Frenos SRAM G2 Ultimate, potencia y modulación

Los frenos SRAM G2 Ultimate vienen con una pinza más rígida y ofrecen mayor potencia de frenado
Compra on-line nuestra revista
Te la enviamos a casa

Contenido

Pensados para la práctica del Trail y Enduro, los frenos SRAM G2 Ultimate suponen un importante paso adelante en cuanto a rendimiento, gracias a una pinza más rígida y a un aumento en la potencia. Pero hay mucho más.

Con el fin de facilitar la elección a los riders y evitar confusiones, la firma de Chicago, que cuenta con una web AXS, lanza unos frenos específicos para Trail. Los G2, disponibles en versión RSC y Ultimate, aparecen como una opción polivalente a medio camino entre los Level de Cross Country y los Code de Descenso. Eso sí, en el catálogo conviven (todavía) con los Guide, de los que derivan. Este modelo, presentado en 2014, ha sido un éxito para la marca, sobre todo porque reemplazó eficazmente a los problemáticos Avid Elixir Trail. Los G2 suponen la segunda generación de los Guide.

Nuevo concepto en los frenos SRAM G2 Ultimate

Lo primero que destaca de los frenos SRAM G2 Ultimate es que son los más ligeros de la marca con pinza de cuatro pistones. Con 242 gramos cada uno con latiguillo de 850 mm (sin discos), este modelo presenta credenciales más que suficientes como para lucir el apellido “Ultimate”. Este apellido sinónimo en SRAM de máximas prestaciones. 

La pinza de los frenos SRAM G2 Ultimate es de cuatro pistones
La pinza de los frenos SRAM G2 Ultimate es de cuatro pistones

La nueva pinza garantiza una menor flexión ante frenadas extremas, lo que redunda en una transferencia de potencia más directa. Según SRAM, el G2 es un 7% más potente, además de más rígido. Lo que permanece invariable son el tipo de pastillas y la conexión del latiguillo, orientable para facilitar su colocación. Los nuevos latiguillos, de acabado mate, tienen una apariencia más limpia y son menos propensos a quedarse doblados.

En cuanto a los pistones de las pinzas, SRAM prescinde del aluminio y opta por la resina fenólica, que consigue aislar mejor el líquido de frenos Ravenol DOT 5.1 de las altas temperaturas que se pueden alcanzar durante las deceleraciones. Esto propicia que ya no deba usarse el HeatShield, un protector térmico de acero que protege la pinza del calor. 

Internamente, la nueva pinza mantiene las juntas cuadradas, aunque se han remodelado. SRAM, que asegura que con el G2 las pastillas retroceden más rápidamente, ha buscado que la fuerza ejercida por los cuatro pistones sea uniforme y contante a lo largo del tiempo. Para ello, los pistones consiguen compensar eficazmente el desgaste de las pastillas, más gradual. Estos frenos SRAM G2 Ultimate mantienen el punto de contacto con el disco constante, pues la separación entre las pastillas permanece inalterable a medida que se desgastan, por lo que la leva mantendrá el mismo recorrido durante la vida útil de las pastillas de freno.

Precisamente sobre las pastillas, SRAM ofrece tres compuestos distintos. La nueva configuración, denominada Power Organic, es la que viene de serie y presenta un soporte de acero gris. También se comercializa otra versión orgánica, usada en los Guide y Level, más silenciosa aunque no tan potente como la Power Organic. Esta viene con un soporte negro. Finalmente, las metálicas son ideales para condiciones de lluvia y barro por su extrema potencia. Se identifican por su soporte en acabado cobre.

Los G2 cuentan con certificación ISO para su uso con e-MTB. Sin embargo, para un óptimo rendimiento en estas bicis más pesadas, SRAM aconseja montar los modelos Code o Guide RE. 

La importancia del ajuste

En un componente como los frenos, el ajuste de los puntos de contacto adquiere una importancia que no todas las marcas parecen apreciar. El fabricante estadounidense es un estandarte en la materia y los nuevos frenos SRAM G2 Ultimate cuentan con unas levas en las que podremos ajustar de forma manual (y sin herramientas) su distancia con respecto al manillar.

Además de este ajuste de alcance, también encontramos una ruedecilla que sirve para regular el punto de contacto, lo que modifica el recorrido de la leva. Este ajuste, que no afecta a la colocación de las pastillas, es importante, ya que nos permite encontrar el tacto de uso deseado, algo muy personal. 

Las ergonómicas manetas son de carbono y permiten un amplio rango de ajuste
Las ergonómicas manetas son de carbono y permiten un amplio rango de ajuste

La ergonómica maneta, también de nueva creación y reversible, es de carbono en esta edición Ultimate, aunque su acabado mate es bastante discreto, y cuenta con un pivote de rodamiento sellado que garantiza un tacto más preciso (en la versión G2 RSC, 105 euros más económica y 13 gramos más pesada, la maneta es de aluminio, los tornillos recurren al acero inoxidable y en el pivote se opta por un casquillo).

Asimismo, el fabricante estadounidense mantiene sus conocidas y polivalentes abrazaderas MatchMaker X, negras, de aluminio y con un peso de 26 gramos, que permiten una amplia variedad de ajustes con pulsadores SRAM, el mando remoto XLoc de la tija Reverb y el bloqueo de suspensión XLoc.

Probando los frenos SRAM G2 Ultimate

Una vez montados y ajustados a nuestras manos, percibimos en los frenos SRAM G2 Ultimate una potencia que no desfallece ni tras varias bajadas largas. De hecho, SRAM los denomina los mini-Code, un guiño en relación con su modelo de Descenso, más pesado y específico. Aun así, el recuerdo de los Guide es bien presente, pues por aspecto y rendimiento mantienen un gran parecido. Eso sí, la evolución que anuncia SRAM sí es apreciable. 

Los montamos con dos discos Centerline X de aleación y 180 mm de diámetro y su funcionamiento no ha sufrido variaciones en los 40 días de uso intenso que les hemos dado. Estos discos, de 121 gramos, son una opción ligera que elimina peso no suspendido en la rueda. No son tan resistentes como los de acero, pero ahorran unos 30 gramos, y si no tienes previsto un uso exclusivo en bike park, nos parecen más que correctos. 

Los frenos SRAM G2 Ultimate son ligeros y ofrecen un tacto muy modulable
Los frenos SRAM G2 Ultimate son ligeros y ofrecen un tacto muy modulable

De los frenos SRAM G2 Ultimate queremos enfatizar su excelente modulación, que confiere mucha confianza, ya que sientes que tienes el control de apurar más o menos sin bloqueos imprevistos. Empiezan mordiendo de forma más o menos amable, pero a medida que aplicamos fuerza, su potencia de frenado aumenta hasta conseguir la deceleración deseada. Y siempre sientes que la presión ejercida por tu dedo índice tiene una respuesta inmediata. 

También nos gusta que su tacto no sea de todo o nada, algo presente en algunos modelos de la competencia. Y es que eso, tratándose de un potente modelo de cuatro pistones, puede conllevar consecuencias negativas en forma de caída debido a su actuación más brusca. Para un uso Trail, que es para el que están concebidos, creemos que ofrecen la mejor relación potencia-modulación, ya que permiten apurar con garantías. Además, aunque es una sensación totalmente subjetiva, parece que el retorno de la leva sea más rápido, dejando para el olvido esa leva perezosa que tardaba en volver a su posición inicial de los vetustos Avid Elixir. 

En cuanto a las pastillas, las nuevas Power Organic tienen un mordiente extra, no han desfallecido tras un uso continuado y su durabilidad no se ha visto comprometida, pues el desgaste no ha llegado ni a la mitad de su vida útil. Tampoco han aparecido ruidos molestos ni ha variado –como promete SRAM– la distancia de los puntos de contacto. Eso sí, todo el test ha transcurrido en condiciones de seco, pues la lluvia parece evitar nuestro tórrido verano. 

Conclusión

Los frenos SRAM G2 Ultimate son una lograda evolución de los Guide. No son unos frenos extremos –para esto ya están los Code–, pero sí muy versátiles y en los que puedes confiar.

Además, sus opciones de ajuste sin herramientas y su modulación los hacen cómodos y accesibles desde el primer día.

¿En qué pecan? Su precio, 295 euros, no es apto para todos los bolsillos, aunque SRAM también dispone en su catálogo de la versión G2 RSC, que cuesta 190 euros y anuncia un rendimiento prácticamente idéntico con un ligero incremento de peso.

Ficha técnica

Peso: 242 gramos cada uno (sin discos)

Pinza: De cuatro pistones y más rígida

Levas: De fibra de carbono

Tornillería: De titanio

Líquido de frenos: Ravenol DOT 5.1

Precio: 295 euros 

Nos gusta

Potencia más que suficiente.

Tacto modulable.

Ajustes de los puntos de contacto.

A mejorar

Precio elevado.

Comentarios
Más en:
También te puede interesar

Contenido

Compra on-line nuestra revista
Te la enviamos a casa
¿Te molan nuestros posts?
Apúntate a nuestra newsletter.