la parte trasera, tras el respaldo. Y sobre la rueda, el Weehoo iGo cuenta con sendas alforjas muy prácticas no solo para el transporte de útiles, herramientas o alimentos, sino también para evitar que el niño estire las manos hacia atrás y pueda meterlas en el paso de rueda y lastimárselas. También la cadena y el plato van cubiertos por una estructura plástica que evita no solo que el niño se ensucie, sino que también, de igual forma que sucede con la rueda, evita que pueda dañarse los dedos de la mano.

Un montaje sencillísimo

IMG_4489Una vez que desembalamos la caja, encontramos en ella todo lo necesario para su montaje, y solo deberemos hacernos con un juego de llaves Allen y una llave inglesa.

En la dotación del producto encontramos el bastidor con la rueda y las alforjas protectoras; el tubo en forma de arco que conecta el remolque Weehoo iGo con la tija del sillín de la bici; el chasis del asiento; el propio asiento; dos barras para las manos del crío, un guardabarros y una bandera para aumentar nuestra visibilidad.

En algo menos de una hora, en función de nuestra pericia, podemos tener montado el remolque Weehoo iGo a través de las prácticas instrucciones que se adjuntan. Si en alguno de los puntos tenemos dudas, siempre podremos recurrir a la recopilación de siete vídeos que nos muestran, paso a paso, el proceso a seguir (disponibles en wehoo.es/video-instructivo).

Una vez montado el remolque, llega el momento de asociarlo a nuestra bici a través de la tija del sillín. En la dotación contamos con cinco casquillos de goma entre los que tenemos que elegir el correspondiente a la medida de nuestra tija (25.4, 26.8, 27.2, 30,9 y 31.6). Una vez colocado, lo colocamos sobre el anclaje y, a continuación, insertamos la tija, que introducimos a su vez en el tubo del sillín. Sencillísimo.

Llegados a este punto, ya solo queda instalar el banderín de seguridad y colocar al niño sobre el asiento, ajustar su distancia sobre los pedales en función de su tamaño y apretar los arneses, el cinturón y los calapiés para que se prepare para viajar cómodo y seguro.

En marcha

cykloprives-weehoo-i-goYa hemos señalado que el hecho de que incorpore pedales para el niño nos permite contar con su colaboración a la hora de avanzar y compensar así el peso añadido, pero circular con el remolque Weehoo iGo cuenta con algunas ventajas más. Para empezar, es una opción válida para las bicis de doble suspensión, que no pueden albergar, por lo general, una silla anclada sobre el tubo del sillín por la ubicación del amortiguador, y también es una buena solución independientemente de la medida de la rueda de la bici, ya sea 26”, 27,5” o 29”.

Además, aunque a simple vista la bici y el remolque son una sola unidad, el hecho de que el anclaje sobre el tubo del sillín sea basculante nos permite que rodemos con tranquilidad por pistas y senderos a sabiendas de que no vamos a quedarnos atascados cuando el camino comience a serpentear. En la práctica, el basculante funciona como el tráiler de un camión a la hora de enfrentarse a los giros: hay que anticiparse a los cambios de dirección y tener en cuenta que detrás llevamos un remolque, porque el rodar es tan fácil y suave con él gracias a que apoya sobre una rueda que ni notaremos los 16 kilos que pesa, sobre todo si nuestra criatura colabora en el pedaleo.

Y cuando volvemos a casa, su desmontaje y posterior almacenaje es tan sencillo como extraer la palanca de sujeción rápida con que cuenta la barra de anclaje al sillín y aparcarlo en cualquier rincón hasta que lo volvamos a usar de nuevo con nuestra bici o con cualquier otra, ya que la marca comercializa un práctico kit de enganches extras que, por tan solo 30 euros, nos permite usarlo con la bici que queramos.

En definitiva, el remolque Weehoo iGo resulta una excelente solución para disfrutar del ciclismo, ya sea de montaña o de carretera, con nuestras criaturas, habida cuenta de que les permite colaborar con su pedaleo, que van totalmente seguros en él y que es un tipo de remolque compatible con todas las bicis del mercado y de sencillo montaje.

Comodidad por partida doble con el remolque Weehoo iGo2

Weehoo_iGo_Two_passenger1El remolque Weehoo iGo está disponible también en dos plazas, lo que será de extrema utilidad para aquellos padres con dos criaturas. Sobre él, el niño más próximo a la bici, y normalmente el más mayor, tiene acceso a los pedales, mientras que tras él se sitúa el niño pequeño y coloca sus pies sobre sendas plataformas.

Con garantía incluso a prueba de niños

Weehoo ofrece en el iGo una garantía de un año contra defectos de fabricación, lo que de darse se puede solucionar a través de un formulario de contacto en la web weehoo.es o por teléfono.

Además, Weehoo España ofrece una garantía a prueba de niños consistente en el reemplazo del tejido del asiento si el niño, por algún motivo, lo desgarra o lo daña. Sin duda, un gran detalle.

Más información:

GoLinePro
www.weehoo.es
Tel. 637 44 20 12
Precio: 349 € (459 € en su versión doble)
 

[youtube_advanced url=»http://youtu.be/fgxY-zfiAgc» width=»640″ height=»480″]

Fotos: Weehoo y José Óscar Plaza

Comentarios
Más en:
También te puede interesar

Contenido

Compra on-line nuestra revista
Te la enviamos a casa
¿Te molan nuestros posts?
Apúntate a nuestra newsletter.