Lee Cougan Crossfire Air Nebula XX1 AXS RS Special

Tipo de bici:
xc
Tiempo de prueba:
12 días
Equipación rider:
Casco HJC Valeco / Gafas Eltin Full Oversize / Maillot Sportful Monocrom / Culotte Sportful LTD / Calcetines Gaerne / Zapatillas Gaerne G. Hurricane

Contenido

Eficazmente renovada, la Lee Cougan Crossfire Air es una doble suspensión de XC que destaca por su velocidad y rendimiento en tramos de subida. Además, viene con un montaje de auténtico lujo, rematado por una pintura que enamora a la vista.

Velocidad y belleza se funden en la Lee Cougan Crossfire Air
Velocidad y belleza se funden en la Lee Cougan Crossfire Air

Lee Cougan es una marca de toda la vida. Es posible que no te suene, ya que no es uno de esos fabricantes que están bombardeando constantemente con acciones de marketing, pero su nacimiento se remonta a 1977 en Illinois (EEUU).

Desde hace unos años, Basso compró Lee Cougan y desde entonces gran parte de su proceso de fabricación tiene lugar en Italia. El diseño, los moldes y todo el trabajo de ingeniería se hacen en las oficinas centrales de Basso en Italia, mientras que la producción radica en Taiwán. Desde allí vuelve de nuevo a Italia, donde se comprueba su estándar de calidad y se realizan nuevos tests aleatorios. Una vez que los cuadros pasan todos los exámenes posibles, se pintan y ya están listos para su comercialización.

La Crossfire Air que hemos probado es la evolución de la Crossfire 428 de 2020. Para mejorarla se ha trabajado en varios puntos y, aunque a grandes rasgos nos recuerde al modelo anterior, casi todo en la Lee Cougan Crossfire Air es novedad.

Empezando por el cuadro, Lee Cougan fabrica la Crossfire en carbono T700 1K + 3K + Ud mediante la tecnología Air. Esta tecnología se basa en aplicar una alta presión a las fibras de carbono durante el proceso de moldeado, evitando que se generen imperfecciones en la parte interna del cuadro. Esta técnica compacta las fibras de tal manera que el margen de error es mínimo. Esto, además de minimizar el peso, hace que la resistencia de los cuadros sea superior al de las bicis fabricadas con procesos similares.

Para la fabricación del cuadro, se recurre a una tecnología llamada Air que lo aligera y evita imperfecciones internas
Para la fabricación del cuadro, se recurre a una tecnología llamada Air que lo aligera y evita imperfecciones internas

El sistema de cableado interno de la Lee Cougan Crossfire Air es uno de los puntos más llamativos y hace que sea una de las bicis con menos cables visibles, ya que enseguida que salen de las manetas se introducen en la parte inferior de la potencia. Tanto la dirección como el tubo de dirección dejan pasar el cableado, que es guiado hasta las vainas para solo verse ligeramente por debajo de la caja de pedalier (10 mm), ya que desde aquí entra de nuevo en las vainas.

En nuestro caso, al contar con la transmisión inalámbrica AXS de SRAM, el efecto es todavía más limpio. Para evitar que los cables puedan ser dañados en su entrada al cuadro por la dirección, la dirección ACROS cuenta con un limitador del giro que los protege, a la vez que resguarda al cuadro si tenemos una caída y la maneta quiere picar contra el tubo superior. Para conseguirlo, tanto el rodamiento superior como el rodamiento inferior son de 1,5” de diámetro, no Tapered, por lo que el tubo de dirección es bastante robusto estéticamente.

El tubo de dirección de la Lee Cougan Crossfire Air es robusto
El tubo de dirección de la Lee Cougan Crossfire Air es robusto

Otro de los puntos importantes de la bici lo encontramos en las vainas, donde su longitud de 428 mm las hace ser una de las más cortas del mercado. Solo hemos visto unas vainas más cortas en la BH Lynx Race (425 mm), para un recorrido y tamaño de rueda idénticos.

Para conseguirlo se ha utilizado un curioso sistema de unión de las vainas, en una de las soluciones que hacen más particular a la Lee Cougan Crossfire Air. Normalmente las vainas, al llegar al tubo del sillín, cuentan con un rodamiento donde van ancladas.

Lee Cougan ha desarrollado unas vainas que tienen el rodamiento en la misma posición, pero en vez de acabarse allí continúan y se unen entre sí por delante del tubo del sillín. Esto permite hacer unas vainas supercortas, pero también aumentar la rigidez en un punto fundamental de toda bici de XC. Este puente de unión entre ambas vainas le da una estética muy particular, pero también hace que podamos montar cubiertas de hasta 2,25” de anchura, una medida que no es de las más holgadas del mercado, pero suficiente para el uso al que va destinada esta bici.

Detalle de la medida (428 mm) correspondiente a las vainas de la Lee Cougan Crossfire Air
Detalle de la medida (428 mm) correspondiente a las vainas de la Lee Cougan Crossfire Air

A nivel de geometría, se muestra bastante actual. Sin contar con ningún punto revolucionario, su ángulo de es dirección de 68,5° y está entre los más abiertos del mercado para una bici de 100 mm de recorrido. En la parte trasera, el tubo del sillín tiene un ángulo de 74°, una medida más conservadora, pero también muy efectiva.

En cuanto al sistema de suspensión, la Lee Cougan Crossfire Air prescinde de articulación tipo Horst Link en la parte trasera y confía su funcionamiento a la propia flexión del carbono.

El diseño de la suspensión de la Lee Cougan Crossfire Air es más eficiente y competitivo
El diseño de la suspensión de la Lee Cougan Crossfire Air es más eficiente y competitivo

Este apartado es uno de los principales cambios que observamos respecto al modelo anterior y ha provocado que, tanto la bieleta como el triángulo trasero, hayan sido rediseñados completamente. Con este cambio se ha conseguido un funcionamiento más de carreras, más eficiente, pero a la vez confortable y con una estética actual.

El amortiguador se sitúa paralelo al tubo de sillín y colocado en posición invertida, muy al estilo SCOTT Spark o BMC Fourstroke. El cable del bloqueo se guía a través del tubo superior, consiguiendo una estética muy limpia y minimalista.

En la parte trasera también se adopta, por primera vez, el sistema Flat Mount en la frenada. Los beneficios son una vaina optimizada y sin florituras, mayor protección de la pinza de freno en caso de caída y una frenada de mejor calidad. El ajuste de la pinza de freno también es más sencillo, aunque esto es algo que solo los que se hagan los ajustes en casa lo notarán.

Para acabar, uno de los aspectos más importantes en toda bici de gama alta que se precie, es la pintura. En este apartado la Lee Cougan Crossfire Air es extremadamente bonita gracias a su color Nebula, una pintura brillante que refleja la luz y hace que, según la mires, cambie su brillo. La combinación de la pintura Nebula con una horquilla y grupo a juego, hacen que la estética sea uno de los puntos fuertes de esta bicicleta.

Disponible en tres tallas y seis montajes, la Lee Cougan Crossfire Air Nebula XX1 AXS RS Special tiene un precio de 5990 euros. 

Montaje de ensueño para esta Lee Cougan Crossfire Air

El modelo que hemos probado es el tope de gama y viene equipado con suspensiones RockShox. En la parte delantera contamos con una preciosa horquilla RockShox SID SL Ultimate en color negro y decorada con adhesivos a juego con la pintura del cuadro.

El funcionamiento de la horquilla RockShox SID Ultimate SL es impecable
El funcionamiento de la horquilla RockShox SID Ultimate SL es impecable

Cuenta con bloqueo remoto en el manillar y su mando es el OneLoc, un modelo que nos gusta más que el TwistLoc, ya que nos permite montar cualquier tipo de puño. El tacto, peso y rigidez de esta horquilla es de sobras conocido. Es, sencillamente, lo mejor que existe para XC.

En la parte trasera se equipa un amortiguador RockShox SIDLuxe Ultimate, también controlado desde el manillar por el mismo mando que la horquilla. Su tamaño es minúsculo, así como su peso, aunque el funcionamiento es igual de bueno que en la parte delantera. En ambos casos el recorrido es de 100 mm.

En el grupo seguimos gozando de la precisión de SRAM gracias a su flamante XX1 Eagle AXS de 12 velocidades. El precioso cassette Rainbow y la cadena van a juego con la pintura de la bici, como en el caso de la horquilla. Las bielas XX1 de carbono equipan de serie un plato de 34 dientes, lo habitual en este tipo de bicis tan pro.

En los frenos encontramos una de las pocas piezas no americanas de la bici, ya que se equipan unos ligerísimos Magura MT8. Son uno de los mejores frenos de XC de gama alta del mercado y, como todo lo alemán, aseguran fiabilidad y buen tacto sin renunciar a un peso ligero.

En los frenos, esta Lee Cougan Crossfire Air confía en unos ligeros Magura MT8
En los frenos, esta Lee Cougan Crossfire Air confía en unos ligeros Magura MT8

En las ruedas seguimos contando con mucha calidad, pero ya no al mismo nivel top que el resto de componentes. Las DT Swiss XR1700 son el modelo de gama media de la firma suiza y, si bien su funcionamiento es intachable, el peso no es su mejor argumento. La fiabilidad y la suavidad de funcionamiento de sus bujes DT 350 con su sistema Ratchet son dos de sus mejores bazas.

Las cubiertas Continental X-King encajan perfectamente en el ancho interior de 25 mm de las llantas, creando un conjunto fiable y razonablemente ligero.

Para acabar, la tija de sillín y el manillar son FSA y están fabricados en carbono. La tija es una FSA K-Force recta, mientras que el manillar es un SLK de 700 mm de longitud. Ambos componentes son ligeros y bonitos, con una estética sobria que combina perfectamente con el resto de la bici.

El sillín Selle San Marco Shorty Fit Dynamic es muy cómodo y bastante mullido, pero como en las ruedas, baja la calidad media del conjunto.

El sillín Selle San Marco es mullido pero carece de un punto distintivo
El sillín Selle San Marco es mullido pero carece de un punto distintivo

Donde sí notamos el toque de exclusividad de la bici es en la potencia. La Lee Cougan Air tiene una forma muy integrada, a lo aero, que se integra perfectamente con la bici, creando un conjunto más propio del mundo de la carretera que del MTB.

La Lee Cougan Crossfire Air monta una potencia propia con una forma integrada y aero
La Lee Cougan Crossfire Air monta una potencia propia con una forma integrada y aero

Estéticamente es bastante cuadrada y voluminosa, pero cumple perfectamente su función.

En marcha

La Lee Cougan Crossfire Air es la típica bici de puro XC. Desde que te montas en ella notas que todo está enfocado en avanzar hacia delante, de manera eficaz y sin concesiones. A pesar de ello, la posición encima de la bici es bastante cómoda, sobre todo porque en nuestro caso hicimos la prueba en una talla S. Para una altura de 1,75 m, según la marca estamos entre dos tallas (S y M), lo que significa que las tallas son algo grandes. Los corredores más bajitos y que suelen usar talla S en otras marcas deberán comprobar que la talla S les encaja antes de hacer la compra.

En marcha, la posición de la Lee Cougan Crossfire Air es bastante centrada. A pesar de que el tubo de sillín es algo tumbado, especialmente si eres alto y llevas la tija muy sacada, la potencia de 90 mm nos coloca dentro de la bici, muy encima de la rueda delantera. La combinación de tubo superior corto con potencia larga hace que nos encontremos perfectamente colocados para subir, algo que es más palpable cuando la subida es técnica y tiene curvas cerradas. Aquí, la posición que adoptamos unida a sus cortas vainas, hacen que la Crossfire Air se desenvuelva con soltura.

Ágil y cómoda, la Lee Cougan Crossfire Air es una bici que pide acción
Ágil y cómoda, la Lee Cougan Crossfire Air es una bici que pide acción

En llano, la Lee Cougan Crossfire Air también es muy cómoda y se nota ágil, a pesar de que no está entre las más ligeras de su categoría (11,02 kg en talla S, sin pedales y con cámaras). Las ruedas o el sillín hacen que el peso total de la bici sea más elevado de lo normal, aunque no de una manera alarmante. Alcanzar una buena velocidad de crucero y mantenerla es pan comido con la Crossfire Air.

Opinión Experta

Albert Roncero

Esta Lee Cougan es toda una XC de competición. Con una geometría a medias entre old school y actual, sus componentes y su funcionamiento te enamorarán desde el primer kilómetro. Ponle un dorsal y sal a disfrutar, la Lee Cougan Crossfire Air está diseñada para la velocidad.

Bajando la cosa cambia y es que la Lee Cougan Crossfire Air es muy XC. La agilidad y los cambios de trazada son lo suyo y se coloca como una de las mejores cuando la bajada es lenta y revirada.

La Lee Cougan Crossfire Air brilla en bajadas con curvas lentas
La Lee Cougan Crossfire Air brilla en bajadas con curvas lentas

Sin embargo, a altas velocidades no se encuentra igual de cómoda y notamos su corto reach o su larga potencia. 90 mm en talla S es demasiada longitud para las potencias a las que estamos acostumbrados últimamente y nos colocan muy encima de la rueda delantera, con unos giros de manillar algo más lentos y menos precisos que con una potencia más corta.

En este sentido, el cambio de potencia sería bienvenido, pero como esta es específica la tarea se vuelve más complicada. El corto manillar de 700 mm tampoco ayuda a controlar la bicicleta a altas velocidades, aunque es una sensación a la que te acostumbras en poco tiempo. Para hacernos una idea, en estos dos puntos es una bicicleta que nos recuerda más a las bicis de hace unos años que a las superestables y bajadoras XC que se presentan últimamente.

Las suspensiones de la Lee Cougan Crossfire Air dibujan el terreno a la perfección
Las suspensiones de la Lee Cougan Crossfire Air dibujan el terreno a la perfección

A nivel de sensibilidad y con las suspensiones abiertas, la Lee Cougan Crossfire Air dibuja el terreno perfectamente. La parte delantera tiene un tacto absorbente y tragón que logra utilizar los 100 mm de recorrido en los tramos más técnicos. En la parte trasera, el primer tramo también es muy sensible y aprovechable, pero se vuelve bastante progresivo a mitad de recorrido y es difícil llegar a hacer tope.

En este sentido no notamos la falta de una tercera posición en el mando de bloqueo de las suspensiones. En este tipo de sistemas de suspensión suele ser necesaria la posición intermedia cuando pedaleamos en tramos complicados, pero en el caso de la Lee Cougan Crossfire Air, el tarado del amortiguador RockShox SID Luxe hace que, aun siendo sensible en el primer tramo, podamos pedalear de forma efectiva sin tener que bloquear. Lógicamente, a la hora de bajar notamos esa falta de linealidad en la parte trasera y se queda un poco corta en saltos y terreno realmente roto.

En cuanto a rigidez, la bici cumple perfectamente. Sin ser la más rígida del mercado, es suficientemente rígida como para imprimir toda nuestra fuerza sin notar flaneos que nos hagan perder efectividad. Esta sensación también la notamos a la hora de bajar, consiguiendo que las trazadas sean precisas incluso en los tramos más rotos.

En ningún momento notamos flaneos en la Lee Cougan Crossfire Air
En ningún momento notamos flaneos en la Lee Cougan Crossfire Air

Por último, si hablamos de componentes, la Lee Cougan Crossfire Air es de lo mejorcito que podemos encontrar en el mercado en su franja de precio. No solo equipa componentes de primer nivel, sino que además estos son ligeros y de marcas top. Los frenos Magura son espectaculares y el SRAM XX1 Eagle AXS demuestra por qué es el mejor grupo del momento. Solo le mejoraríamos la ergonomía del pulsador, algo que el recientemente presentado pulsador Rocker ha solucionado.

Detalle del cockpit de la Lee Cougan Crossfire Air con su preciosa pintura
Detalle del cockpit de la Lee Cougan Crossfire Air con su preciosa pintura

El conjunto de suspensiones RockShox también está a la altura y consigue un binomio de gama alta, ligero y con un funcionamiento impecable. Las ruedas, sin ser ligeras, tienen un funcionamiento exquisito y encajan perfectamente con las cubiertas Continental X-King, un modelo con taqueado ideal para otoño. La delantera, en medida 2,3” de anchura y goma Black Chili, hace que tengamos un plus de adherencia bajando, mientras que la trasera es de menor balón (2,2”) y taqueado más duro.

Geometría

(EN TALLA S)
Geometría bicis
A – 420 mm
B – 605 mm
C – 68,5°
D – 74°
E – 1126 mm
F – 428 mm

Conclusión

Ágil, compacta y juguetona, la Lee Cougan Crossfire Air es la bici perfecta para colocarle un dorsal. Los circuitos revirados y técnicos son su campo de batalla y los componentes top hacen que su calidad en marcha sea inmejorable. Eso sí, si buscas un comportamiento más estable y bajador te recomendamos que optes por una talla más grande, aunque con una potencia más corta.

Ficha Técnica

Cuadro
Carbono T700 1K + 3K + Ud, 100 mm
Horquilla
RockShox SID SL Ultimate 29, 100 mm, RLC Remote, Boost
Amortiguador
RockShox SIDLuxe Ultimate Remote, 165×40 mm, Trunnion
Cambio tras.
SRAM XX1 Eagle AXS, 12 vel.
Bielas
SRAM XX1 Carbon AXS DUB, 34 dientes, Boost Direct Mount
Cassette
SRAM XX1 Eagle Rainbow, 10-50
Manillar
FSA SLK, carbono, 700 mm
Potencia
Lee Cougan Air, 90 mm
Sillín
Selle San Marco Shorty Fit Dynamic
Tija sillín
FSA K-Force recta, carbono
Ruedas
DT Swiss XR1700 Wheels, Boost, anchura interna 25 mm, Tubeless Ready
Neumático del.
Continental X-King, 2,3”
Neumático tras.
Continental X-King, 2,2”
Frenos
Magura MT8 SL Carbon, discos de 160 mm
Peso
11 kg (sin pedales y con cámaras)
Tallas
S, M y L

Veredicto

Compacta, ágil y tremendamente subidora, la Lee Cougan Crossfire Air nos ha gustado mucho y nos ha recordado que las nuevas bicis de XC no tienen por que ser siempre de geometrías bajadoras. E8s una bici de puro XC con una estética y unos componentes de lujo que encajará perfectamente en aquel ciclista que quiera una MTB para competir en circuitos rápidos y revirados. En circuitos más técnicos se encuentra más limitada, pero eso es fácilmente solucionable con el montaje de una tija telescópica.

Funcionamiento
8 / 10
Valor de compra
9 / 10
Lee Cougan Crossfire Air Nebula XX1 AXS RS Special
TALLA (Probada): S
PRECIO: 5990 euros
Comentarios

Contenido

Compra on-line nuestra revista
Te la enviamos a casa
¿Te molan nuestros posts?
Apúntate a nuestra newsletter.