Gama BMC 2020: Evolución global

Equipo probador:
Casco Giro Aether MIPS / Gafas Adidas Zonik Aero Midcut Pro / Chaquetas Castelli Perfetto Convertible e Idro 2 / Guantes Sportful Bodyfi t long fi nger / Maillots Sportful Giara y Castelli Perfetto Light 2 / Culottes Castelli Free Aero Race 4 y Sportful Giara / Calcetines MB Wear / Zapatillas Giro Imperial y Empire VR90

Contenido

Tres nuevos modelos y tres enfoques distintos configuran la gama BMC 2020.

Como viene siendo habitual, la firma suiza convocó a la prensa internacional en el país alpino para desvelar las novedades para la próxima temporada, que en esta gama BMC 2020 tiene un marcado acento de carretera.

BMC Roadmachine

No por más previsible, el primer lanzamiento fue menos esperado. Al contrario. Y es que la segunda generación de la BMC Roadmachine apunta a superventas, como ya ocurrió con la primera, que ejerció de “nuevo pilar financiero” para la marca, según Mart Otten, Senior Product Manager de BMC para ciclismo de carretera.

BMC Roadmachine 2020

BMC, una marca con un ADN muy marcado en la competición, inició su aproximación a las bicicletas Endurance en 2013 con la Granfondo, un modelo que ofrecía una postura más cómoda y que inauguraba la tecnología Tuned Compliance Concept (TCC), que se caracteriza por una disposición de las capas del carbono que hace que cuadro, horquilla y tija de sillín funcionen como un sistema para brindar absorción vertical sin que la rigidez lateral se vea comprometida.

Era una bici en la que el tubo superior, el tubo de sillín y las vainas aportaban flexión, mientras que el resto del cuadro se centraba en proporcionar rigidez. Y logró grandes éxitos, como la victoria del vigente campeón olímpico Greg van Avermaet en la París-Roubaix de 2017.

Sin embargo, la tendencia a montar cubiertas más anchas la perjudicó notablemente, pues ralentizaba su rendimiento. Es por ello que en 2017 BMC presentó la Roadmachine, una bici completamente renovada y con un diseño rompedor.

La BMC Roadmachine 2020 tiene un look de todo menos aburrido.

Desde el minuto uno se evidenció que esa era una Endurance con un look de todo menos aburrido que tenía en mente aportar rendimiento.

Una bicicleta con geometría progresiva, ideal para el 80% de los ciclistas y que introdujo el Integrated Cockpit System (ICS), una solución que aporta elegancia y limpieza al look de la bici, ya que esconde los cables a la vista. Según Stefan Christ, Head of R&D de BMC, “esconder los cables fue una opción muy arriesgada, pero actualmente es una tendencia y se puede ver en las bicis actuales”. Y precisamente por la aplicación del ICS, declaró: “La Roadmachine ha sido la bici más copiada de los últimos años”.

Sin embargo, la evolución es imparable y la tendencia actual en los usuarios de bicis Endurance es la de querer ir más lejos y vivir experiencias con un toque épico.

Es por ello que en la nueva BMC Roadmachine se ha garantizado un logrado rendimiento cuando la carretera pica hacia arriba, además de una eficiencia general y una buena experiencia de pedaleo.

Asimismo, este nuevo modelo permite rodar por tramos como en la Strade Bianche con comodidad y solvencia, por lo que está próxima a un uso gravel.

En la nueva BMC Roadmachine se ha garantizado un logrado rendimiento cuando la carretera pica hacia arriba.

Según BMC, el usuario tipo de la Roadmachine “busca rendimiento y estilo” y para lograr su cometido han tenido que cumplir cuatro objetivos.

  • En primer lugar, optimizar el equilibrio entre peso, rigidez y flexión.
  • En segundo lugar, evolucionar el icónico diseño de la Roadmachine con el fin de lograr que la bici se pueda identificar claramente incluso sin logo.
  • En tercer lugar, que pueda rodar en cualquier carretera.
  • Y, finalmente, crear el ajuste perfecto para todos los ciclistas.

Gama

Roadmachine
Roadmachine 01 ONE
Transmisión:
SRAM RED eTAP AXS
Ruedas:
ENVE SES 4.5C AR Disc Carbon
Precio:
10.499 euros
Roadmachine 01 TWO
Transmisión:
Shimano Dura Ace Di2
Ruedas:
Mavic Ksyrium Pro Carbon SL UST Disc
Precio:
9.499 euros
Roadmachine 01 THREE
Transmisión:
SRAM FORCE eTAP AXS
Ruedas:
DT Swiss ERC 1400 Spline DB 47 Carbon
Precio:
7.299 euros
Roadmachine 01 FOUR
Transmisión:
Shimano Ultegra Di2
Ruedas:
DT Swiss ERC 1400 Spline DB 47 Carbon
Precio:
6.799 euros
Roadmachine 02 ONE
Transmisión:
Shimano Ultegra Di2
Ruedas:
DT Swiss E 1800 Spline DB 32
Precio:
4.699 euros
Roadmachine 02 TWO
Transmisión:
Shimano Ultegra
Ruedas:
DT Swiss E 1850 Spline DB 23
Precio:
3.699 euros
Roadmachine 02 THREE
Transmisión:
Shimano 105
Ruedas:
Shimano RS-370 TL
Precio:
2.999 euros
Roadmachine 01 Module
Transmisión:
Ruedas:
Precio:
4.099 euros

Tecnología para un uso polivalente

¿Para qué nos vamos a engañar? Una bici tiene que entrar por la vista. Si ya de inicio nos parece bonita, esbelta o incluso sexy, estaremos más predispuestos a probarla, a quererla.

En este sentido, la BMC Roadmachine es un estandarte en cuanto a integración. La tecnología ICS asegura el guiado invisible de los cables por la potencia BMC, a la vez que mejora la aerodinámica.

También permite variar fácilmente la longitud de la potencia (de 55 a 130 mm y disponible en versión de 12 grados negativos o de 0 grados) gracias a un sistema dentado de espaciadores que evita tener que desconectar los latiguillos hidráulicos.

La cuidad ausencia de cables llama la atención en la BMC Roadmachine 2020.

Además, el cockpit vine provisto de una placa frontal que es compatible con los soportes de ciclocomputadores Garmin, cámaras de acción GoPro o luces. El ICS es una solución rápidamente reconocible y un reto tecnológico en el que BMC fue pionera y que otras marcas ya han empezado a aplicar.

A diferencia de la BMC Teammachine, más brusca y directa, el carácter noble de la Roadmachine se explica en gran parte por la adopción del Tuned Compliance Concept, una aplicación específica en el laminado del carbono que gracias a su ajuste Endurance aporta flexión y comodidad en los tirantes y la horquilla.

Los característicos tirantes caídos, dispuestos ahora un centímetro más abajo para mejorar la relación rigidez-absorción, son el complemento trasero al trabajo de la renovada horquilla.

Detalle de la BMC Roadmachine 2020.

Más fina, aerodinámica, con adaptador integrado y con los brazos asimétricos, tiene el tubo de dirección aplanado y solo pesa 380 gramos (sin cortar). Además, es un 20% más resistente al estrés que la anterior versión y viene con anclaje plano.

El estilizado cuadro se completa con las vainas aplanadas –la mejor opción para brindar flexión, según BMC– y con la nueva tija de sillín de tipo “D”.

En su desarrollo, BMC se ha servido del software ACE (como en la tecnología TCC), que efectúa multitud de cálculos para lograr la mejor relación rigidez-flexión.

Fruto de hasta seis iteraciones, esta nueva tija, fabricada en carbono premium igual que el cuadro y la horquilla, mantiene la abrazadera integrada, pesa 160 gramos (sin cortar) y comparte el ajuste Endurance, el más absorbente de todos.

Así pues, cuadro, horquilla y tija de sillín funcionan como un sistema para proporcionar la máxima absorción y una óptima transferencia de potencia.

Soluciones lógicas

Los nuevos usos exigen nuevas soluciones. Y una de ellas pasaba por aumentar el paso de rueda considerablemente.

La nueva BMC Roadmachine, disponible solo para frenos de disco, se postula como una bicicleta sumamente versátil en este aspecto, pues ofrece un paso de rueda de 33 mm, lo que permite montar cubiertas anchas para afrontar recorridos por superficies bien dispares.

De hecho, ese es el límite legal establecido por la UCI para montar cubiertas de CX. Además, para evitar rodar con las posaderas empapadas, BMC ofrece el nuevo Dfender, un ligero e integrado guardabarros trasero que se ha diseñado para su uso con la tija de tipo “D”. Se monta en apenas 15 segundos.

Preparando la BMC Roadmachine 2020.

Otro elemento interesante son los soportes en el tubo superior, que ofrecen la posibilidad de montar bolsas y accesorios atornillables. Ideal para almacenar comida en largas jornadas o para guardar el móvil en un lugar visible y rápidamente accesible. BMC tiene previsto lanzar una bolsa específica en los próximos meses.

Por último, la Roadmachine sigue confiando en el sistema Dual Transmission Integration (DTi), que permite variar sin problemas el guiado de cables entre transmisiones electrónicas y mecánicas.

Aplicado de forma elegante en la parte superior del tubo diagonal, si se prescinde de su uso al optar por transmisiones electrónicas o inalámbricas, una discreta tapa es la única señal que evidencia su polivalencia de uso.

Comodidad y ajustes para todas las tallas

BMC ha conseguido que la nueva Roadmachine se ajuste mucho mejor a los distintos ciclistas, indistintamente de si miden 168 cm o 193 cm, ya que a partir de la talla 56 cuenta con una progresión lineal de stack (altura) y reach (alcance).

Así pues, en una talla 58 el reach es de 394 mm, por 400 mm de la versión anterior. Y el stack es sensiblemente mayor, lo que aporta un extra de comodidad. Nosotros quisimos probarlo empíricamente.

Y es que aunque un servidor tiene una talla 54 en BMC, elegí expresamente una 56 y decidí optar por una corta potencia de 80 cm en lugar de una de 110 cm. Tras la colocación un poco adelantada del cómodo sillín Endurance fi’zi:k Aliante, conseguí un ajuste prácticamente calcado al deseado. Y en apenas cinco minutos.

Grupo rodando con Cadel Evans en la presentación de la BMC Roadmachine 2020

De este modo, y aunque la talla elegida no era necesariamente la idónea, la amplia posibilidad de ajuste que brinda la marca permite poder rodar en una talla más grande con holgura y sin que el rendimiento se vea mermado, teniendo en cuenta que un cuadro más grande, por razones de física pura, es más estable y menos reactivo.

En cuanto a las potencias, BMC ofrece hasta 10 longitudes distintas para dar con el ajuste exacto. Se encuentran en 55, 70, 80, 90 y 100 mm con la potencia a 0 grados de angulación, y en 90, 100, 110, 120 y 130 mm con la potencia dispuesta a -12 grados, en una posición más deportiva.

Igualmente, la firma helvética ofrece la opción de cono superior alto y bajo, con un amplio margen de hasta 20 mm entre ambas alturas y sin precisar de más espaciadores.

BMC asegura que la tolerancia de la rigidez del cuadro es de escasamente +-5%. De este modo se ha conseguido evitar que las tallas más pequeñas sean excesivamente rígidas y que las más grandes pequen de flexibles.

Ahora el rendimiento de la BMC Roadmachine será coherente y similar en las seis tallas disponibles: 47, 51, 54, 56, 58 y 61.

BMC 2020: Toma de contacto

El debut internacional de la BMC Roadmachine tuvo un invitado de lujo, Cadel Evans, quien nos acompañó durante toda la jornada, lluviosa y fría, todo hay que decirlo.

La ruta, circular desde Soleura, discurrió a apenas 20 minutos de Grenchen, donde se encuentra la sede de BMC, en un recorrido habitual para los ingenieros de la marca.

La nueva Roadmachine es más ligera (el nuevo cuadro pesa 895 gramos en talla 54) y ofrece un 20% extra de rigidez torsional con respecto a la anterior versión, que conozco perfectamente pues la usé en casi todas mis salidas por carretera durante el último año.

Así pues, estas cifras –además de una absorción un 25% superior y de un eje de pedalier un 5% más rígido– suponen unos argumentos de peso en una bici cuya anterior versión apenas tenía puntos flacos.

Probamos la BMC Roadmachine en Suiza.

La polivalencia y su comodidad eran elementos clave, puntos que en esta nueva versión han llegado a un nivel superior.

Más allá de su look limpio y refinado y de su integración, cuando empiezas a pedalear en la nueva BMC Roadmachine sientes que montas en una máquina muy estable sobre la cual es muy fácil recorrer kilómetros deprisa y sin que aparezcan dolores en la espalda.

Rápidamente te sientes con confianza para negociar las curvas y sus ángulos relajados y la tecnología TCC se encargan de mitigar las vibraciones procedentes de la carretera.

Es algo más cómoda, sí, pero sobre todo es más viva en su comportamiento, más rápida de reacciones, lo que permite adoptar una conducción más agresiva. Y con una precisión en las trazadas propia de un tiralíneas. No llega al nivel de la Teammachine, una máquina claramente de competición, pero es que ese tampoco es su objetivo.

Claro está que la BMC Roadmachine es una Endurance, pero el rendimiento subyace en su ADN, y no hay más que levantarse del sillín para esprintar para ver cómo avanza metros sin piedad.

La rigidez en la zona del pedalier es extraordinaria y asegura una transferencia de potencia directa e instantánea. También permite afrontar empinadas cuestas sin miedo a echar el pie al suelo.

Además, gracias a sus anchas cubiertas tubeless Vittoria (de 28 mm) montadas sobre unas exquisitas ruedas ENVE SES 4.5C AR Disc Carbon, rodamos con una suavidad ciertamente adictiva. Como si el asfalto fuera moqueta.

Perfil de altitud de la ruta de prueba de la BMC Roadmachine 2020
Perfil de altitud de la ruta de prueba de la BMC Roadmachine 2020

A la espera de realizar un test de larga duración, podemos adelantar que BMC ha mejorado una bici que ha marcado un antes y un después en la categoría Endurance, la que se adecua mejor a la mayoría de mortales. Y eso son palabras mayores.

Geometría

(EN TALLA 56)
Geometría bici de carretera
A – 522 mm
B – 556 mm
C – 72°
D – 74,2°
E – 1008 mm
F – 410 mm

BMC Alpenchallenge AMP Road

La gama BMC Alpenchallenge es sinónimo de practicidad y estilo. Sin embargo, todos los modelos con asistencia al pedaleo –los bautizados AMP– montaban manillar plano. Hasta ahora.

Y es que con la llegada de la Alpenchallenge AMP Road, BMC inaugura una nueva categoría en su catálogo, el de las e-road bikes. Y lo hace por la puerta grande y con argumentos tan convincentes como un cuadro y una horquilla fabricados íntegramente en carbono, o un peso total inferior a 15 kilos. De hecho, el cuadro solamente pesa 1415 gramos.

BMC Alpenchallenge AMP Road 2020

La integración, un elemento muy valorado en este segmento y en las e-bikes en general, está bien resuelta, aunque la batería Shimano dispuesta en posición central en el tubo de sillín queda a la vista.

Pero es así por voluntad propia, nos explicó Stefan Christ, pues esa colocación particular tiene una poderosa razón de ser: baja el centro de gravedad de la bici y, consecuentemente, mejora el manejo general de la bicicleta.

El motor Shimano STEPS, por su parte, queda bien integrado en la zona del pedalier. Ofrece una potencia de 504 Wh, el doble que un motor Fazua, y 70 Nm de par (por 60 Nm del motor alemán).

Así pues, aunque el peso total del conjunto es un kilo superior, la gran ventaja de este modelo es que duplica la autonomía y obtiene más potencia en la asistencia, además de contar con un centro de gravedad más centrado y bajo.

Motor Shimano en la BMC Alpenchallenge AMP Road 2020.

Nuestra ruta de test fue relativamente corta (33 km), pero con un puerto que acumuló 1000 metros en apenas 12 kilómetros.

A nuestra llegada, la batería tenía un poco más de la mitad de vida (y eso que abusamos del modo de máxima asistencia, el Boost), lo que asegura una autonomía aproximada de unos 2000 metros de desnivel positivo.

Con las e-road bikes conviene medir así la autonomía, más allá de los kilómetros totales a recorrer, pues rebasar los 25 km/h (instante en el que el motor corta la asistencia) es relativamente sencillo, y es habitual circular bastante más rápido. De hecho, excepto en los fuertes tramos de subida, solimos circular a unos 30 km/h de media.

En este sentido, conviene apuntar que Shimano ofrece cinco indicadores de batería, pero no son lineales. Es decir, cuando se apaga la primera luz, significa que queda un 75% de batería. Al apagarse la segunda, la capacidad es ya del 50%. Las “alarmas” saltan cuando desparece la tercera (25%), porque la cuarta indica que solo nos queda un 10% de batería. Y la quinta es casi testimonial, porque avisa de que en cualquier momento la asistencia dejará de actuar.

La posición sobre la bici es muy natural, gracias al Integration Cockpit System, que como en la BMC Roadmachine permite una gran capacidad de ajuste. De hecho, comparte tanto las opciones de longitudes de potencia (de 55 a 130 mm) como las angulaciones de las mismas (-12 grados o 0 grados). Y asegura que ningún cable quede a la vista.

Detalle de la BMC Alpenchallenge AMP Road 2020.

Tal vez lo más chocante a priori es que la bici monta un único plato (de 44 dientes), pero en ningún momento echamos en falta más desarrollo, ni en las duras rampas de subida.

Detrás, monta una cassette de 11 velocidades (11-30 en la versión LTD y 11-34 en las ONE y TWO).

Si en la Roadmachine el confort es importante, en la BMC Alpenchallenge AMP Road no lo es menos. Es por ello que cuenta con la tecnología Micro Travel Technology, que aporta 10 mm de recorrido trasero gracias a un elastómero.

Stefan Christ nos comentó que esta pieza, procedente de la industria automovilística, es muy cara y que solo añade 80 gramos al cuadro. Además, aseguró que, en los cuatro años que la llevan utilizando, no ha dado ningún problema.

Esta solución, heredada de la Teamelite, la bicicleta rígida de XC de BMC, supone un extra de comodidad y un importante apoyo en la tracción, sobre todo al rodar sobre carreteras rugosas.

La BMC Alpenchallenge AMP Road 2020 al detalle.

Para complementar una experiencia agradable, la bici monta la tija de sillín de tipo “D” de BMC, ligera, con un aspecto distinguido fabricada en carbono Premium y con 15 mm de retroceso.

La guinda del pastel es el amplio paso de rueda, que admite cubiertas de hasta 42 mm (38 mm con guardabarros). Este hecho aporta polivalencia al conjunto, pues permite montar neumáticos anchos y con taco para afrontar tramos de grava, por ejemplo.

Así pues, además de una e-road bike, la Alpenchallenge AMP Road también puede convertirse en una e-gravel bike. De hecho, la BMC Alpenchallenge AMP Road TWO ya lo adelanta, pues monta de serie cubiertas todoterreno WTB Exposure de 34 mm.

Sensaciones amplificadas

El debate sobre las e-road bikes está abierto y en él tienen cabida opiniones para todos los gustos. Según Mart Otten, Senior Product Manager de BMC para ciclismo de carretera, “en las e-bikes de carretera, los ciclistas buscan una relación pesopotencia alta, una bici con el manejo ligero y ágil de una bicicleta de carretera tradicional combinada con la asistencia al pedaleo”.

Por otro lado, es evidente que aquel ciclista competitivo y muy en forma posiblemente las encontrará prescindibles y completamente alejadas de su universo sub 7 kilos. Pero no nos vamos a engañar, no todos tenemos la forma física que querríamos. Ya sea por tener una edad provecta, por falta de tiempo, por salir de una lesión o por sobrepeso, lo cierto es que estas bicicletas pueden ser la solución para que más ciclistas acaben practicando nuestro deporte.

Probamos la BMC Alpenchallenge AMP Road 2020.

Y si gracias a la asistencia de su motor estos ciclistas pueden rodar junto a alguien más fuerte, bienvenidas sean. Ese es, en resumidas cuentas, el perfil de usuario al que va dirigido la nueva BMC Alpenchallenge AMP Road, que se ofrece en tres tallas (S, M y L) y en tres versiones: LTD (7.999 euros), ONE (6499 euros) y TWO (4499 euros).

La adaptación a la bici fue muy rápida. Solo hubo que acostumbrarse al extra de peso y a las inercias que este ejerce en las frenadas. Por lo demás, el manejo resulta muy natural y parecido al de una bici pulmonar.

El Shimano STEPS asiste con suavidad en modo Eco, sin sobresaltos. En modo Trail (nomenclatura que deberían cambiar, pues solo tiene sentido en MTB), la asistencia es prácticamente idéntica, por lo que apenas lo usamos, mientras que en Boost la bici quiere irse hacia delante, especialmente en subidas.

La potencia es mucha, y conviene ajustar los niveles de asistencia en la app, pues los que ofrece de serie Shimano son un sinsentido. Personalmente, brindaría menos asistencia a Eco, más a Trail y bajaría un poco el Boost, excesivo. Así se conseguiría que el escalonamiento entre los modos fuera progresivo y nada brusco.

Otro punto discutible es la rumorosidad del motor. Hay que acostumbrarse, pero suena más que un Fazua o un ebikemotion. Y en un puerto de montaña de más de 10 kilómetros, ese zumbido constante no es especialmente agradable, aunque puedes llegar a la cima fresco como una rosa.

Por lo demás, la estabilidad es muy alta, el manejo en curvas es espectacular, la frenada (discos de 180-160 mm) aporta seguridad en todo tipo de situaciones y la bici permite disfrutar de sensaciones de ciclismo de verdad.

Perfil de altitud de la ruta de prueba de la BMC Alpenchallenge AMP Road.
Perfil de altitud de la ruta de prueba de la BMC Alpenchallenge AMP Road.

A priori nos preocupó que solo admita un portabidón, teniendo en cuenta su alta autonomía. Pero, si soy sincero, llegué a la cima del puerto con medio bidón lleno, así que eso no es un gran inconveniente.

Con la Alpenchallenge AMP Road, BMC ofrece una bici muy interesante a un amplio perfil de usuarios que podrán pedalear más, llegar más lejos y escalar cimas que creían imposibles.

Geometría

(EN TALLA 56-58)
Geometría bicis
A – 480 mm
B – 583 mm
C – 72°
D – 73,5°
E – 1053 mm
F – 435 mm

BMC URS

La firma suiza dejó la presentación de la BMC URS para el final. Y lo hizo en su hábitat natural, en medio del bosque.

Su primera Gravel pura y dura es un dechado tecnológico que nace como una progresión lógica tras su modelo Endurance. Su nombre, URS, es muy común en los hombres de la zona suiza de Emmental (famosa por su queso), aunque también significa “oso”. Y a eso se refiere mayormente la URS, a la que en BMC tuvieron claro que no querían bautizar como Gravelmachine.

Probamos la BMC URS 2020 suiza.

De hecho, URS es una contracción de Unrestricted (literalmente “sin restricciones”), toda una declaración de intenciones de lo que quiere y puede ofrecer esta nueva bicicleta.

La importancia de la geometría

En una bici concebida para rodar literalmente “sin restricciones”, acertar con la geometría es fundamental.

En BMC han denominado Gravel+ a su concepto geométrico, que se basa en combinar un reach largo y potencia corta y recta (de 55 mm en tallas S y M y 70 mm en L y XL) con un ángulo de dirección relajado (70°).

La gravel BMC URS 2020.

Sí, puede parecer contradictorio, e incluso podría decirse que es una geometría de MTB, ya que calca el ángulo de dirección de la Teamelite de XCO e incluso presenta un ángulo de sillín medio grado más vertical (74°), lo que juega a favor de una mejor eficiencia de pedaleo.

También las vainas se acortan 4 mm, quedándose en solo 425 mm, aunque la distancia entre ejes es suficientemente larga como para garantizar estabilidad a altas velocidades.

Gracias a la aplicación de la progresiva geometría Gravel+, a medio camino entre la Roadmachine y la Teamelite, se consigue control, seguridad y capacidad de respuesta en las distintas situaciones que nos podemos encontrar durante las largas rutas de gravel.

Como en la Roadmachine y en la Alpenchallenge AMP Road, se recurre a la tecnología Integrated Cockpit System, lo que ofrece un toque esbelto y elegante a esta máquina de gravel, pues esconde el cableado por dentro de la corta potencia.

Unrestricted, la BMC URS 2020 no tiene límites.

Además, el cuadro incorpora la tecnología Micro Travel Technology (MTT), que ofrece 10 mm de recorrido trasero, y se sirve del Tuned Compliance Concept Gravel.

De este modo, el laminado del carbono contribuye a absorber las vibraciones del variado terreno para un mayor confort en marcha. La horquilla, de nueva creación y 550 gramos de peso (sin cortar), es de carbono Premium y también abraza la TCC con ajuste Gravel.

En el montaje de la BMC URS, también destaca la tija de sillín de carbono Premium y de tipo “D”, en este caso recta. Además, permite el uso de tija telescópica, en diámetro 27,2 mm, pudiendo guiar internamente el cableado por el cuadro.

Preparada para la aventura

Aunque BMC ya hizo una aproximación al ciclismo todoterreno con la Roadmachine X, que se mantiene en catálogo y es la única Roadmachine vigente de aluminio, es la BMC URS la que realmente inaugura la categoría de Gravel.

Diseñada para montar exclusivamente transmisiones 1x, ofrece un paso de rueda muy generoso: 45 mm. Y cómo no, está preparada para montar cubiertas sin cámara (tubeless).

Con la nueva Roadmachine comparte el Dfender, un guardabarros trasero integrado compatible con la tija de sillín de tipo “D”, y los soportes en el tubo superior para guardar alguna bolsa atornillada. Pero hay mucho más.

La BMC URS preparada para montar portabultos y guardabarros, permite combinar ruedas de 700c (hasta 700×45 mm) y de 650b (hasta 650×47 mm) y admite hasta tres portabidones, uno de los cuales por debajo del tubo diagonal.

Viene de serie con un manillar ancho y ligeramente acampanado (perfecto para cargar alguna bolsa) y con cableado interno para dinamos de buje para montar una luz.

Sorprende el trabajo de cableado interno de la BMC URS 2020.

Igualmente, los usuarios más agresivos incluso podrán incluso montar la nueva horquilla de suspensión FOX 32 SC AX, de 40 mm de recorrido.

En una disciplina todoterreno como el gravel es necesario proteger la integridad de la bici, por lo que BMC ha dispuesto de un protector de goma en la punta de la horquilla. Y en la parte inferior del tubo diagonal se ha montado otro protector de goma a la altura del eje de pedalier y de dos resistentes tiras protectoras transparentes de un material usado en las hélices de los helicópteros.

El placer de explorar

Terminada la ascensión con la Alpenchallenge AMP Road, los responsables de BMC nos prepararon un avituallamiento previo a la larga ruta con la URS.

Debo reconocer que la primera impresión fue de asombro, pues la bici es sumamente ligera (el cuadro solo pesa 1050 gramos en talla M). Eso hace que sea muy fácil de maniobrar y levantar la rueda delantera, además de realizar bunny-hops.

La rigidez del eje de pedalier es asombrosa. Tanto que incluso pregunté sobre ello a los ingenieros de BMC, que confirmaron que es incluso más rígido que el de la Teamelite de MTB.

La consecuencia de ello es lógica; la bici sale disparada como un cañón en las aceleraciones. Y no importa si el terreno es muy empinado, porque la tracción que aporta el MTT permite superar piedras, raíces, hierba o grava sin mayores problemas.

La tracción que aporta el MTT en la BMC URS 2020 es capaz de superar cualquier terreno.

De hecho, quise probarlo a fondo en una dura subida de 4 km al 10% de media, y en ningún momento la rueda trasera resbaló por falta de tracción.

En los descensos, el ángulo de dirección de 70° combinado con la corta potencia hacen que el temor a salir por orejas sea cosa del pasado.

Igualmente, el ancho manillar acampanado Easton EC70 AX permite una posición más cómoda, sacar los codos y ofrece un extra de seguridad en las bajadas.

En este sentido, la BMC URS va muy bien calzada. La exclusiva versión ONE monta unas espectaculares ruedas DT Swiss GRC 1400 Spline DB 42 en las que calza unas capaces cubiertas WTB Resolute de 42 mm tubelizadas. Cero incidencias en casi veinte riders es la mejor demostración de su eficiencia.

En cuanto a la frenada, se ha optado por un disco delantero de 180 mm y uno trasero de 160 mm, una opción ligeramente más pesada que dos discos de 160 mm pero que aboga por la seguridad.

La leva de los frenos SRAM, inclinada como el manillar, sin embargo, carece de la lograda ergonomía de Campagnolo, pero brinda la potencia necesaria para detener la bici en todo tipo de circunstancias.

Lo que sí es excelso es el rendimiento de la transmisión, que combina el SRAM RED e-TAP AXS con el cambio trasero X01 Eagle de 12 velocidades. Cambios instantáneos, sin esfuerzo y con un rango casi interminable, gracias al cassette 10-50 y a un plato de 38 dientes. ¡Bravo!

La BMC URS nos dejó muy buen sabor de boca. Va por donde quieres, es juguetona y no le cuesta nada entrar en las curvas cerradas o ratoneras. Es cómoda, estable y a alta velocidad –alcanzamos hasta 70 km/h en una pista– se mantiene firme como un tren.

El dilema de la tija telescópica está abierto. Personalmente, no la eché en falta, y eso que hicimos algún sendero de bajada que exigía colocar el culo atrás y estirar bien los brazos.

De todas formas, no creo que ese deba ser el uso real de una gravel. Además, la tija telescópica le añadiría unos 400 gramos de peso a una bici que sobresale por su ligereza.

Por este mismo motivo, soy reacio al uso de una horquilla de suspensión. Y es que por un poco de absorción y comodidad extra, se añade una tara alta al conjunto y se pierde esa vivacidad que hace la BMC URS una bicicleta tan excitante.

Perfil de altitud de la ruta de prueba de la BMC URS.
Perfil de altitud de la ruta de prueba de la BMC URS.

A diferencia de los otros dos modelos ya disponibles, la BMC URS llegará a las tiendas en diciembre. Se comercializará en tallas S, M, L y XL y en cuatro versiones: URS ONE (8999 euros), URS TWO (5999 euros), URS THREE (3999 euros) y URS FOUR (2999 euros).

Geometría

(EN TALLA M)
Geometría bicis
A – 459 mm
B – 578 mm
C – 70°
D – 74°
E – 1064 mm
F – 425 mm

Entrevista a Cadel Evans, Campeón del Mundo en 2009 y vencedor del Tour de Francia 2011

Entrevistamos a Cadel Evans durante la presentación de la gama BMC 2020

¿Qué es lo que te ha sorprendido más de la nueva BMC Roadmachine?

Comparándola con las ediciones previas, destacaría que esta versión apuesta por el rendimiento y la versatilidad, mucho más que en las dos anteriores generaciones. Estas son, sin duda, las dos características más acentuadas de este modelo.

Durante la presentación dijiste que es tu bicicleta BMC que usas más, por encima de la Teammachine con la que lograste tus mayores éxitos. ¿Por qué?

Es la BMC que elijo cada vez que salgo de ruta, aunque de hecho la que uso más es la Alpenchallenge, porque con ella hago la compra (se ríe). Pero, bromas aparte, en cuanto a salir a pedalear, salgo más con la Roadmachine y es algo que he debatido con el staff interno de BMC.

Y la conclusión es que es debido a que rodé muchos años en la Teammachine SLR, ahora prefiero la Roadmachine, más estable y que se siente muy robusta.

Ya no estoy interesado en tener la bicicleta de alto rendimiento más ligera, porque ya no voy a ir tan rápido en los descensos ni tampoco tengo el nivel de Froome y los demás en las subidas, por lo que no debo preocuparme mucho por ello.

Sin embargo, me gusta el tacto robusto y ese plus de estabilidad en los descensos, además de que puedo hacer algún tramo todoterreno con las cubiertas Vittoria Rubino Pro Endurance sin tener que cambiar mi posición o disponer de un segundo juego de ruedas. Recientemente corrí la Sagan Gran Fondo con cubiertas rápidas, pero durante la semana ruedo con unas cubiertas más anchas y con un extra de protección antipinchazos, lo que me permite alcanzar cimas de montaña que antes solía hacer entrenando con la mountain bike.

¿Para qué tipo de ciclista crees que va destinada?

Lo que la hace tan impresionante es que ofrece un rendimiento a la par de la Teammachine SLR01 con la que gané el Tour de Francia y que usan los ciclistas del Team Dimension Data.

De hecho, creo que es mejor bici para la mayoría de ciclistas, no necesariamente los que compiten en el Tour de Francia, pero sí para el resto, ya que es más estable y firme. Solo aquel ciclista que tenga un muy buen dominio de la bici, verá que la Teammachine SLR01 es algo más ágil al tomar las curvas y escoger las trazadas usando el cuerpo, pero para la gran mayoría de la gente, contar con una bicicleta más estable les brindará un extra de confianza que les hará ir más deprisa y seguros.

¿Has participado en el desarrollo de la nueva Roadmachine?

No en esta Roadmachine, aunque sí he participado en el de algunas otras bicicletas BMC. De hecho, la primera vez que la vi me pareció fantástica, pero la veía incompleta debido a la completa integración de los cables. No entendía que estuviera lista, ya que echaba en falta los cables (se ríe). ¡Esa fue mi primera impresión!

Comentarios

Contenido

Compra on-line nuestra revista
Te la enviamos a casa
¿Te molan nuestros posts?
Apúntate a nuestra newsletter.