Cannondale Jekyll 1, saca tu lado oscuro

Tipo de bici:
enduro
Tiempo de prueba:
2 meses
Equipación rider:
Casco Endura MT500 Full Face / Gafas Endura SingleTrack / Camiseta JeansTrack MTB AMP E-Bike / Guantes Endura SingleTrack / Baggy JeansTrack / Rodilleras Endura MT500 Lite / Calcetines Endura Pro SL II / Zapatillas fi'zi:k Gravita Versor
Como si de la novela se tratara, la Cannondale Jekyll 2022 ha mutado hacia una bici más potente y agresiva que nunca. Con recorridos generosos y secretos ocultos en su cuadro, llega para mostrarnos el lado oscuro del MTB.

Contenido

La nueva Cannondale Jekyll 1 ya está aquí y lo hace con soluciones llamativas e ingeniosas. Es uno de los modelos más laureados a nivel internacional, pudiendo decir orgullosamente que fue la primera bici en ganar la general de las EWS gracias a Jérôme Clémentz. Pero desde 2013 ha llovido mucho y los diseños han cambiado de forma notable hasta llegar al modelo que presentamos aquí, el que consideramos el más bonito hasta la fecha.

Cannondale Jekyll 1

Lo primero que llama la atención es su amortiguador. Tal vez recuerdes el prototipo de DH que corrió algunas carreras de la Copa del Mundo hace un par de temporadas. Aquella bici de doble amortiguador ya tenía una parte de la amortiguación embutida dentro del cuadro, algo que en la nueva Jekyll vemos finalmente plasmado. La Jekyll tiene el amortiguador situado en la parte baja del tubo diagonal, justo en medio de él.

Detalle amortiguador Cannondale Jekyll 1

El tubo diagonal presenta una cavidad donde se coloca el amortiguador, que se comprime gracias a una bieleta de aluminio que va atornillada a una protuberancia que sale del mismo tubo diagonal, haciendo que el amortiguador quede prácticamente invisible si miramos la bici de lado. El agujero del tubo diagonal permite que el amortiguador sea visible por encima y por debajo de la bici, por lo que cuenta con un plástico que lo protege de los golpes que pueda recibir de las piedras y raíces del camino.

Detalle lateral Cannondale Jekyll 1

Por los laterales puede llegar a colarse algo de porquería al no estar completamente sellado, pero estas pequeñas aberturas hacen que el agua pueda salir de la Gravity Cavity cuando llueve. Este es el curioso nombre que recibe esta tecnología, muy llamativo para un sistema prácticamente invisible. De forma indirecta, la baja posición del amortiguador hace que tengamos espacio suficiente para poder transportar un bidón de agua. Eso sí, el tamaño máximo es de 650 mm y el portabidón tiene que ser de extracción lateral.

La Cannondale Jekyll 1 en acción

Otro de los puntos importantes del cuadro lo encontramos en el sistema de suspensión, que pasa a ser de pivote alto. La tendencia actual ha llevado a varias marcas a crear bicis de largo recorrido con un punto de pivote alto, pues aseguran que ayuda a absorber los impactos a gran velocidad. Estos impactos llegan a “frenar” la bici en sistemas tradicionales, haciendo que el sistema se tense y pierdan tracción y efectividad. El pivote alto permite encajar mejor los golpes y absorberlos de forma más natural, ya que los absorbe en la misma dirección que los recibe, lo que se traduce en mayor tracción y control en terrenos complicados. Para que este sistema funcione correctamente, en el punto de giro se ha colocado una pequeña rulina fabricada en acero llamada Guidler. A través de esta rulina, la cadena se desplaza desde la parte alta del conjunto hacia el plato. Para que este tramo no sea problemático, se ha dotado al Guidler de un pequeño guiacadenas que evita que se salga la cadena en plena bajada.

Este sistema consigue aislar el efecto “tensante” de la cadena en impactos grandes, pero también nos ayuda a aislar el efecto tensión (kickback) cuando pedaleamos con una marcha corta y absorbemos un bache. El efecto de “contrapedal” habitual en muchas bicis queda aquí perfectamente solucionado y la cadena apenas afecta al funcionamiento de la suspensión, independientemente de la marcha escogida. Para acabar de dar sensibilidad al sistema se coloca un punto de giro en la vaina, muy cerca del eje, consiguiendo un sistema de tipo 4-bar que garantizará una sensibilidad inicial muy buena.

Cannondale Jekyll 1 2022

Al igual que vimos en la nueva Scalpel, la Cannondale Jekyll 1 abraza las vainas por la parte externa del cuadro en la zona de la caja de pedalier, dotando a este punto de una estética de lo más refinada (y aumentando también la rigidez lateral como en la Scalpel). La parte superior de este punto de giro queda tapada con un pequeño plástico que evita que entre porquería al sistema y, como también vimos en la Scalpel, todo el cuadro viene protegido de serie con vinilos transparentes para evitar que, después de rozar nuestra querida bici nueva, nos queramos morir. La tecnología Ai también se aplica en la nueva Jekyll y contamos con una trasera desplazada que hace que la tensión de los radios de la rueda posterior sea más equilibrada.

Estéticamente hablando, la Jekyll es espectacular. Su potentes tubos y sus formas ondulantes se combinan perfectamente con la pintura verde “cambiante” del cuadro. En nuestra opinión, este año Cannondale ha acertado de pleno escogiendo los colores de sus bicis y este color verde que cambia según la luz que le dé a la bici, es la guinda del pastel.

En cuanto a estética, seguramente te habrás fijado que algunos de sus cables no están guiados totalmente por el interior del cuadro. Esto, que no es necesariamente malo, puede no gustar a los más puristas de la estética, pero a nivel de practicidad sigue siendo la mejor opción. Los cables entran por un lateral de la pipa de dirección y salen a mitad del tubo diagonal, pasando por debajo de la bieleta de la suspensión para volver a entrar en los tirantes y salir en su parte final hacia el cambio y el freno. Solo podemos criticar el guiado del cable de la tija telescópica, que sale por la parte media del tubo diagonal y es visible hasta volver a entrar cerca de la caja de pedalier. Por supuesto que este sistema es el más sencillo y rápido a la hora de hacer mantenimiento a la bicicleta, pero nos hubiera gustado más que estuviera guiado como el resto de los cables.

Geometría actual

Geometría

(EN TALLA M)
Geometría bicis
A – 410 mm
B – 608 mm
C – 64°
D – 77,5°
E – 1227 mm
F – 435 mm

En el apartado de la geometría, la Jekyll está a la última, pero sin estridencias. Aunque hace unos años un ángulo de 64º en la horquilla hubiera sido catalogado como DH, actualmente estamos acostumbrados a cifras similares en bicis de largo recorrido como esta. El ángulo de sillín de 77,5º es una buenísima cifra, ya que nos coloca muy encima de la caja de pedalier y evita que el hundimiento de la suspensión nos sitúe muy atrás y haga el pedaleo pesado y las subidas eternas. 450 mm de reach en talla M también son una medida actual y agradecemos enormemente que el tubo de sillín sea lo más compacto posible, de solo 410 mm en talla M. Esto posibilita que podamos escoger entre dos tallas si tenemos dudas, pero sobre todo nos permite montar tijas telescópicas de más recorrido.

Para acabar, la Cannondale Jekyll 1 cuenta con el Proportional Response, que no es otra cosa que diseñar cada bicicleta según la talla del ciclista. Esto hace que tanto el tarado de la suspensión como las diferentes medidas del cuadro estén diseñadas específicamente para cada talla. Las vainas, por ejemplo, miden 435 mm en talla M, pero crecen hasta los 450 mm en talla XL. Genial.

Montaje excelente

La Jekyll está disponible en dos montajes (más opción de cuadro suelto) y 4 tallas. Hemos probado la versión tope de gama, pero existe un modelo más básico llamado Jekyll 2 (4999 euros). El precio de las bicicletas 2022 ha subido de forma exponencial después del parón de la pandemia. A la escasez general de componentes y materiales se le ha unido la alta demanda y el encarecimiento de los transportes, lo que ha provocado que las bicis sean bastante más caras que en años anteriores. 6999 euros sigue siendo mucho dinero, pero si hablamos de una bicicleta premium, con cuadro íntegramente de carbono y suspensiones FOX tope de gama, y tenemos en cuenta lo que cuestan modelos parecidos de la competencia, entonces ya vemos este precio con otros ojos. Cannondale ha hecho bien los deberes y ha conseguido una bici de gama alta con precio “prepandemia”.

Cannondale Jekyll 1 2022

La horquilla es una multirregulable y musculosa FOX Float Factory 38 de 170 mm de recorrido, que sobresale por la infinita suavidad de funcionamiento y su rigidez general. Es una de las mejores horquillas de Enduro del mercado y, si somos capaces de regularla bien, es difícil que alguien le pueda poner una pega. La parte trasera tiene el mismo nivel de calidad y es por ello que equipa un potentísimo amortiguador FOX Float Factory X2 de 205x65mm y anclaje Trunnion. Este monstruo es igual de regulable que la horquilla y consigue tener el mismo tacto a lo largo de los 165 mm de recorrido que proporciona. Las regulaciones, aunque parezca mentira, se hacen sin problemas a pesar de estar el amortiguador embutido en el cuadro, aunque para algunas de ellas preferimos quitar la tapa protectora del amortiguador (se tarda un minuto escaso).

Para la transmisión se ha optado por equipar un grupo completo SRAM GX Eagle mecánico con plato de 30 dientes. No tiene el glamour del acabado Kashima de las suspensiones, pero su funcionamiento es excelente en cualquier circunstancia. La transmisión es un elemento que sufre mucho en una bici de Enduro, por lo que creemos que está perfectamente justificado el empleo de una gama “inferior” para la transmisión. Donde no se ha escatimado es en la frenada y se ha equipado el que es, probablemente, uno de los mejores frenos enduro-DH del mercado, los SRAM Code RSC. Estos frenos multirregulables tienen una potencia elevadísima y cuentan con una progresividad muy marcada, por lo que es fácil usarlos sin estar clavando constantemente las ruedas. Aunque los discos de 220mm delantero y 200mm nos hagan pensar que derraparemos a la mínima, los Code RSC permiten modular la frenada de manera fácil, por lo que contamos con la potencia necesaria allí donde la queremos.

Cannondale Jekyll 1 2022

En las ruedas tenemos un mix de componentes que dan como resultado un conjunto poco llamativo pero efectivo. Lo forman unas llantas WTB KOM Trail i30 TCS con bujes Formula (delante) y SRAM MTH 700 (detrás). Sin ser unas ruedas que destaquen en nada, su funcionamiento es bueno, sobre todo en el buje trasero, que tiene un rodar muy fino y el ruido que hace es de gama alta. No han dado ningún problema durante toda la prueba, aunque hemos tenido que reapretar los radios después de las primeras salidas. Donde sí se ha vuelto a equipar gama alta ha sido en las cubiertas, con el combo formado por Maxxis Assegai 29×2,5” 3C Compound EXO+ delante y Maxxis Minion DHR II 29 x 2.4” EXO+ detrás. Para nuestro uso son ideales, con un compuesto suficientemente blando que permite agarrarse en cualquier situación y una carcasa correcta a nivel de resistencia. Para uso en carrera o por sitios donde haya mucha piedra hubiéramos preferido que el neumático trasero contara con una carcasa más resistente (DoubleDown o incluso DH Casing).

En el resto de componentes se ha buscado un buen equilibrio entre funcionamiento y precio. El manillar Cannondale 1 Riser de carbono y 780 mm de longitud es cómodo y tiene unas medidas ideales para el uso al que va destinado la bici. La mini potencia FSA Grid de 35 mm de longitud es robusta y está bien acabada, mientras que la tija de sillín Cannondale DownLow cuenta con 150 mm de recorrido en talla M y un funcionamiento muy suave. La palanca de accionamiento está muy bien trabajada y solo le pediríamos que el retorno a la posición extendida fuera algo más rápido, ya que “se lo toma con calma” en el momento de la extensión. El sillín Fabric Scoop Shallow Elite es comodísimo y precioso, y los puños Fabric Funguy son igualmente cómodos y tienen muy buen tacto.

Cannondale Jekyll 1
Cannondale Jekyll 1
TALLA (Probada): M
PRECIO: 6.999 €

Solo le falta el dorsal

La Jekyll es una bestia cuesta abajo. Todo en esta bici está pensado para bajar bien y, por supuesto, lo consigue. Es por ello que a la Jekyll solo le falta el dorsal para competir en cualquier carrera y de serie viene con todo lo necesario para atacar cualquier bajada. Solo cambiaríamos las cubiertas por algo más resistente si el terreno lo exigiera o si tu peso es elevado.

Cannondale Jekyll 1

Es una bici muy predecible en los descensos. Sin ser la bici más tragona y absorbente que hemos probado, se encuentra como pez en el agua en bajadas rápidas y rotas. Dale velocidad y curvas abiertas y notarás cómo corre como si no hubiera un mañana. Aquí notamos su centro de gravedad bajo, ya que nos permite trazar con mucha seguridad y aplomo. Es en este tipo de situaciones, cuando los baches se suceden cada vez a más velocidad, donde notamos las bondades del pivote alto. La Jekyll los absorbe con naturalidad y apenas hacen que la velocidad de crucero disminuya. El recorrido se consume de forma natural y nunca notamos que hemos gastado demasiado recorrido o que vamos muy comprimidos. Siempre parece tener más para absorber.

Opinión Experta

Albert Roncero
Albert Roncero

Bajadora, muy bajadora. La nueva Jekyll es puro Enduro y está diseñada con la única intención de disfrutar en las bajadas más extremas. No busques una bici polivalente con la que pasear por el parque. La Jekyll pide guerra y te transformará en un monstruo (del Enduro).

En bajadas lentas y reviradas la Jekyll es más perezosa, pero no más que cualquier otra bici de la misma categoría. De hecho, podríamos considerarla como muy manejable, algo en lo que la geometría adaptada a cada talla tiene mucho que decir. Sus vainas de 435 mm en talla M hacen que se mueva muy bien enlazando curvas cerradas, aunque su distancia entre ejes sea todo lo larga que una bici de Enduro necesita (1227 mm en talla M). Aquí la potencia de 35 mm de longitud y un stack contenido (634 mm) hacen que la rueda delantera trace con confianza y podamos reseguir las curvas sin que flote la dirección.

En bajadas muy rotas y a altas velocidades, demuestra estar en su salsa sin ser una bici supertragona, algo que en bajadas menos exigentes juega a su favor. Sus 165 mm de recorrido pueden ser mucho para algunos de nosotros, pero en la práctica la Jekyll se mueve muy bien en terrenos menos accidentados. La compresión del amortiguador no es la más sensible que se puede escoger en este modelo y eso hace que no se coma mucho recorrido incluso haciendo fuerza sobre ella. Esto la convierte en una bici ágil y saltarina, que sale muy bien de curvas lentas y que permite un pedaleo ágil y eficiente.

Cannondale Jekyll 1 2022

Para un uso Enduro puede que creas que no tiene importancia, pero para ganar carreras es algo fundamental. La bici debe absorber, pero también debe ser efectiva. Y la Jekyll es una de las Enduro más efectivas que hemos probado. Si buscas algo más sensible y lineal, sin primar tanto la eficacia contra el crono, la Jekyll acepta amortiguadores de muelle, por lo que todo el mundo encontrará el ajuste más apropiado.

Esta compresión tirando a dura hace que a la hora de saltar no hagamos topes fácilmente. Nuestro peso no es elevado y tampoco hacemos saltos muy bestias, eso es cierto, pero en los saltos que habitualmente hacemos encontramos el límite a muchas bicis. Este no ha sido el caso de la Jekyll y nos hemos encontrado muy cómodos en el aire. En este sentido, hay que destacar que la Jekyll es muy silenciosa, algo que notamos al aterrizar. La cadena solo toca con la vaina y el tirante en las zonas que están protegidas con goma, por lo que el ruido no retumba ni se propaga. El cableado interno tampoco hace ruido al bajar y solo en el Guidler encontramos un punto que hace más ruido de lo normal. En piñones altos hay más tensión en la zona y si no llevamos bien engrasada esta rulina, el Guidler hace un poco de ruido al rodar.

Nos divertimos subiendo con la Cannondale Jekyll 1 2022

¿Y subiendo? Pues sorprendentemente sube muy bien. No vamos a decir lo típico de que sube y baja de maravilla, porque no es cierto. Y no lo es porque su propósito no es este. La Jekyll no es una bici para todo ni quiere ser polivalente, es puro Enduro. Pero nos alegra ver cómo bicis 100% bajadoras son cada vez más agradecidas cuesta arriba. En subidas por pista, largas y monótonas, la postura que adoptamos es muy buena y notamos mucha efectividad de pedaleo incluso con el amortiguador abierto. Es cierto que hay que pedalear redondo y sin tirones, lo lógico en cualquier bici de recorrido medio y largo, pero en esta bici sorprende la efectividad de la suspensión incluso sin “bloquearla”.

Bajando con la Cannondale Jekyll 1 2022

El FOX Float Factory X2 no es precisamente un amortiguador de XC y su palanca de bloqueo no restringe mucho el movimiento. Más bien cierra ligeramente la compresión en baja, pero no es un cambio radical. Por suerte para la Jekyll, bloquear el amortiguador, algo complicado ya que se ubica muy abajo y escondido, no es necesario en caminos sencillos y no echamos de menos su uso. En subidas más rotas sí lo usamos y notamos cómo mejora el comportamiento de la bicicleta, aunque lo que realmente notamos es que la parte delantera es baja y nos permite cargar peso en la rueda para que la bici no se levante en tramos con desnivel. Aunque no esté diseñada para subir, la Jekyll es una agradable compañera de viaje cuesta arriba a pesar de sus 15,5 kg de peso.

Ficha Técnica

Cuadro
Carbono, 165 mm, Proportional Response Tuned, Ai Offset, BSA 73
Horquilla
FOX 38 Float Factory, 170mm, offset de 44 mm
Amortiguador
FOX Float Factory X2, 205×65 mm, Metric Trunnion, Air
Dirección
Integrada con rodamientos sellados, Tapered
Cambio tras.
SRAM GX Lunar Eagle
Pulsador
SRAM GX Eagle, 12 vel.
Bielas
SRAM X1 Eagle B148 CL55, 30 dientes
Eje Pedalier
SRAM DUB BSA MTB73
Cassette
SRAM XG-1275, GX Eagle, 10-52, 12 vel.
Cadena
SRAM NX Eagle, 12 vel.
Buje del.
Formula, 15×110 mm
Buje tras.
SRAM MTH 700, 12×148 mm
Manillar
Cannondale 1 Riser, Carbon, 30 mm rise, 8° sweep, 5° rise, 780 mm
Potencia
FSA Grid 35, 35 mm
Sillín
Fabric Scoop Shallow Elite, raíles huecos de cro-mo
Tija sillín
Cannondale DownLow Dropper con leva Matchmaker 31,6 mm, 150 mm (M)
Puños
Fabric Funguy
Llantas
WTB KOM Trail i30 TCS, 32h, Tubeless Ready
Neumático del.
Maxxis Assegai, 29×2,5”, 3C Compound, EXO+, Tubeless Ready
Neumático tras.
Maxxis Minion DHR II, 29×2,4”, EXO+, Tubeless Ready
Frenos
SRAM Code RSC con discos CenterLine de 220/200 mm
Tallas
SM, MD, LG y XL
Color
Verde

Veredicto

La última versión de Jekyll nos ha gustado mucho y nos ha mostrado un concepto de bici de Enduro que creemos es el más acertado. Se trata de una bici muy capaz, sobrada de recorrido y con unas aptitudes cuesta abajo intachables, pero no consume demasiado recorrido ni es perezosa de mover. Es una bici más ágil que estable, más eficiente que tragona y, sobre todo, muy divertida. A pesar de tener 165 mm de recorrido, podemos disfrutar de esta bici en un amplio espectro de situaciones y es tremendamente eficaz, por lo que si te gustan las carreras, la Jekyll es una bici que rascará segundos en cada curva.

Funcionamiento
9 / 10
Valor de compra
8.5 / 10
Comentarios

Contenido

Compra on-line nuestra revista
Te la enviamos a casa
¿Te molan nuestros posts?
Apúntate a nuestra newsletter.