Hirzl Grippp Thermo 2.0

Los guantes Hirzl Grippp Thermo 2.0 de invierno son cálidos, cortavientos y ofrecen un gran agarre gracias a su palma de piel de canguro.

Contenido

Los Hirzl Grippp Thermo 2.0 son unos candidatos perfectos para renovar la colección de guantes de tu cajón. Ideales para temperaturas bajas, ofrecen un tacto inédito en guantes de este tipo. Los hemos probado a fondo.

Cuando hablamos de guantes de invierno nos imaginamos el típico de tejido más o menos gordo, con poco tacto y de proporciones generosas. Por suerte, no todos los guantes invernales son iguales. Hirzl es un buen ejemplo de ello. Su catálogo es extensísimo y no solo cuentan con guantes para ciclismo. Sus creaciones para golf o equitación demuestran el dechado tecnológico que aporta esta marca suiza a nuestras manos.

El concepto de los Hirzl Grippp Thermo 2.0

Los Hirzl Grippp Thermo 2.0 son la evolución del exitoso modelo Grippp Thermo y llegan con mejoras para mantenernos calientes durante el invierno que se avecina. Es el mejor guante de Hirzl para días fríos (más de 5°C) y está diseñado para mantenernos calentitos incluso bajo la lluvia o la nieve. Una de las señas de identidad de Hirzl es el empleo de piel de canguro en la palma de la mano. Esta tiene un agarre tres veces superior en superficies secas y hasta cinco veces más cuando la superficie está húmeda.

Los guantes Hirzl Grippp Thermo 2.0 llegan en 7 tallas
Los guantes Hirzl Grippp Thermo 2.0 llegan en 7 tallas

Internamente la palma está recubierta de un tejido PrimaLoft que hace que siempre tengamos la mano caliente y seca. Por otro lado, por la parte superior cuentan con un tejido Softshell que repele el agua y corta el viento. En los dedos índice y anular encontramos unas tiras elásticas para mejorar la comodidad en los nudillos. Y en la parte inferior del dedo índice tienen unas inserciones que hacen que podamos utilizar el smartphone sin quitarnos el guante.

Igualmente interesante es que en el pulgar se ha colocado un tejido de microfibra que nos servirá para secarnos el sudor, o que en la muñeca se opte por el neopreno para evitar que cuando llueva el agua se cuele. De rebote, este tejido elástico hace que nos podamos poner el guante sin necesidad de emplear velcros u otros sistemas. Menos peso, misma funcionalidad.

Un complemento perfecto

El complemento perfecto para los guantes Grippp Thermo 2.0 es el Hirzl Finger Jacket. Este accesorio no es un guante como tal, sino más bien una “chaqueta para el guante”. Aunque lo podemos usar independientemente, el Finger Jacket está diseñado para usarse en combinación con otros guantes, consiguiendo que allí donde no lleguen estos lo haga el Finger Jacket. Estos “guantes” tienen solo dos dedos, como si de una langosta se tratara, pero nos permiten mover los cuatro dedos principales de la mano sin mayores restricciones.

El Finger Jacket se antoja como un complemento perfecto para los Grippp Thermo 2.0 en los días más gélidos
El Finger Jacket se antoja como un complemento perfecto para los Grippp Thermo 2.0 en los días más gélidos

Su tejido superior es, como hemos apuntado, repelente al agua y cortavientos, mientras que en la palma presentan un agujero muy curioso. Su función no es otra que la de aprovechar la adherencia del guante principal, que en el caso de los Grippp Thermo 2.0 es su lujosa palma de piel de canguro. Aunque su resistencia al agua y al frío es elevada, el tejido es bastante ligero, por lo que es sencillo de colocar incluso con unos guantes de invierno como los Grippp Thermo 2.0.

Deseando que llegue el frío

Aunque hace días que tenemos los Grippp Thermo 2.0 en casa, no los hemos podido probar hasta hace bien poco. La drástica bajada de temperaturas que ha sufrido el país nos ha brindado la oportunidad de probarlos en su terreno. Y el resultado no podía ser mejor. Somos usuarios recurrentes del modelo anterior, por lo que estamos acostumbrados a ellos y a su elevada adherencia.

Piel de canguro en la palma de los Hirzl
Piel de canguro en la palma de los Hirzl

Aunque cuando son nuevos les cuesta un poco coger la forma del manillar, con unas pocas salidas ya notamos cómo el guante se adapta al puño y su comodidad se eleva exponencialmente. Una vez domados los guantes, la comodidad en marcha es muy buena. Sobre todo porque el tejido superior es, a pesar de sus propiedades, bastante elástico y cómodo. Pasar varias horas cogidos al manillar no es problema con estos guantes. Tampoco notamos puntos de presión incómodos en ningún punto, incluidos los nudillos.

En nuestro caso, este es un punto crítico de todo guante de invierno y solemos notar una excesiva presión en esta parte que los hace incómodos,. Esto no ocurre con los Hirzl. Las inserciones de goma en el dedo índice y anular son todo un acierto y nos gustaría verlos en los demás dedos para garantizar la comodidad de cualquier mano.

Adherencia sin igual en los Hirzl Grippp Thermo 2.0

En cuanto a adherencia, siguen siendo los guantes que mejor se agarran al manillar de los que hemos probado. Además, por la parte interior, son muy agradecidos. Su tejido, parecido al forro polar, es muy agradable al tacto y hace que tengamos mucho confort cuando no apetece salir a la montaña. La parte forrada de microfibra en el pulgar es algo pequeña. Sin embargo, cumple su función y conseguimos quitarnos las gotas de sudor que nos caen de la frente.

En la muñeca también agradecemos el uso de neopreno, ya que los guantes de invierno suelen tener una muñeca de caña alta y rígida que a veces es difícil de poner con las manos frías. En el caso de los Hirzl Grippp Thermo 2.0, podemos colocarnos los guantes sin tener tacto y, aunque cuesta entrar la mano cuando son nuevos, con el tiempo se dan un poco y su colocación cada vez es más fácil. Esta muñeca es más larga que en un guante de verano, por lo que nos queda por debajo de la manga larga de la chaqueta para que no se cuele el frío. 

Hirzl Finger Jacket

En cuanto a los Finger Jacket (24,95 euros), sorprendentemente su colocación es muy sencilla. Parece que tenga que ser difícil colocarlos sobre unos Hirzl Grippp Thermo 2.0, pero nada más lejos de la realidad. El proceso es rápido y no hay que estirar demasiado para que entren totalmente, por lo que no los estropearemos con el uso. En este sentido, una vez colocados, enseguida notamos ese extra de calor que ofrecen.

Con los Hirzl Finger Jacket, olvídate del frío en las manos
Con los Hirzl Finger Jacket, olvídate del frío en las manos

Para probarlos subimos a Cerler, uno de los picos más emblemáticos del Pirineo Aragonés, donde el viento aprieta más de lo deseado en estos meses del año. Es en estos momentos, cuando te quedas quieto y empiezas a notar que el frío va calando en las manos, cuando los Finger Jacket hacen su aparición. Aunque no son unos cubreguantes que llevaríamos durante todo el día (a no ser que haga mucho frío), sí los utilizamos allí donde el frío aprieta de verdad.

Detalle de la palma de los Finger Jacket con los guantes debajo
Detalle de la palma de los Finger Jacket con los guantes debajo

De hecho, los consideramos más como un tipo de prenda que llevaremos en la mochila para algunas ocasiones puntuales que como una de uso habitual. Son algo así como el chubasquero el chaleco. Una prenda imprescindible para irnos de aventuras que ocupa poco espacio y apenas pesa. Es por ello que también podemos utilizarlos con guantes mas frescos y ponérnoslos a primera hora del día, cuando hace más frío. Una vez que sale el sol y queremos disfrutar de todo el tacto de un guante minimalista, nos podemos quitar estos Hirzl y guardarlos en la mochila. Así de fácil.

Ficha Técnica

Composición
Piel canguro 40%, poliéster 40%, nylon 10%, otras fibras 10%
Tallas
XS/6, S/7, M/8, L/9, XL/10, 2XL/11 y 3XL/12
Color
Negro

Precio:

59,95 euros

Más información:

Valoración

Nos gusta
· Calidad general.
· Nivel de confort y agarre.
· Calientes.
A mejorar
· El precio de la calidad es elevado.
Comentarios

Contenido

Compra on-line nuestra revista
Te la enviamos a casa
¿Te molan nuestros posts?
Apúntate a nuestra newsletter.