Corratec Revo Bow SL Pro, una rígida muy especial

Tipo de bici:
xc
Tiempo de prueba:
10 días
Equipación rider:
Casco HJC Valeco / Gafas Eltin Full Overize / Maillot Castelli / Culotte Castelli Free Aero Race 4 / Calcetines Gaerne / Zapatillas Gaerne G.Hurricane
Si estás pensando en comprar una bici nueva y valoras la ligereza y la fiabilidad, seguro que te has planteado optar por una rígida. Son más económicas y las que menos problemas dan pero, ¿qué me compro? Si son todas iguales… No, no todas las rígidas son iguales.

Contenido

Corratec Revo Bow SL Pro

Ciertamente las rígidas están cada vez menos presentes en los circuitos de la Copa del Mundo de XCO, pero no nos engañemos. La mayoría de los circuitos en los que corremos –o las salidas que hacemos normalmente– poco tienen que ver con la dificultad que entraña una Copa del Mundo. Aunque cada vez veamos menos rígidas en esas carreras, el MTB real sigue siendo en una gran mayoría rígido y es por ello que las marcas siguen apostando por un tipo de bici ligera, efectiva y relativamente económica. En este sentido, la evolución de las rígidas ha girado casi siempre en torno a conseguir un peso supercompetitivo, ya que es lo más demandado por el cliente que las compra, pero no todas las marcas piensan igual. Corratec ha conseguido con la Revo Bow tener una rígida muy personal, alejada de lo convencional y con argumentos propios como para tenerla en cuenta.

Cuadro de líneas sensuales

La estética de la Corratec Revo Bow SL Pro es una de sus características más llamativas. Pocas bicis encontramos en el mercado con tal cantidad de líneas ondulantes, con suaves cambios de dirección o con elementos tan personales como la pipa de dirección “cuadrada”. No es de extrañar que sea Corratec quien tenga en catálogo una bici como esta, ya que solo tenemos que mirar atrás para ver que la firma alemana ha fabricado durante su historia algunos de los modelos más llamativos y provocadores del momento.

La Corratec Revo Bow SL Pro representa la rígida tope de gama de la firma y está presente en cinco montajes diferentes, tres de ellos son modelos SL (cuadro tope de gama) y dos son montajes estándar. Como es de esperar, todo el cuadro está fabricado en carbono de gama alta que se fabrica aplicando la tecnología EPS (Expanded Polystyrene). Esta tecnología se utiliza para optimizar el proceso de fabricación del cuadro desde dentro, ya que utiliza poliestireno que se inyecta en el interior del cuadro cuando este está en el molde. Con esta tecnología se consigue dar una forma interna a los tubos más precisa, consiguiendo eliminar puntos críticos y limar gramos a la báscula.

Los tubos de laCorratec Revo Bow SL Pro son uno de los puntos más llamativos ya que, si los miramos desde encima, son realmente anchos. Lateralmente la Bow es estilizada y minimalista, pero desde arriba es todo rotundidad. Esta anchura extrema en el tubo superior y diagonal tiene una función, que no es otra que aportar flexión vertical y comodidad al rodar, aunque lateralmente se transforme en rigidez. El tubo diagonal, por su parte, cuenta con una marcada curva (Bow) que da nombre al modelo y que la hace fácilmente reconocible a simple vista. El cuadro forma un conjunto muy compacto que tiene un marcadísimo sloping, una forma que hace que la bicicleta parezca más pequeña y juguetona de lo que realmente es.

Geometría Old School

Geometría

(EN TALLA 44)
Geometría bicis
A – 440 mm
B – 600 mm
C – 69
D – 74
E – 1106 mm
F – 425 mm

Una de las cosas que más nos ha llamado la atención de laCorratec Revo Bow SL Pro, estética aparte, es su geometría. Acostumbrados a la fórmula actual de “más largo y más relajado”, los ángulos de la Corratec parecen devolvernos a los orígenes del MTB. Si bien algunas de sus medidas son actuales (tubo superior de 600 mm en talla M, vainas cortas de 425 mm…) otras son realmente Old School. La pipa de dirección de 100 mm es suficientemente corta como para conseguir una posición racing, pero se acompaña de un ángulo de dirección de 69° que es bastante cerrado para los estándares actuales. Con la tendencia actual de llevar las medidas de las direcciones hacia el Enduro, encontrar una bicicleta que siga apostando por el tacto preciso y ágil de las direcciones “cerradas” es toda una sorpresa. No estamos hablando, ni mucho menos, de un ángulo supercerrado de 70° o 71° como veíamos habitualmente en el pasado, sino que más bien se trata de un ángulo ligeramente más cerrado de lo habitual, con lo que consigue transmitir algo de aquel feeling tan directo que tenían las últimas 26” de gama alta.

La medida de la potencia sigue en la misma línea retro, pero va más allá, ya que 100 mm de longitud para una talla M es algo que hacía mucho tiempo que no veíamos. El manillar de 700 mm acaba de rematar el conjunto, ya que también es bastante estrecho. Todo ello hace que la parte delantera de la Revo Bow sea la que marca el comportamiento de toda la bici.

Montaje fiable

El Revo Bowl SL es el modelo más sencillo de los cuadros de gama alta, pero cuenta con un montaje superfiable. Las estridencias que muestra el cuadro son lo único que veremos en la bici, pues el montaje busca la fiabilidad a toda costa. No hay ningún componente que arriesgue en nada, ni en los colores. Todo son marcas conocidas y de gamas bien probadas.

Empezando por la horquilla, monta una exquisita RockShox SID SL Select con 100 mm de recorrido. A pesar de ser el modelo más sencillo de la gama, la Select cuenta con un cartucho Charger RL que ha demostrado ser mucho más sensible y aprovechable que en el pasado. Si a ello le sumamos la cámara DebonAir y los retenes SKF, el funcionamiento de la hermana pequeña de las SID SL es notable, con una sensibilidad inicial muy buena y una progresividad ideal para uso XC.

En la transmisión se equipa un grupo completo Shimano SLX de 12 velocidades, con plato de 32 dientes y cambio Shimano XT. El conjunto es, al igual que la horquilla, efectivo y funcional. Todo se confía a Shimano, consiguiendo un funcionamiento preciso y fiable a largo plazo. Solo cambiaríamos el tacto de la maneta de cambio, ya que la SLX se muestra más flexible y poco precisa que el modelo XT. En ese sentido preferiríamos ver un cambio SLX y una maneta XT en vez de lo que se monta de serie. Donde no cambiaríamos nada es en los frenos, ya que los Shimano SLX de dos pistones detrás y cuatro pistones delante son perfectos para XC, peso aparte. Tienen suficiente potencia para detener la bici en cualquier situación y su tacto es nítido y preciso. Los discos que monta son algo sencillos (Shimano RT-70 de 160 y 180 mm), pero gracias a la calidad global del freno todo queda compensado.

Opinión Experta

Albert Roncero
Albert Roncero

Las rígidas siguen vivas y Corratec demuestra con la Revo Bow que también pueden ser espectaculares. Con un cuadro repleto de detalles, formas angulosas y unos acabados de primera, esta Corratec enamorará al ciclista más tradicional que quiera salirse de lo convencional.

Las ruedas se confían a DT Swiss, otra marca que podría apellidarse fiabilidad. Las DT Swiss M1900 con llanta de 30 mm de ancho interno son uno de los modelos más robustos y fiables del mercado y nos llama la atención verlas aquí. No por el modelo en sí, sino por la medida escogida para la llanta. En una XC rígida como laCorratec Revo Bow SL Pro, que tiene un paso de rueda trasero tirando a estrecho, montar una llanta de 30 mm de ancho puede hacer pensar que equiparía sin problemas cubiertas de 2,30” o 2,40”. Hemos hecho la prueba y, si bien algunos modelos entran en el cuadro, el paso libre que queda es justo. Es por ello que hubiéramos preferido que las llantas fueran de 25 mm de ancho interno, para que las cubiertas de 2,20” (las más habituales en este uso) tuvieran una forma más redondita. Las Schwalbe Racing Ray y Racing Ralph, ambas en medida 29×2,25”, son una opción perfecta para esta bici, sobre todo en terreno seco. A pesar de ser de la gama Performance, son Tubeless Ready y llevan compuesto Addix.

Para acabar, los componentes ZZYZX propios de la marca acaban de completar el montaje de laCorratec Revo Bow SL Pro. El manillar de 700 mm es de carbono y la potencia de aluminio. La tija de sillín es de carbono y tiene medida 31,6 mm, bastante ancha para lo habitual en bicicletas rígidas. El sillín lo dejamos para el final porque también merece especial atención. Podrían haber equipado cualquier sillín de Selle Italia, pero han escogido el Model X, uno de los sillines más llamativos (y cómodos) del mercado. Sus formas encajan perfectamente con la estética ondulante del cuadro y le aportan un toque de calidad y exotismo ideal.

En marcha

Con 10,6 kg de peso (talla M, sin pedales y cámaras en las cubiertas), laCorratec Revo Bow SL Pro es una bici ligera, pero no especialmente. No estamos ante la rígida más ligera de su franja de precio, pero tampoco creemos que Corratec tenga en el peso una de sus máximas. Si bien el cuadro de la Revo Bow es ligero, el montaje de la SL es más robusto y fiable que ligero, por lo que el peso del conjunto no nos sorprende. Las ruedas, las cubiertas o el grupo buscan un buen funcionamiento a largo plazo, en lugar de un peso de récord. En ese sentido, la Revo Bow se siente ligera, más de lo que pesa, sobre todo por las sensaciones que transmite su cuadro o por lo bien que gira el conjunto ruedas-cubiertas.

Subirse en la Revo Bow es como subirse en una bici de carreras de hace unos años. Aquellas sensaciones de bici rígida, de ligereza que dan ganas de esprintar, es lo que transmite laCorratec Revo Bow SL Pro desde el principio. Con ella es una delicia enlazar caminos de subida, con buen firme, donde podamos bloquear la suspensión y apretar hasta que no podamos más. Las subidas por pista son su terreno favorito y se defiende bien cuando llegan los senderos, sobre todo los de subida y con constantes cambios de sentido y ritmo. Es aquí donde recordamos por qué las rígidas siempre estarán ahí y nunca desaparecerán. Estas bicis aportan ese feeling tan racing de la vieja escuela que sigue enamorando a muchos ciclistas, especialmente a aquellos que se mueven por terrenos poco accidentados. Acostumbrados como estamos a las dobles, volver a una rígida es como volver a sentirte “pro”. No en vano, el alemán Simon Gegenheimer se ha proclamado Campeón del Mundo de Eliminator 2021 en Graz (Austria) sobre una Revo Bow. 

El tacto directo de la bici con el terreno es algo que muchos disfrutarán, pero en cuanto el terreno se rompe y empieza lo complicado, laCorratec Revo Bow SL Pro muestra sus carencias. Como toda rígida, los terrenos abruptos no son lo suyo y prefiere huir de saltos y cortados. Atravesar rizados o zonas de raíces a altas velocidades también es complicado y demuestran que la Revo Bow es una bici superrígida. El conjunto caja de pedalier, vainas y tubo diagonal crea un bloque muy sólido, perfecto para no flexar cuando apretamos y no perder vatios en cualquier sprint, con la contrapartida de tener que prestar más atención cuando el terreno se complica. En ese sentido hubiéramos preferido que equipase unas cubiertas de más balón, pero en nuestras pruebas ya vimos que el espacio era algo escaso en la parte trasera y que si había previsión de lluvia, mejor no jugársela. Esta rigidez a la hora de bajar no la notamos tanto en la zona del sillín, donde sí pedaleamos razonablemente cómodos al ir sentados. El marcado sloping unido a una tija de sillín larga y de carbono nos permitieron rodar con bastante comodidad durante horas, filtrando mínimamente las irregularidades del terreno.

Donde hemos notado falta de rendimiento es en bajada. LaCorratec Revo Bow SL Pro es una bici claramente escaladora y creemos que algunos de sus componentes la marcan, de forma negativa, cuesta abajo. El manillar es demasiado estrecho y, sobre todo, la potencia es demasiado larga. Probamos a cambiar ambos componentes por algo más ancho y más corto y el resultado fue espectacular. El comportamiento de la bici mejoró en todos los aspectos y nos permitió ir más acoplados y con más control en cualquier situación. A pesar de contar con un reach tirando a corto (426 mm en talla M), creemos que se podría equipar de serie con potencias de 70/80 mm, con lo que se ganaría mucho en control y haría que la Revo Bow mejorase en cualquier situación.Las rígidas siguen vivas y seguirán siendo la opción predilecta para muchos. Es por ello que nos alegramos de ver novedades tan llamativas y con argumentos diferenciadores en grandes marcas como Corratec. Sin duda alguna, la larga tradición de la firma alemana en crear modelos espectaculares sigue viva con la Revo Bow SL, un modelo perfecto para el ciclista más purista que quiera una bici rompedora.

Corratec Revo Bow SL Pro
Corratec Revo Bow SL Pro
TALLA (Probada): 44
PRECIO: 3.349

Ficha Técnica

Cuadro
Corratec Revo BOW SL, fibra de carbono, Boost
Horquilla
RockShox SID SL Select 29″
Cambio tras.
Shimano DEORE XT 12S
Pulsador
Shimano SLX
Bielas
Shimano Deore SLX
Cassette
Shimano DEORE SLX 12S
Manillar
ZZYZX SLR de carbono, 700 mm
Potencia
ZZYZX SL de aluminio, 100 mm
Sillín
Selle Italia Model X
Tija sillín
ZZYZX de carbono, 31,6 mm
Ruedas
DT Swiss M1900 Spline 29
Frenos
SLX, discos de 180/160 mm
Tallas
39, 44, 49 y 54 cm
Cubiertas
Schwalbe Racing Ray, 29×2,25”, Performance, TLR, Addix (del) / Schwalbe Racing Raplh, 29×2,25”, Performance, TLR, Addix (tras)
Color
Negro, gris y blanco

Veredicto

¿Las rígidas son para todos? Ciertamente creemos que no, pero tampoco las dobles lo son. Dicho esto, es de admirar que marcas como Corratec se arriesguen a crear un diseño tan llamativo y peculiar, saliéndose completamente de lo preestablecido. Con modelos como la Revo Bow, el fabricante alemán ha conseguido una bici muy personal, con calidad de sobras en el cuadro y con un montaje sólido y fiable. Podrá gustar más o menos, pero está claro que suscitará debate en la grupeta.

Funcionamiento
7 / 10
Valor de compra
7 / 10
Comentarios

Contenido

Compra on-line nuestra revista
Te la enviamos a casa
¿Te molan nuestros posts?
Apúntate a nuestra newsletter.