David Valero, histórico bronce en Tokio 2020

Compra on-line nuestra revista
Te la enviamos a casa

Contenido

David Valero ha hecho historia. En mayúsculas y en la mejor cita posible. En una que se retrasó un año y que ha estado a punto de no celebrarse. Y para la que todo deportista de élite sueña. David Valero se ha llevado una medalla de bronce que sabe a gloria y que nos ha encandilado y emocionado.

La competición masculina de MTB XCO de Tokio 2020 será recordada, sin duda. Ha sido una carrera vibrante, con mucho nivel y con muchos gallos batallando. En un circuito, el de Izu, complicado debido a tramos artificiales con unas rocas que daban vértigo, de 3,85 km y bajo un intenso calor, 40 corredores han buscado la gloria. 7 vueltas. En representación de España, dos corredores: el andaluz David Valero y el catalán Jofre Cullell. Ambos Campeones de España (Valero en categoría Élite y Cullell, en Sub 23). Sin duda, nuestras mejores bazas

Primeras sorpresas

El arranque de la competición siguió un curso que ya viene siendo habitual en la Copa del Mundo. El brasileño Hernique Avancini, con su espectacular Cannondale Scalpel con horquilla Lefty Ocho, se situaba en cabeza e intentaba escaparse. Pero sin éxito. El grupo se iba estirando, pero sin que ningún corredor terminara de romper el grupo. Ahí estaban grandes favoritos como Mathieu van der Poel, Nino Schurter, Tom Pidcock, Victor Koretzky, Mathias Flückiger, Milan Vader y Anton Cooper, entre otros.

La mala fortuna quiso que David Valero se viera perjudicado por un enganchón en la parte trasera de la cola, lo que le llevó a la posición 30. La dureza del circuito hizo que muchos corredores tuvieran que bajarse de la bici y empujarla, lo que incrementó esta situación. Por su parte, Jofre Cullell iba progresando por delante del granadino.

Sin embargo, la gran sorpresa la dio Mathieu van der Poel. El neerlandés, que venía de ganar la etapa del Tour de Francia del Mûr-de-Bretagne en la que doblegó por partida doble a todos los rivales en esa dura ascensión que le dio el maillot amarillo, que retuvo 6 días, y que declinó participar en la prueba en ruta para prepararse para el MTB, salió literalmente por orejas. Van der Poel se cayó en una zona que empalmaba dos grandes rocas, el Sakura Drop. No había montado tija telescópica en su Canyon Lux y, según él mismo, pensaba que todavía había la tarima de madera de los entrenamientos. La recepción, con la cadera en el suelo, fue dolorosa, como evidenciaba su expresión. Aunque se reincorporó e incluso rebasó a algunos corredores, acabó abandonando con evidentes signos de dolor en el cuerpo. La gran esperanza neerlandesa y el máximo favorito decía adiós en la quinta vuelta. Una pena. Sus palabras: «No sé que ha pasado. Pero volveré».

Lucha en cabeza

En el grupo cabecero, Nino Schurter, que competía con la nueva SCOTT Spark, lanzó un ataque al que salieron Pidcock, Flückiger y Cooper. Sin embargo, el corredor que tenía más gas era el joven británico del INEOS Grenadiers (no te pierdas el especial que publicamos en el número 79, ya a la venta). A lomos de una BMC Fourstroke 01 sin logos (tiene contrato con Pinarello), en la cuarta vuelta, Pidcock, de 21 años, fue sumando distancia, poco a poco, con respecto a Mathias Flückiger. Por detrás, Nino, Koretzky y Cink, que acabó entrando, tenían claro que entre ellos se jugarían el bronce.

Pero se equivocaron. El primero, Cink, quien sufrió un pinchazo en la rueda trasera que le llevó a destalonar. A diferencia de otros corredores, prescindió de un mousse. El compañero de Sergio Mantecón en el equipo KROSS, abandonó resignado con su KROSS Earth TE. El posiblemente mejor escalador también se retiraba de la competición. Y los demás que tampoco acertaban eran Schurter, Koretzky y Cooper, puesto que David Valero proseguía con una remontada histórica. Vuelta a vuelta. Segundo a segundo. Con ese ritmo machacón. Con la potencia y la envergadura de ese gran tipo que es el granadino. Así es como Valero, a falta de una vuelta y en meta, se unía a estos tres corredores.

La estrategia de David Valero

A estas alturas, y salvo debacle mecánica, parecía bastante claro que el oro sería para Tom Pidcock y la plata, para Mathias Flückiger. Sin embargo, el peligro para David Valero era una llegada al sprint. Koretzky es muy rápido, y Schurter también ha logrado grandes triunfos en estas circunstancias. Sin embargo, Valero no había llegado desde el puesto 30 al grupo de medalla para especular. Así que a las primeras de cambio arrancó con su potencia habitual y solo Nino se pudo poner a rueda. La BH Lynx Race EVO Carbon del español superaba cada uno de los obstáculos. Trazaba las curvas del resbaladizo y seco circuito. Se alejaba del supercampeón suizo, que veía como no podría igualar los dos oros de su máximo rival histórico, Julien Absalon.

La BH Lynx Race EVO de David Valero usada en Tokio 2020
La BH Lynx Race EVO de David Valero usada en Tokio 2020 (talla XL)

Por delante, Pidcock, que solo hace 8 semanas sufría un atropello mientras entrenaba en Font Romeu que le provocó una fractura de clavícula, ganaba con autoridad (1h 35 min 14 seg). Bajito, ligero, polivalente, técnico. Los adjetivos para describir a este superclase emergente se agotan. No así su potencial, abrumador.

Tom Pidcock, en una imagen con su equipo, el INEOS Grenadiers
Tom Pidcock, en una imagen con su equipo, el INEOS Grenadiers

Segundo llegaba el siempre batallador Mathias Flückiger, actual Campeón de Suiza, lo que equivale a ser casi Campeón del Mundo debido al altísimo nivel que hay en este pequeño país alpino. Algo contrariado por no conseguir el oro, pero sabedor de que Pidcock tenía una marcha más. Entró a 20 segundos. En su Instagra, el británico publicó: «¡Despiértame! Campeón olímpico!»

Y a continuación, a 34 segundos, un portentoso David Valero, que se deshizo con solvencia de Nino Schurter. Con los brazos al aire, con una sensación de satisfacción total, el español lograba esa ansiada presea. La misma que consiguió el jefe de su equipo, el BH Templo Cafés, Carlos Coloma, en Río 2016.

David Valero Serrano, seis veces Campeón de España de XCO
David Valero Serrano, seis veces Campeón de España de XCO

Aunque David Valero, de 32 años, ya nos tiene acostumbrados a grandes remontadas (la del Europeo de Glasgow de 2018 fue de órdago), la que ha protagonizado en Tokio 2020 no tiene parangón. En el mejor escenario posible. Contra los mejores. Sí, a ellos también les ha vuelto a ganar. Bravo, David. Lo has dado todo, absolutamente todo. Como Jofre Cullell, que ha terminado en una gran 15ª posición final en sus primeros Juegos Olímpicos con «buenas piernas».

Valero está acostumbrado a entrar a meta celebrando éxitos
Valero está acostumbrado a entrar a meta celebrando éxitos

El día antes de la carrera, Valero publicó en Instagram: «Mañana saldremos con cuchillos. Tengo una espina clavada que me gustaría sacar». Vaya si se la ha sacado…

Foto de portada vía Galfer

Comentarios
Más en:
También te puede interesar

Contenido

Compra on-line nuestra revista
Te la enviamos a casa
¿Te molan nuestros posts?
Apúntate a nuestra newsletter.