Cinta de manillar Silca Nastro Fiore

Probamos a fondo la cinta de manillar Silca Nastro Fiore durante 4 meses.

Contenido

La centenaria marca italiana de accesorios cuenta en su catálogo con un modelo de cinta de manillar muy especial, la Silca Nastro Fiore.

A grandes rasgos, las cintas de manillar se pueden dividir entre las muy finas y ligeras y las que aportan más comodidad pero que a la vez suponen un extra de peso y volumen.

Y digo a grandes rasgos porque la Silca Nastro Fiore orbitaría entre estas dos distinciones, aunque con una preferencia a un uso Endurance.

Se trata de una cinta no especialmente gruesa (2,5 mm) que, sin embargo, gracias a su tecnología tricapa Tri-Laminate ofrece un rendimiento como si se tratara de una cinta de 3,2 mm de grosor.

Estamos ante un producto de alta gama, como es habitual en Silca, que desde 1917 fabrica accesorios y bombas artesanales de bicicleta.

La marca transalpina ha estudiado las nuevas tecnologías aplicadas en los neumáticos de Fórmula 1 y en las espumas del calzado de running para dar con una novedosa aplicación de materiales.

Es por ello que en lugar de usar una sola extrusión de espuma, se ha servido de un laminado de SILCAthane, SILCAlon y adhesivo viscoelástico 3M, con lo que se consigue una cinta más cómoda y con tacto suave.

Según Silca, la durabilidad de estos materiales triplica los de las cintas convencionales. Disponible solo en negro y en blanco, cuenta con un grabado y una impresión en silicona con detalles de la flor. También en los tapones, de aluminio, figura la citada flor.

Sensaciones con la Silca Nastro Fiore

Sensaciones con la cinta de manillar Silca Nastro Fiore.

Es cierto que hablar de una cinta de manillar es algo muy personal y subjetivo, pues habrá quien prefiera el contacto directo con el manillar y habrá quien quiera que la cinta amortigüe las vibraciones.

Lo que no admite discusión es que el tacto de la Silca Nastro Fiore es adherente y amortigua las vibraciones eficazmente.

Hemos rodado cuatro meses con ella en todo tipo de asfalto e incluso por pistas polvorientas en una BMC Roadmachine. En seco y bajo la lluvia. Y siempre ha mantenido ese tacto suave, adhesivo y muy cómodo.

Sin embargo, lo mejor de todo es que consigue aportar ese rendimiento sin ser una cinta muy gruesa, detalle de vital importancia para los ciclistas con las manos más pequeñas. De hecho, me atrevería a decir que sería una buena alternativa para esos ciclistas que se decantan por montar dos cintas de manillar, ya que su absorción es de primera y el tacto se mantiene como el primer día. Y para un uso Gravel y en CX, por supuesto.

En cuanto a su colocación, puesto que es ligeramente elástica, no ha supuesto ningún quebradero de cabeza. No es una fi’zi:k. Si lo dejáramos aquí, todo sería perfecto. Pero hay que destacar que su precio, 45,90 euros, es alto.

De todas formas, tras más de 1500 kilómetros de uso, sigue como nueva, por lo que la durabilidad anunciada se intuye como otra de sus muchas virtudes. Es por todo ello que, a día de hoy, la Silca Nastro Fiore se ha convertido en mi cinta de manillar preferida. Sin discusión.

Valoración

Nos gusta
· Tacto adherente.
· Absorción sin ser una cinta gruesa.
· Calidad y durabilidad.
A mejorar
· Precio elevado.
· Solo dos opciones de color.

Ficha Técnica

Grosor
2,5 mm
Colores
Negro con logos en amarillo y blanca con logos en negro

Precio:

45,90 euros

Más información:

Comentarios

Contenido

Compra on-line nuestra revista
Te la enviamos a casa
¿Te molan nuestros posts?
Apúntate a nuestra newsletter.