Cannondale Topstone Carbon, absorción para perderse

La versión de carbono de la Cannondale Topstone Carbon es el primer modelo específicamente gravel de la marca.

Contenido

La marca estadounidense no se ha andado con rodeos a la hora de posicionar la Cannondale Topstone Carbon.

Cannondale se ha propuesto conseguir la bici de carretera más cómoda y la gravel más capaz del mercado, y esta combinación de argumentos ha dado como resultado la polivalente Cannondale Topstone Carbon, cuya singularidad más destacada es la adopción del sistema de suspensión KingPin.

Detalle de la Cannondale Topstone Carbon.
Detalle del sistema de suspensión KingPin

Ligero y siempre activo (incluso aunque el ciclista esté pedaleando de pie), este sistema se sirve de un pivote de eje pasante en el tubo vertical que permite establecer áreas de flexión en los tirantes, el propio tubo vertical del cuadro, e incluso la parte trasera del tubo superior.

La Cannondale Topstone Carbon es la primera gravel de la marca.
Líneas limpias e integración del cableado

El KingPin ofrece 30 mm de recorrido perceptibles en el sillín, a la vez que potencia las capacidades de tracción de la bicicleta. Además, en el eje trasero se consigue una absorción que equivale a montar con unas cubiertas 9 mm más anchas. No requiere ajustes y prácticamente tampoco mantenimiento.

Como ya pudimos probar en la nueva Habit de MTB, Cannondale ha aplicado en esta Topstone Carbon su método de construcción Proportional Response. Este se basa en un diseño de los cuadros en el que la disposición de las fibras de carbono y las dimensiones de las tuberías siguen unos patrones específicos para brindar la rigidez y flexión adecuadas a cada talla.

La Topstone Carbon está preparada para explorar

Además de un amplio paso de rueda (700x40mm o 650bx48mm), la Topstone Carbon cuenta con soportes para guardabarros, para una bolsa en el tubo superior y para montar un portabultos frontal. Permite llevar hasta tres portabidones y equipa los cómodos sillines Fabric Scoop.

Cuadro de la Cannondale Topstone Carbon.
El cuadro cuenta con numerosos anclajes para bolsas

La versión Force eTAP AXS monta el nuevo manillar SAVE, más deportivo, pero el más apropiado para gravel es el que equipa el segundo montaje, pues presenta un acampanamiento de 12 grados.

Manillar de la Cannondale Topstone Carbon.
La Topstone Carbon Force eTAP AXS monta el manillar SAVE

El cuadro, que viene con cableado interno, ejes pasantes Speed Realease y geometría OutFront, es compatible con el uso de tija telescópica. De serie monta tija de sillín de 27,2 mm y abrazadera integrada.

Ahondando en la geometría, esta Topstone Carbon comparte la progresión de reach (alcance) y stack (altura) de la Synapse, el modelo Endurance de Cannondale.

Así es la Cannondale Topstone Carbon.
Cannondale asegura un amplio paso de rueda en la Topstone Carbon

Se ofrece en cinco tallas: XS, S, M, L y XL y en cuatro modelos: Force eTAP AXS (5499 euros), Ultegra RX (3799 euros), Ultegra RX 2 (2999 euros) y 105 (2499 euros), además de una versión femenina: Women’s Ultegra RX 2 (2999 euros), disponible en tallas XS, S y M.

La Cannondale Topstone Carbon en acción
Comentarios

Contenido

Compra on-line nuestra revista
Te la enviamos a casa
¿Te molan nuestros posts?
Apúntate a nuestra newsletter.