Probamos las gafas Endura SingleTrack

Las gafas Endura Singletrack están diseñadas para uso en senderos, como bien indica su nombre y se engloban dentro de la línea que lleva su mismo nombre.

Contenido

Como ya hemos podido ver en otros productos de la gama, las gafas Endura SingleTrack que probamos son un modelo que encaja perfectamente en un amplio abanico de usos y usuarios, si bien están enfocadas hacia el disfrute más amplio en la montaña.

En nuestro caso las hemos usado para practicar Enduro, XC, carretera e incluso Gravel, por lo que podemos comprarlas pensando en varias disciplinas.

En cuanto a su construcción, las gafas Endura SingleTrack vienen con una montura disponible en tres colores (negro, gris, negro-gris-letras en rojo). La parte final de las patillas es adaptable a nuestra cabeza, algo que también vemos en la zona del puente nasal. En ambos casos, estas zonas están recubiertas de goma antideslizante para evitar que se muevan con el uso.

Gafas Endura SingleTrack

A nivel de visibilidad, vienen de serie con tres lentes de policarbonato de alta definición y baja distorsión. Estas lentes son intercambiables, por lo que podremos colocar las que mejor se adapten en función de la luz que tengamos cada día.

La lente Light Reactive Plus antiniebla (smoke) es la más oscura, pero cuenta con una tecnología que la hace adaptarse a la luz ambiente, por lo que podremos aprovecharla en una gran variedad de condiciones. Esta lente, además, cuenta con tratamiento antiniebla en su parte interior, un detalle especialmente interesante para esas jornadas de mucha humedad.

Lentes intercambiables Gafas Endura SingleTrack

La segunda lente es parecida en oscuridad, pero no cuenta con estas propiedades y sí con un acabado espejo exterior. Es la mejor opción para días claros en los que la intensidad de la luz no va a variar. La tercera lente es la clásica lente para días oscuros, ya que tiene un color anaranjado (Low Light Orange) con acabado superhidrofóbico y antiniebla.

Ambos acabados son ideales en días húmedos y lluviosos, ya que el primero consigue repeler las gotitas de agua que se quedan en las lentes (se aplica en su parte exterior) y el segundo evita que las gafas se empañen por la parte interior de las lentes. Todas ellas tienen protección 100% frente a los rayos UV conforme a la normativa EN ISO 12312-1:2013.

Las gafas Endura SingleTrack se entregan con una práctica carcasa rígida para guardarlas junto a los tres juegos de lentes que incorpora. Además, incluyen una bolsa de microfibra que nos servirá para limpiarlas y transportarlas.

En marcha

Las SingleTrack son unas gafas muy ligeras (28 gramos). Una vez colocadas en la cara apenas las notamos, por lo que su comodidad es elevada. Al tener las patillas y el puente recubiertos de goma, se evita que las gafas se muevan con el uso, aunque lo que más agradecemos es que ambas partes sean móviles y podamos ajustarlas bien a nuestra cara. Una vez colocadas a medida, algo que nos llevó un par de salidas, las gafas se volvieron mucho más cómodas y agradecidas en tiradas largas. La típica presión de las patillas detrás de las orejas, algo que nos suele pasar con algunos modelos, prácticamente desapareció en las SingleTrack.

Probamos las gafas Endura SingleTrack

En cuanto a tamaño, las gafas Endura SingleTrack son unas gafas tirando a pequeñas si las comparamos con la tendencia actual. Últimamente se han puesto de moda las gafas de cristales enormes que ocultan prácticamente toda la cara. Si ese tipo de gafas no te gusta y quieres proteger solo tus ojos, las SingleTrack son tu modelo. Cubren exactamente lo que deben cubrir y sus laterales no molestan en absoluto. No diremos que son unas gafas pequeñas, pero sí nos recuerdan más a modelos de hace unos pocos años que a los modelos que se estilan últimamente.

A pesar de su “reducido” tamaño, el campo de visión es excelente, ya que solo cuentan con montura en la parte superior y nada nos resta visibilidad. Mirando hacia abajo, uno de los puntos críticos de las gafas con montura completa, las SingleTrack muestran una claridad y amplitud de miras extraordinaria. La calidad de la lente es muy importante en este aspecto, ya que no apreciamos deformación en las imágenes en la zona más externa de la lente. 

A la hora de cambiar los cristales, el proceso es supersencillo y rápido… una vez entendimos el mecanismo. Entonces logramos sustituirlos de forma rápida y sin forzarlos. Para ello colocamos una de las patillas en ángulo de 45°. Si te fijas, la patilla tiene un pequeño saliente en la parte interior de la gafa, justo cuando llega a la montura principal. Si ese saliente lo alineamos con la montura principal, lo que pone a la patilla en un ángulo aproximado de 45°, solo tendremos que tirar ligeramente del cristal hacia abajo y sale rápidamente. Para colocarlo de nuevo primero encajaremos el cristal por la zona del puente nasal y, con la patilla en ángulo de 45°, subiremos la lente hasta que haga clic. Entonces solo tendremos que abrir o cerrar totalmente la patilla para que la lente quede colocada en su sitio y sin la posibilidad de caerse en marcha.

Conclusión

Ligeras, cómodas y bastante sobrias en su diseño, las gafas Endura SingleTrack cumplen perfectamente en la montaña. No se mueven con el uso, son ajustables y su calidad de visión es excelente. Así pues, poco más les podemos pedir.

Quizás una variedad más grande de colores en la montura o un modelo de lentes más grandes para caras anchas es lo único que podemos achacar a un modelo que tiene, además, un precio excelente (79,99 euros).

Encontrarás más info en la web de: Endura.

Valoración

Nos gusta
· Precio
· Comodidad
· Calidad de visión
A mejorar
· Estética sobria
· Pequeñas para caras grandes
Comentarios

Contenido

Compra on-line nuestra revista
Te la enviamos a casa
¿Te molan nuestros posts?
Apúntate a nuestra newsletter.