Mondraker MIND, tecnología de Copa del Mundo al alcance de todos

¿Cuántas veces habremos visto, o sufrido en nuestras propias carnes, la inexperiencia al regular nuestra nueva bicicleta? El sector ha evolucionado enormemente en los últimos años y muchas veces no somos capaces de gestionar todas esas “novedades”. Es por ello que sistemas como el MIND de Mondraker llegan para hacer que entendamos nuestra bici y podamos aprovecharla al máximo.

Contenido

En un terreno familiar para nosotros y en la mejor compañía posible, Mondraker nos hizo llegar una Crafty Carbon RR con sistema MIND para probarla a fondo. Durante una jornada pudimos probar y disfrutar de esta bicicleta y de todo lo que podía aportarnos el sistema MIND, con el extra de contar en nuestra prueba con Dani Pérez, de Mondraker. Él fue quien nos ajustó la bici, nos enseñó a configurar la app myMondraker, cómo utilizarla y todo lo que podíamos aprender de ella. Sin duda alguna, contar directamente con la profesionalidad de la marca para, en exclusiva y solo para nosotros, destripar el sistema, fue la mejor manera de entender cómo funciona el novedoso MIND.

Probamos el sistema Mondraker Mind

¿Qué es MIND?

Como ya os explicamos en el número 77 de Mountain Biker, MIND es un sistema que se integra en algunas de las bicicletas de Mondraker, concretamente en las Crafty Carbon eléctricas y en las Foxy Carbon. Este sistema lee el funcionamiento de nuestras suspensiones durante cada segundo de nuestras salidas en bici, de la misma manera que lo haría un sistema de telemetría de los que se emplean en la Copa del Mundo. Esta lectura constante hace que, al finalizar nuestra salida, contemos con una cantidad de datos enorme, algo que analiza el sistema y que envía a la app myMondraker para su procesamiento.

El  sistema Mondraker Mind lee el funcionamiento de nuestras suspensiones durante cada segundo.

MIND digiere toda esta información y nos muestra en la pantalla de nuestro smartphone los datos que nos serán realmente útiles para conseguir un óptimo ajuste de las suspensiones. No os penséis que recibiréis todos los datos que capta el sistema, porque sería abrumador. MIND piensa por nosotros y nos da la información que necesitamos: recorrido de las suspensiones consumidos, porcentaje de Sag, cantidad de topes que hemos hecho o incluso los saltos efectuados y su longitud. Toda esta información nos servirá para saber si llevamos bien ajustada nuestra bici, evitando el típico comentario de “tanta bici y mira cómo la lleva…”.

¿Cómo funciona?

Realmente fácil. Lo primero que hicimos fue descargarnos la app myMondraker en nuestro smartphone. Una vez registrados y ajustados algunos parámetros que nos pide la app, procedimos a emparejar el teléfono con MIND. Al ser este sistema un “accesorio” exclusivo para cada bicicleta (por lo tanto, no intercambiable entre diferentes bicis) tenemos que emparejar cada uno de los lectores con el modelo de bici concreto. Para ello cuentan con un código QR en cada sensor, algo que facilita la tarea. En el caso de la bici, al colocarse justo debajo de la pipa de dirección, el acceso es algo más dificultoso, pero nada grave. Una vez le decimos al sistema qué bici tenemos, emparejamos los dos sensores MIND y listo.

La la app myMondraker empareja el sistema Mondraker Mind con tu smartphone.

El sistema nos “lee” las suspensiones ya en parado y comprobamos si llevamos el Sag adecuado antes de salir. Con estos datos ya podemos regular las suspensiones, ya que la propia app nos da recomendaciones específicas de precarga, rebote y compresión, pudiendo escoger entre tres tipos diferentes de estilos de conducción. Si os preguntáis si MIND nos regula automáticamente las suspensiones, os diremos que no. MIND lee las suspensiones y nos da los parámetros óptimos para su funcionamiento, pero las regulaciones las haremos nosotros a mano, como siempre.

Para su funcionamiento, MIND cuenta con cuatro elementos inalámbricos. La centralita que controla el sistema se aloja dentro del tubo de la dirección, mientras que los sensores se colocan en la horquilla y en el eje principal de la bieleta. El funcionamiento del sensor de la horquilla es magnético y tiene una parte superior que nos recuerda a un miniguardabarros. El sensor inferior de la horquilla es más pequeño y entre ambos calculan el recorrido que utilizamos en cada segundo de nuestras rutas. En la parte trasera, en el eje principal de la bieleta, el sensor MIND funciona diferente, ya que aquí capta el movimiento rotacional de la misma para saber cuánto recorrido estamos consumiendo y cómo se comporta la suspensión en cada momento. En ambos casos la cantidad de lecturas por segundo del sistema es enorme, por lo que la centralita acaba recopilando infinidad de datos de cada salida.

La cuarta parte de este ecosistema es el Smartphone, que no estamos obligados a llevarlo encima durante la ruta. El sistema MIND almacena los datos de nuestras rutas en su propia memoria y podremos descargar los datos cuando queramos. Al conectarse la app al sistema, esta detecta cuántas salidas hemos hecho y las carga todas en la app.

El desarrollo de esta tecnología ha sido un proceso largo (tres años), pero a día de hoy pueden estar orgullosos de contar con un ecosistema eficaz y realmente intuitivo. La app myMondraker también está muy bien resuelta y, gracias a que el sistema MIND integra un GPS propio, podremos recopilar datos de velocidad media, distancia total, tiempo o desnivel acumulado. Posteriormente podremos todos estos datos ver en la app, que nos mostrará sobre el mapa por dónde hemos ido, dónde hemos saltado y cómo ha trabajado cada suspensión en cualquier punto del trazado. Para los más obsesionados con los KOM’s, la app myMondraker es compatible con Strava y otras aplicaciones similares, por lo que podremos sincronizar nuestras rutas desde myMondraker en las plataformas que queramos.

Toda esta tecnología tiene un peso de tan solo 199 gr. Ambos sensores se cargan independientemente y su batería tiene una duración de unas 20 horas de uso continuado o de 15 días en reposo.

Descárgate la app myMondraker

De test con la Mondraker Crafty Carbon RR

Mondraker Crafty Carbon RR

Una tecnología tope de gama como MIND debía ir en bicicletas que estuvieran a la altura. En este sentido, la mejor manera de probarla fue sobre una Crafty Carbon RR, quizás el mejor modelo de Mondraker para un uso polivalente y agresivo.

La Crafty RR se caracteriza por tener un cuadro íntegramente carbono con sistema de suspensión Zero optimizado para e-Bikes, con un recorrido máximo de 150 mm detrás y 160 mm delante. Para garantizar la rigidez general de la bici, cuenta con ejes sobredimensionados de 17 mm y todos sus puntos de giro lo hacen sobre rodamientos sellados MAX. Internamente cuenta con un motor Bosch Performance Line CX Gen4 y una batería Bosch PowerTube de 625Wh, lo que nos da una autonomía perfecta para un largo día de disfrute en la montaña. El display que incorpora es el Bosch Kiox, una delicia y, a nuestro parecer, opción obligatoria para toda bicicleta de gama alta que se precie.

La Mondraker Crafty Carbon RR equipa un motor Bosch Performance Line CX Gen4.

En cuanto a componentes, la Crafty RR viene montada con una gran selección en la que prima la calidad y la fiabilidad. No es el modelo tope de gama de la familia, pero a nuestro gusto no le falta de nada. La horquilla FOX 36 Float FIT4 EVOL Factory Kashima y el amortiguador FOX Float DPS Factory Kashima se encargan de dar suavidad de funcionamiento en cualquier circunstancia, mientras que la transmisión Shimano XT de 12 velocidades y cassette 10-51 nos permitirá subir y bajar por donde queramos con la típica precisión nipona.

La Mondraker Crafty Carbon RR equipa transmisión Shimano XT de 12 velocidades y cassette 10-51


Mención especial a los frenos Shimano XT de cuatro pistones, una de las mejores opciones para este tipo de bici por su buena relación entre potencia-fiabilidad-tacto. Las ruedas DT Swiss HX1501 Spline One 29 con ancho interno de 30 mm son otro de los mejores argumentos de la bici y van vestidas con cubiertas Maxxis de calidad, concretamente unas Minion DHF 29×2,6” 3C MAXX TERRA EXO+ delante y unas Minion DHR II 29×2,6” 3C MAXX TERRA EXO+ detrás. El resto de componentes están al mismo nivel, pero nos gustaría destacar el excelente conjunto potencia-manillar. Los Onoff Krypton nos han parecido componentes preciosos y con unas formas perfectas. El manillar de carbono y de 780 mm de longitud tiene la forma ideal para combinarse con la minúscula potencia de 30 mm de largo, la más corta que hemos probado hasta la fecha. La sensación de control en la Crafty RR se ve maximizada por componentes como estos, algo que enseguida notamos cuando atacamos con ganas cualquier tipo de curva.

A nivel de geometría, la Crafty Carbon RR es muy Mondraker. Con esto nos referimos a que sus números nos hablan de una bici divertida, agresiva y centrada en el control y la diversión por encima de todo. No es una bici para pasear, para que nos entendamos. Es por ello que medidas como su largo reach (470 mm en talla M) se combinan perfectamente con la potencia de 30 mm, una medida poco habitual en otras marcas. Estos detalles son propios de la Forward Geometry, algo que hace años llamaba la atención pero que ahora está ampliamente aceptado por casi todas las marcas. Ángulo de sillín de 76º y de 65,5º para la dirección, 1245 mm de distancia entre ejes o unas vainas de 455 mm crean un conjunto compacto en la parte trasera, pero largo y espacioso en la parte delantera, justo donde más lo necesitamos. La herencia DH de Mondraker es palpable en cada modelo que probamos y la sensación de seguridad y aplomo bajando es marca de la casa.

En marcha con la Crafty Carbon RR y el sistema MIND

Una vez rodando por nuestros senderos, la Crafty RR nos pareció una bici perfecta, pero no para todo el mundo. Ciertamente las geometrías de Mondraker han sido revolucionarias desde su origen y lo que hoy vemos como novedad en algunas marcas punteras, es algo que la firma alicantina ya lleva muchos años haciendo. En este sentido, sus geometrías son muy “forward”, por lo que no describiríamos a la Crafty RR como una bici para todos los públicos. Es una e-bike superpotente, bajadora y tremendamente manejable, pero su geometría está pensada para gente que tiene cierta experiencia y que quiere sacarle todo el partido a su e-MTB. Los no iniciados o la gente que lleva poco tiempo en bici puede que noten la Crafty demasiado exigente, pero para el resto de usuarios es una auténtica delicia.

El sistema Mondraker MIND lee las suspensiones y nos da los parámetros óptimos para su funcionamiento

En este sentido os diremos que desde el primer momento nos sentimos como en casa sobre la Crafty. Con 160/150 mm de recorrido en ambas ruedas y cubiertas de 2,6”, se mueve como pez en el agua en senderos revirados y rápidos. Es una bici tremendamente ágil para tratarse de una e-MTB, algo que achacamos a sus cortas vainas y su reducida potencia. Las subidas empinadas y repletas de curvas son terreno abonado a esta bici, que las sube con soltura y disfrutando. Se siente perfectamente en senderos de este tipo, donde la agilidad de su geometría nos ayuda a pasar curvas con facilidad y aplomo. Es cierto que su geometría, con potencia supercorta y reach largo, hacen que tengamos que cargar más peso en la rueda delantera para que no nos flote la dirección, pero enseguida te acostumbras y después son todo ventajas. En un uso más relajado no llegaríamos a sacarle todo el jugo a la Crafty, pero si te pones en modo caza-Kom’s, pocas e-MTB encontrarás con una relación agilidad-estabilidad tan alta como en la Crafty RR.

A la hora de absorber, en todo momento tuvimos el soporte del MIND. Muchas veces probamos las bicis de test ajustándolas a nuestro gusto pero sin más referencia que nuestras propias sensaciones. Lo malo de hacerlo a la antigua usanza es que estas sensaciones no son cuantificables. Hasta que pruebas MIND. ¿Crees que vas bien ajustado y que aprovechas toda tu bici? MIND te dirá si te equivocas o no, porque tus sensaciones pueden variar, pero la telemetría siempre estará ahí para darte o quitarte la razón.

El sistema Mondraker MIND integra un GPS propio

En nuestro caso tendemos a ir “cómodos”, con suspensiones tirando a blandas y con rebotes bastante abiertos. Con MIND vimos como no íbamos perfectamente en esta configuración y un rebote ligeramente más cerrado y un poco más de presión en la horquilla nos hacían ir con mayor seguridad y confianza. Parece mentira que este tipo de datos te alteren la manera de ir en bici de muchos años, pero para eso llega MIND, para eliminarte las dudas y afinar tu riding.

Desde el primer momento nos sentimos como en casa sobre la Mondraker Crafty Carbon RR.

A los más tecnológicos, esta tecnología seguramente les recordará lo que Quarq tiene en ShockWiz, pero entendemos que MIND va un poco más allá. La idea es similar, pero el hecho de estar diseñado específicamente para una bicicleta hace que sus mediciones sean más precisas y las conclusiones que saquemos, más fiables. Puedes cambiar de circuito, de día o incluso de condiciones climatológicas, pero MIND siempre te dirá en casa momento cómo vas, sin la necesidad de montar y desmontar el sistema cada vez que quieras hacer una medición.

Lógicamente, no todo en MIND es perfecto. El hecho de que sea específico de cada modelo de bici hace que si tenemos dos Mondrakers no podamos intercambiar el sistema, por lo que deberemos comprar uno para cada bici. Tampoco podemos decir que esté muy extendido en la gama de la firma alicantina, algo lógico si pensamos en que es novedad y que se ha implementado primero en los modelos que más partido le van a sacar. Al habla con Mondraker, nos dijeron que ya están trabajando para implementar MIND en más modelos, algo que vemos muy útil en cualquier disciplina donde encontremos un usuario de nivel medio-alto.

MIND ayuda a todo el mundo, pero creemos que encaja perfectamente allí donde encuentre un biker curtido que guste de ajustar su bici de la mejor manera posible y que quiera aprovechar al 100% la bici que se acaba de comprar. Ciclistas recién llegados no valorarán esta tecnología, ya que se centrarán más en entender cómo funciona la bici en general y en descubrir el mundo que el MTB les puede proporcionar. Con los años empezarán a cuestionarse cómo mejorar su bici y entonces MIND estará allí para ayudarles. Esa es su gran baza.

Vistiéndonos de gala para la ocasión

Nos vestimos con la nueva equipación exclusiva Mondraker - Troy Lee Designs.

Por último, no podemos dejar pasar la oportunidad de hablar del magnifico conjunto de ropa que nos cedió Mondraker para la prueba. Nos referimos, cómo no, al nuevo conjunto diseñado conjuntamente entre Mondraker y Troy Lee Designs. Todo el mundo conoce el ADN de Troy Lee Designs y lo asocia al patrocinio de grandes corredores o equipos de la Copa del Mundo. La gran novedad es que, por primera vez, Troy Lee Designs ha diseñado una gama completa de ropa y casco para una marca de bicis, un co-branding del que pueden estar muy orgullosos en Mondraker.

Este conjunto esta formado por el baggy Mondraker Troy Lee Designs Skyline, la camiseta de manga larga Sprint, los guantes Air y el casco A3 Mips, además de unos calcetines a rayas Factory Team de Mondraker.

¿Se puede ir más conjuntado? Para empezar os diremos que, después de muchos años de pruebas y de vestirnos con muchas marcas, no siempre te sientes realmente cómodo con todas ellas. La anatomía de cada uno es muy particular y difícilmente puedes encontrarte “como en casa” con todas las partes de un conjunto. Con el kit Mondraker-Troy Lee Designs es la primera vez que nos encontramos supercómodos en todas y cada una de sus prendas, sin excepción. Todo nos queda perfecto, no nos aprieta en ningún punto y la sensación que tenemos es la de total acoplamiento con la ropa. Lógicamente esto es algo muy personal y que depende de la morfología de cada uno, pero creemos que es importante remarcarlo.

Casco A3 Mips

Empezando por el casco, el A3 Mips (269,95 euros) es la última novedad de Troy Lee y representa la tercera evolución del popular modelo para Trail-All Mountain-Enduro de la firma americana. Disponible en tres tallas (XS/S, M/L y XL/2XL), del A3 destacaríamos, por encima de todo, su comodidad. Es uno de los cascos más cómodos que hemos probado, algo que se nota sobre todo en los puntos de presión en la cabeza. Una vez ajustado a nuestro diámetro, la tensión se reparte de manera excelente por toda la cabeza, notando que está firmemente sujeto pero sin molestar. En este sentido, la tira de silicona que tenemos en la parte frontal es una de las responsables de que no se mueva con el uso y las tres alturas diferentes para regularlo internamente hacen el resto. Las correas también son muy cómodas y su cierre se hace con un sistema Fidlock de imanes, por lo que nos lo pondremos y quitaremos de forma rápida y segura. El único punto a criticar es que no es especialmente ligero (468 gr en talla XL), algo que en marcha no se nota en absoluto y que queda eclipsado por una estética espectacular.

Guantes Air

Guantes Mondraker - Troy Lee Design

Otro de los protagonistas destacados del conjunto son los guantes Air (39,95 euros). Su nombre hace referencia a lo que pesan, prácticamente nada, por lo que son lo más parecido a ir sin guantes. Tienen un peso mínimo y una comodidad máxima, porque se ajustan de maravilla a la mano, pero además cuentan con un control absoluto sobre el manillar. Si te gustan los guantes finos, donde todo sea control, tienes que probarlos. Hace días que se han convertido en nuestros guantes habituales y cada vez nos gustan más. Lo único que le podemos criticar a un guante tan fino y ligero es que es poco resistente, ya que en algún golpe con ramas y árboles han quedado marcados. Aparte de eso y de que en invierno son como no llevar nada, estos guantes son el complemento perfecto para una bici como la Crafty RR; control máximo y tacto preciso.

Baggy Skyline

Baggy Mondraker Skyline - Troy Lee Design.

El baggy Skyline (99,95 euros) es otra de las joyas del conjunto y vemos claramente la calidad de fabricación de Troy Lee Designs. Todo son detalles, desde la calidad del tejido anti abrasivo hasta el hecho de estar homologado con certificado Bluesign medioambientalmente sostenible. En cuanto a resistencia, el tejido se siente duradero, algo que no hemos podido comprobar al no habernos caído todavía con ellos, pero esto no les resta comodidad. El cierre de la cintura es sólido y cuenta con dos elásticos a los lados para ajustarlos perfectamente. En la parte interior, por la zona trasera, cuentan con la palabra Skyline grabada en silicona, por lo que no se nos bajará mientras pedaleamos.

Camiseta Sprint y Caletines Factory Team

La camiseta Sprint (69,95 euros) sigue la misma línea de confort total y perfecto encaje a nuestra anatomía que el baggy, pero es más ligera y fresca. La parte trasera es ligeramente más larga que la delantera, por lo que también nos cubre la espalda cuando pedaleamos.

Para rematar el conjunto, los calcetines Factory Team, con un diseño llamativo a rayas, son el broche final a un conjunto de gama alta, cómodo y sobrado de estilo.

Más info en Mondraker.com.

Comentarios

Contenido

Compra on-line nuestra revista
Te la enviamos a casa
¿Te molan nuestros posts?
Apúntate a nuestra newsletter.